El Blog de Petrusvil | Prosa Poesía

Las tecnologías verdes destruyen más naturaleza de la que salvan

Escritor Español Petrusvil

Poeta, escritor, divulgador y analista.
27/08/2022
Tiempo de lectura 9 minutos.
Las tecnologías verdes destruyen más naturaleza de la que salvan

Tabla de contenidos

En primer lugar: la cuestión de si el cambio climático es un fenómeno provocado por el hombre o no, cuya única causa son las partículas de dióxido de carbono en la atmósfera, en mi opinión , ni es provocado por el hombre ni es el dióxido de carbono el que lo provoca. ( Las tecnologías verdes destruyen más naturaleza de la que salvan)

Las tecnologías verdes destruyen más naturaleza de la que salvan

A continuación pueden acceder a entradas de mi blog sobre el cambio climático:

El Gas Natural está sosteniendo las fallas energéticas de las energía verdes.

Durante años nos han alimentado con la visión de terror del cambio climático apocalíptico que nos lleva directamente al modo de catástrofe. Como es habitual en el marketing del capitalismo, no solo se nos presenta el problema, sino que también se nos vende la solución. Consiste únicamente en la reducción de emisiones a través de tecnologías «verdes». Sin embargo, estas tecnologías no son en absoluto “verdes” o “renovables”. Por el contrario, destruyen la naturaleza para salvar el clima y, además, no son “fuente fiable de energía para cualquier momento”, son un timo. Su energía no puede ser almacenada para dar un suministro contínuo en cualquier momento y son “energías intermitentes”. Siempre hay que combinarlas con otras energías más fiables como los combustibles fósiles (el elegido es el gas natural) o las centrales nucleares.

La elección de los jerarcas ha sido el mix: Solar, Eólica y, pásmense, Gas Natural. Olvidándose además de las centrales nucleares. Ahora, no lo duden que a todo se adapta el político, dada la carestía del Gas Natural considerarán «energía verde» , también, a la Central Nuclear.

( Las tecnologías verdes destruyen más naturaleza de la que salvan

Observen el gráfico anterior. Una de las mayores subidas de consumo de combustibles fósiles se han dado en la década de 2010 a 2020 y casi toda la subida es por mayor consumo de gas natural. El Gas Natural está sosteniendo las fallas energéticas de las energía verdes.

El problema de las energías renovables es que no son renovables. Por supuesto, las fuentes de energía si son “renovables” puesto que son practicamente”inacabables” pero los sistemas que usamos para extraer esa energía son todos “sucios”. El viento siempre sopla en algún lugar del mundo y el sol brilla durante unos miles de millones de años. Por lo tanto, las fuentes de energía no son el problema. Pero las centrales eléctricas son otra cosa. Porque primero hay que construir los aerogeneradores y los paneles solares que captan esa energía. El sol y el viento son renovables pero los paneles solares y los aerogeneradores no lo son: Tienen una vida media de entre 10 y 20 años. Hablando de energía, si algo se tiene que reponer tan a menudo es caro.

Las tecnologías verdes destruyen más naturaleza de la que salvan

( Las tecnologías verdes destruyen más naturaleza de la que salvan
Central eólica abandonada

Aerogeneradores y paneles solares

Y para ello se utilizan los procesos más tóxicos que ofrece la industria. Lo primero que ocasionan es el agotamiento de los recursos necesarios. Necesitamos grandes cantidades de grafito, aluminio, niquel, cobre y también oro y las llamadas tierras raras (Los aerogeneradores, los paneles solares y las baterías de coches eléctricos usan metales de tierras raras).  En ciertas regiones del mundo, la extracción de estas materias primas está destruyendo y contaminando áreas enteras. Por otro lado, la carestía de estos minerales debida a su escasez ante el fuerte aumento de la demanda mundial está provocando un fuerte aumento de precios en las energías verdes y en las baterías de los coches eléctricos.

