El Blog de Petrusvil | Prosa Poesía

Las falacias progresistas de la desigualdad

Escritor Español Petrusvil

Poeta, escritor, divulgador y analista.
15/12/2021
Tiempo de lectura 4 minutos.
Las falacias progresistas de la igualdad

Es habitual en las huestes progresistas la apelación a que en el mundo se producen «aumentos dramáticos de la desigualdad.” ( Las falacias progresistas de la desigualdad)

Las preguntas capciosas habituales de tales individuos pasan por: «¿Por qué es que 1 de cada 4 personas en nuestro mundo carecen de acceso a agua potable en casa? ¿Por qué es que 1 de cada 3 mujeres en el mundo experimentan violencia sexual o física durante su vida? ¿Por qué solo la mitad del mundo tiene acceso a Internet? l¿Por qué hemos permitido que tantos niños del mundo pasen hambre cuando sabemos que producimos suficientes alimentos para alimentar al mundo entero?” Tales eran las preguntas que se hacía Kamala Harris en una reciente declaración.este mismo año.

Las falacias progresistas de la igualdad

Responderemos en esta publicación y como verán las respuestas a esas preguntas revelarán un enorme progreso que no solo ha atemperado la pobreza y mejorado la calidad de vida en el mundo entero sino que desmontan estos falaces mantras progresistas.

Las falacias progresistas de la desigualdad

El falta de agua potable

El agua escasa o insalubre, que antaño fue un peligro casi universal, es hoy una desgracia cada vez más rara. Hoy en día, más del 90 por ciento de las personas tienen acceso a agua potable. Y hace diez años, en 1990, esa cifra rondaba del 80 por ciento. Los datos de la Universidad de Washington muestran que, en ese entonces, la tasa de mortalidad relacionada con fuentes de agua inseguras fue de 42 por cada 100.000 personas. Hoy en día, en 2021, esa tasa es menor al 18 por cada 100.000 personas.

Dicho de otra manera, en 1990, casi el 4 por ciento de las muertes en el mundo podrían atribuirse al agua insegura. Desde entonces se ha reducido a menos del 2 por ciento. Si esta tendencia positiva continúa, todos en el planeta muy pronto dispondrán de agua potable segura.

Las falacias progresistas de la desigualdad

La violencia contra la mujer

Muchas veces es difícil obtener datos fiables y objetivos sobre la violencia contra la mujer en muchos casos analíticamente sesgados. Dicho esto, se han producido avances loables en el trato a la mujer. La tolerancia del acoso y la violencia sexuales ciertamente ha disminuido en Occidente. Hubo un tiempo en que los matrimonios forzados a edades tempranas eran comunes en todo el mundo, y la violación marital era legal prácticamente en todas partes. En fecha tan reciente como el decenio de 1960, las mujeres contraían matrimonio, en promedio, a los 16 años en Malí y Burkina Faso y a los 17 en Ghana. Hoy, eso ha aumentado a 18, 20 y 23, respectivamente. El consentimiento o el no rechazo de golpear a la esposa es muy raro ya en todo el mundo.

En el caso particular de España ya escribí un artículo que desmontaba todos los falaces argumentos del feministado. En el siguiente link pueden observar como se desmonta una a una las falacias sobre la pobreza femenina, la Brecha Salarial, la Violencia contra la mujer (… de género), el machismo, y el efecto del Capitalismo sobre la mujer:

Las falacias progresistas de la desigualdad

El acceso al internet

i¿Por qué solo la mitad del mundo tiene acceso a Internet? Probablemente porque la innovación notable es tan joven. Es difícil imaginar el mundo sin Internet, pero la información era una vez escasa, y la desigualdad de acceso a la información era abominable. Hoy en día, cualquier persona con un teléfono inteligente puede leer tesoros de sabiduría que harían que los estudiosos de la antigua Alejandría enloquecieran de envidia.

Dado que la World Wide Web solo ha estado disponible públicamente desde 1991, el crecimiento explosivo en el acceso global a Internet es maravilloso. Menos del 9 por ciento de las personas usaron Internet en 2000, y menos del 35 por ciento de las personas lo usaron en 2010. Hoy en día, alrededor de la mitad del mundo y tres cuartas partes de los estadounidenses utilizan Internet, pero esa estadística puede subestimar la disponibilidad de Internet. Después de todo, algunas personas no tienen ningún deseo de utilizar Internet — muchas personas mayores entran en esta categoría—, pero podrían acceder fácilmente si quisieran.

En el África subsahariana, la región más pobre del mundo, los teléfonos inteligentes están cayendo rápidamente en precio. Si bien hoy en día poco más de un tercio de los africanos subsaharianos tienen un teléfono inteligente, se prevé que ese número aumente al 67 por ciento para 2025, igualando aún más el acceso al conocimiento.

Las falacias progresistas de la desigualdad

Las hambrunas

La humanidad produce suficiente comida. Los agricultores producen lo suficiente para suministrar teóricamente a cada persona en el planeta casi 3,000 calorías cada día, mucho más que la recomendación estándar de alrededor de 2,000 calorías. A principios de la década de 1950, más de 50 países encuestados por la ONU tenían un suministro de alimentos de menos de 2,000 calorías por persona por día. En 2017, solo dos países cumplían esa definición.

Las hambrunas ya no ocurren excepto en casos de guerra, desastres naturales u otra inestabilidad que perturbe el mercado. Los países con algunas de las tasas más altas de malnutrición infantil son Burundi, Níger y la República Centroafricana. Estos países son inestables y algunos de los lugares menos libres de la Tierra, particularmente económicamente.

Burundi ha visto un aumento reciente de la tortura por parte de agentes estatales, Níger está luchando con oleadas de violencia por parte de militantes radicales, y la República Centroafricana se encuentra en un estado de caos tan violento que sus guardias presidenciales abrieron fuego recientemente contra las fuerzas de mantenimiento de la paz de la ONU. Pero en todas partes en que los mercados pueden operar, el hambre se ha vuelto más raro, lo que ha dado lugar a una disminución mundial de la malnutrición infantil.

Las falacias progresistas de la desigualdad

El aumento de la desigualdad

Para completar el artículo he añadido a continuación mis post que desmontan otros socorridos argumentos progresistas, entre ellos el argumento “madre” de todos: La desigualdad.

  1. No pongamos límites al hombre: A más población más riqueza en todo el mundo
  2. lNo pongamos límites al hombre: Segunda Parte: Ideantes & socializantes
  3. No pongamos límites al hombre: Somos ricos porque somos muchos (Población & riqueza)
  4. No pongamos límites al hombre: El comercio y la calidad de vida
  5. ¿Es verdad que los recursos naturales son finitos?
  6. La distribución forzada de riqueza [para buscarla igualdad] nos empobrece.

Las falacias progresistas de la desigualdad

Conclusión

La desigualdad ha disminuido de muchas maneras. Pero al pensar en la desigualdad, es esencial recordar que la humanidad alguna vez fue casi universalmente pobre, hambrienta y miserable y de eso no hace mucho. En un estado de privación generalizada, cualquier progreso puede crear desigualdad. Pero la igualdad de la miseria no es deseable, por lo que las afirmaciones de los progresistas sobre un aumento de la desigualdad global son muy engañosas.

Ha sido en el último siglo que el libre comercio, el crecimiento económico, los avances científicos nos han llevado a las más altas cotas de riqueza, salud y bienestar que la humanidad haya conseguido jamás.

(FiN) Las falacias progresistas de la desigualdad

FiN

SOURCE:

What Kamala Harris Gets Wrong about Inequality?

Random Post ➤