Es necesaria una gran cantidad de combustibles fósiles para fabricar paneles solares y aerogeneradores, olvídense de llamarlas “energías verdes”. Para fabricar paneles solares, aerogeneradores y baterías para coches eléctricos estamos empleando los procesos más industriales y tóxicos jamás creados.

Las turbinas eólicas requieren más metal en comparación que cualquier otro tipo de planta de energía. La generación eólica utiliza tierras raras, como el neodimio. Cuando el neodimio se descompone, se ocasiona contaminación radiactiva. Y además porque durante la extracción minera se liberan uranio y torio, que entran en la naturaleza sin obstáculos contaminando extensas zonas. Lo mismo se aplica a los metales y las tierras raras en general que se utilizan tanto en eólica como en la solar. Por si fuera poco, los aerogeneradores contienen grandes cantidades de resinas plásticas y fibras de vidrio.

Y esto genera un gran problema a la hora de la eliminación una vez transcurrida su vida útil. La vida útil media de un aerogenerador es de 20 años. Después de eso, tiene que ser desmantelado, pero la resina plástica y la fibra de vidrio no se pueden reciclar. Los materiales compuestos, como los que se utilizan en las plantas, no se pueden volver a separar y simplemente se desechan en algún lugar. Esto crea un gran problema de eliminación con consecuencias desastrosas.

Las tecnologías verdes destruyen más naturaleza de la que salvan

Pero las turbinas eólicas también plantean un problema ecológico durante su vida útil e incluso antes, como se ilustra en el documental «Headwind 21» de Marijn Poels.

El cineasta sigue a un activista en Suecia que lucha contra la deforestación de los bosques vírgenes del norte del país que se lleva a cabo para la construcción de un parque eólico. Para este propósito, se talan bosques enteros en un área enorme. A menudo, el terreno debe prepararse con voladuras para que las turbinas eólicas puedan colocarse. Grandes extensiones de tierra se destruyen por completo de esta manera solo por unas pocas turbinas eólicas.

Sin embargo, esta planta ni siquiera da servicio al país de Suecia, sino que se está construyendo para abastecer a un parque tecnológico emergente en Finlandia. Así que no se gana nada a través de las turbinas eólicas, pero se destruye más naturaleza para obtener energía adicional. Y eso a pesar de que la naturaleza es un importante sumidero de carbono que absorbe nuestras emisiones.

Además, ¡las turbinas eólicas promueven el cambio climático! ¡No fastidies! Esto se debe a que los parques eólicos eliminan la humedad del suelo y, además, calientan el suelo, lo que provoca sequías. Solo las turbinas eólicas instaladas en Alemania hasta 2018 le han dado al país un aumento adicional de temperatura de 0,27 grados centígrados, y eso en solo cinco años. Construir más y talar bosques para “molinos de vientos”  es absurdo si la lucha contra el cambio climático es lo que realmente está en juego según nuestros jerarcas climáticos.

También existe el problema técnico operacional de que los proveedores de energía apagan primero los aerogeneradores cuando hay fluctuaciones en la demanda de electricidad, ya que es mucho más rentable operar centrales nucleares o de gas, que además pueden cubrir la carga base de la red eléctrica.

Las turbinas eólicas también ponen en peligro a pájaros y murciélagos. Estos son a menudo muertos por las palas del rotor porque no pueden anticipar este peligro. Además, las personas y la naturaleza están expuestas a ruidos o infrasonidos, lo que puede provocar enfermedades como el cáncer y enfermedades cardiovasculares. En las inmediaciones de las zonas residenciales, la sombra proyectada también es un problema. El cambio constante de claro a oscuro y viceversa, el llamado efecto estroboscópico, es una carga para todos los organismos, ya sean humanos, animales o incluso las plantas en el campo. La ocupación de grandes espacios naturales y el efecto antiestético de cientos de molinos es otra de las tragedias.

Las tecnologías verdes destruyen más naturaleza de la que salvan

( Las tecnologías verdes destruyen más naturaleza de la que salvan

Los sistemas fotovoltaicos de los paneles solares también dependen de sustancias altamente tóxicas y radioactivas (Tierras Raras) y cuya descomposición implica una gran destrucción de la naturaleza. Para fabricar el material receptor de la luz solar de los paneles solares se usa un peso dado de cuarzo de alta calidad junto el doble de carbón también de alta pureza y ambos se funden a altas temperaturas en un gran horno a 1.800 grados usando gran cantidad de “combustible fósil”. El resultado del proceso es silicio metálico puro y,  ¡pásmense! CO2. No se usa arena porque es un sílice con muchas impurezas.

El documental Planet of the Human, producido por Michael Moore, ilustra toda la locura que rodea a las energías renovables. Moore muestra cómo las plantas de energía verdes deben usar combustibles fósiles tanto para ser construidas como para poder funcionar, cómo se construyen los paneles solares en el desierto y luego se descomponen, y lo más importante, toda la destrucción involucrada en la extracción de los materiales necesarios para la llamada energía renovable. Lo pueden visualizar aquí o a continuación. No se lo pierdan porque muestra realmente el timo de las “energías renovables”.

La electromovilidad

Otro aspecto que siempre se aborda en relación con el cambio climático es la electromovilidad. Esto ha sido cada vez más promovido en los últimos años. Para ello, Tesla construyó una fábrica en Grünheide, cerca de Berlín.

Pero la electromovilidad no es ni mucho menos tan limpia como aparenta. Muchos plásticos, metales y terras raras también se utilizan para la fabricación de las coches y de las baterías. Además, estos coches están repletos de mucha más electrónica que los coches normales cuyo impacto sobre el medio ambiente se conoce desde hace mucho tiempo.

Además, están las baterías altamente tóxicas que se requieren para estos vehículos, porque contienen, entre otras cosas, litio, cuya descomposición es extremadamente dañina para el medio ambiente.

Las tecnologías verdes destruyen más naturaleza de la que salvan

Por ejemplo, existen grandes yacimientos de litio en América del Sur, especialmente en Bolivia, Argentina y Chile. Allí, este metal ligero se extrae del agua salada bombeándolo desde las grandes profundidades de los lagos salados hasta la superficie y evaporándolo. Luego, el litio se separa de la sal y otras sustancias utilizando productos químicos. Lo que queda es una solución químicamente salada que provoca la contaminación del agua subterránea en el área.

Mina de litio

Muchas personas ya han perdido el acceso al agua subterránea potable de esta manera y estas regiones están cada vez más desiertas. Los productos químicos, especialmente los metales pesados, también se están extendiendo por la zona, provocando la muerte del ganado. Dado que el agua de los ríos se utiliza como agua potable y para regar los campos, la agricultura ya no es posible en estas regiones. Sin embargo, la creciente demanda de litio significa que se están desarrollando más y más depósitos nuevos en regiones previamente vírgenes.

Los residentes de la planta en Grünheide están experimentando lo que realmente significa el proceso de producción de los vehículos. Esta región, que ha estado luchando con la escasez de agua potable durante algún tiempo, ahora sufre un nuevo agravamiento de la situación. Porque incluso en el montaje de los vehículos se necesitan grandes cantidades de agua.

Por lo tanto, las autoridades locales ya han establecido un límite superior para el consumo de agua. Si se excede, se imponen multas. Sin embargo, es poco probable que Tesla se vea afectada por esto, de lo contrario, la compañía no se habría establecido allí. La compañía puede usar grandes cantidades de agua para construir vehículos y baterías contaminantes, mientras que los residentes tienen que pensar dos veces antes de ducharse.

Las baterías son puro veneno para la naturaleza. Además, como ocurre con todas las tecnologías supuestamente renovables, existe la energía necesaria para la producción. La carga de emisiones de CO2 de cada coche eléctrico de fábrica ya es el doble que la de un coche convencional.

Las tecnologías verdes destruyen más naturaleza de la que salvan

Además, tiene que ser cargado con energía una y otra vez. Si aumenta la proporción de coches eléctricos, también aumenta el requerimiento energético. Empero esta energía que necesita el coche eléctrico se suele obtener a partir de combustibles fósiles o en centrales nucleares. Para una sensación de conducción limpia, se contaminan áreas enteras de tierra en otros lugares y se extraen y queman energías fósiles. Los coches eléctricos no son nada limpios ni respetuosos con el medio ambiente, al contrario.

El ambientalismo ha sido abducido por el capitalismo

A pesar de toda esta destrucción, los “políticos responsables” se apegan a las llamadas tecnologías renovables o verdes por una sencilla razón: es un negocio. Y para los políticos es una forma más de ampliar su poder y de manejar más presupuestos con cada nueva excusa, y la buenitud de lo verde es la mejor excusa de nuestros tiempos.

Elon Musk, propietario de Tesla, es ahora una de las personas más ricas del mundo por una razón. Con el pretexto de salvar el mundo, se está creando un mercado que promete grandes ventas pero destruye la naturaleza a gran escala. También hay una razón por la que esto encuentra tan poca oposición: el enfoque en el cambio climático y, por lo tanto, en el dióxido de carbono como el único factor.

Esquema-bateria-vehiculo-electrico-tesla - El Blog de Ignacio Mártil
Batería de un Tesla

Porque hace tiempo que el tema del cambio climático está desvinculado del de la protección del medio ambiente. Es ya una ideología en sí mismo. Se dice que el cambio climático es la mayor amenaza de todas que lo justifica todo, la contaminación y destrucción de la naturaleza no juega ningún papel en la discusión. El lema es: el dióxido de carbono está alimentando el cambio climático, nos destruirá a todos, por lo que debemos evitar cada tonelada de dióxido de carbono y con eso solucionamos todo. La compleja cuestión de la destrucción de la naturaleza y la protección del medio ambiente se reduce así a un factor simple.

Debido a este enfoque estrecho y mezquino, la gente pierde de vista la destrucción insana que se está causando el enfoque totalizado en el Cambio Climático y el la reducción del CO2. La “neutralidad de carbono” se da como único objetivo y ahora también sirve como etiqueta para todo tipo de productos – incluida la energía- para que los consumidores puedan -al menos sentir- librarse de su complicidad, de su culpabilidad, con el sistema destructivo en base a una conciencia comprada a bajo precio, un tipo de comercio de indulgencia: Eso es lo que siente un comprador de un Tesla.

Al mismo tiempo, esto realmente echa la culpa de todo al consumidor individual, quien a través de sus elecciones tendría la oportunidad de influir en el sistema de tal manera que promovería alternativas respetuosas con el medio ambiente, lo que por supuesto no es el caso. Porque el individuo en el supermercado o donde sea que compre o consuma siempre se enfrenta a un hecho consumado y no tiene posibilidad de influir en el tipo de producción y tampoco control sobre la cantidad producida. Sin embargo, las etiquetas ecológicas y las descripciones de productos como «climáticamente neutrales» crean la impresión de que los consumidores están contribuyendo a salvar el mundo con su elección.

El enfoque en el dióxido de carbono y su eliminación permite un verdadero negocio con turbinas eólicas, celdas solares y electromovilidad. Por lo tanto, el debate se centra en estos en lugar de abordar la forma de minimizar nuestro impacto en la naturaleza. El engaño es enorme y participan de él tanto las grandes empresas como los políticos: El sistema se adapta y siempre enguye lo que se le opone asimilándolo a su conveniencia.

(FiN) Las tecnologías verdes destruyen más naturaleza de la que salvan

FiN

El timo del coche eléctrico

Random Post ➤