El Blog de Petrusvil | Prosa Poesía

El Gran Fraude del Calentamiento Global 

Escritor Español Petrusvil

Poeta, escritor, divulgador y analista.
24/06/2022
Tiempo de lectura 13 minutos.

El calentamiento global causado por el hombre ya no es sólo una teoría sobre el clima es uno de los principios morales y políticos de nuestra era, incluso una religión cuyos principios religiosos son aireados continuamente por los medios de comunicación. Sus defensores dicen que el debate ha terminado cualquier crítica por muy rigurosamente científica que sea es ilegítima o peor aún peligrosa. (El Gran Fraude del Calentamiento Global )

Pero en esta publicación les mostraré que no hay nada anormal en las temperaturas actuales,  que el clima de la tierra siempre está cambiando y que las pruebas científicas no demuestran que el clima dependa del dióxido de carbono provenga este o no del ser humano.

Hay grupos de climatólogos veteranos que dicen que esa teoría no tiene sentido. Por ejemplo hay periodos en la historia de la tierra en que teníamos tres veces más CO2 del que tenemos hoy y periodos en que teníamos hasta diez veces más y si el CO2 tiene un impacto tan grande sobre el clima deberíamos haberlo apreciado en la história climática. Lo cierto es que si observamos el clima desde un punto de vista geológico se observa que no hay correlación entre las temperaturas y el CO2. (Ver gráfico siguiente)

El Gran Fraude del Calentamiento Global 

Incluso en períodos recientes, ninguno de los grandes cambios climáticos de los últimos mil años puede explicarse en relación con el CO2.

El Gran Fraude del Calentamiento Global 

El Cambio Climático no es ciencia es política

Lo cierto es que miles de científicos han llegado a un consenso sobre el calentamiento global y que el ser humano está provocando un cambio climático catastrófico para el mundo. El calentamiento global causado por el hombre no es una teoría científica normal puesto que está respaldada por un organismo político como es la ONU a través del Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC) y, como cualquier organismo político, sus conclusiones finales están determinadas por la política.

Se dice que el ipcc está formado por los 1500 o los 2500 científicos más importantes del mundo pero cuando miras sus biografías ves que eso no es verdad. Un buen número de ellos no son científicos y para llegar a los 2500 han tenido que emplazar a críticos y gente del gobierno, políticos, a  cualquiera que tenga relación con el tema aunque no sea científico.

La teoría sobre el clima se ha transformado en una ideología política, ni siquiera me gusta llamarlo movimiento ecologista porque en realidad es un movimiento político activista y se ha vuelto enormemente influyente en todo el mundo.

Patrick Moore. Co-fundador de Green Peace

Se ha distorsionado políticamente toda un área de la ciencia por medio de subvenciones de las que viven los científicos que realizan estudios que “confirman” la teoría, constituyendo un incentivo perverso en la investigación. Los climatólogos necesitan que haya un problema para conseguir subvenciones, tienen mucho interés en crear pánico porque así consiguen que se destine más dinero para la climatología. Hoy en día decenas de miles de trabajos dependen del Cambio Climático, es un gran negocio.

Todo este negocio del calentamiento global es como una religión y los que no están de acuerdo son tachados de herejes. Yo soy un hereje por estar escribiendo esto y puedo ser condenado al ostracismo.

El Gran Fraude del Calentamiento Global 

La historia climática reciente desmiente la influencia del CO2 en el “calentamiento global”.

Nos dicen que debemos preocuparnos porque el clima de la tierra está cambiando pero el clima de la tierra siempre está cambiando. En la larga historia de nuestro planeta ha habido infinidad de periodos en los que hacía más frío y más calor que hoy. El clima ha cambiado siempre y lo ha hecho sin ayuda de nosotros los humanos.

La tendencia actual al calentamiento se remonta hace unos 200 años al final de un periodo muy frío en la historia de la tierra. Los climatólogos se refieren a esta época, en el siglo XV, como la pequeña edad de hielo. Entonces Europa entró en la pequeña edad de hielo y en los inviernos más crudos de esta edad los ríos como el Támesis o el Ebro se helaban por completo.

El Gran Fraude del Calentamiento Global 

Antes de la pequeña edad de hielo hubo una época templada y agradable en que las temperaturas eran más altas que hoy en día. Una época que los climatólogos designan como periodo cálido medieval en Europa. Esta fue la era de los grandes constructores de catedrales; y es importante que la gente sepa que el clima hizo posible un estilo de vida muy diferente en la época medieval. Hoy día pensamos que el calentamiento va a tener consecuencias apocalípticas pero, en realidad, cuando describimos este periodo cálido tendemos a asociarlo con riqueza.

Si nos remontamos más allá del periodo cálido medieval encontramos otras épocas de calor; incluida una muy larga durante la Edad de Piedra que los geólogos conocen como Holoceno Máximo; cuando las temperaturas fueron notablemente más altas que hoy en día durante más de tres milenios

Vemos que las variaciones climáticas en el pasado fueron claramente naturales y se producían calentamientos y enfriamientos; así que porque creemos que ahora es diferente y, según la teoría del calentamiento global causado por el hombre; el dióxido de carbono que produce la industria ha provocado un aumento de las temperaturas.

Cualquiera que vaya diciendo que el dióxido de carbono es el principal responsable del calentamiento del siglo XX no ha visto siquiera los datos numéricos. A principios del siglo XX buena parte del mundo seguía siendo pre industrial; no mucha gente tenía electricidad ni coche, la industria era bastante primitiva restringida a unos cuantos países y ahogada por la depresión económica; pero después de la II Guerra Mundial las cosas cambiaron.  Los historiados llaman a esta explosión global de la actividad industrial el boom económico de la posguerra. ¿Qué relación tiene esto con la temperatura?

El Gran Fraude del Calentamiento Global 

En los últimos 150 años la temperatura del planeta ha crecido más de medio grado celsius pero lo extraño es que la mayor parte de ese aumento tuvo lugar en las primeras décadas del siglo XX entre 1905 y 1940 (Ver gráfico siguiente) cuando la producción industrial era relativamente pequeña. Después de 1940 el mundo se templó, este es un registro de las temperaturas en el ártico durante el siglo XX :

El Gran Fraude del Calentamiento Global 

Durante el boom económico de la posguerra la temperatura cae en picado e;irónicamente no vuelve a subir hasta la recesión económica mundial de los 70. El CO2 empezó a crecer exponencialmente a partir de los años 40; justo cuando las temperaturas comenzaron a disminuir algo que siguieron haciendo hasta 1975 esto es lo contrario a un ascenso en sí. Si el CO2  aumenta rápidamente pero la temperatura baja no se puede decir que el CO2 y la temperatura estén relacionados. La temperatura estuvo subiendo significativamente hasta 1940 cuando la producción humana de CO2 era relativamente baja; pero, después, durante la posguerra cuando las industrias y las economías de todo el mundo comenzaron a desarrollarse y la producción humana de CO2 se disparó, la temperatura global empezó a bajar. En otras palabras los hechos no se corresponden con la teoría.

El CO2 es un gas cuyo efecto invernadero es relativamente insignificante

El Dióxido de carbono es tan solo una pequeña parte de la atmósfera de la tierra; – de hecho los cambios en el nivel de CO2 de la atmósfera se miden en décimas por millón –; y el porcentaje de CO2 entre todos los gases de la atmósfera es tan solo de 0.54 % , una fracción increíblemente pequeña y por supuesto después hay que separar la parte que supuestamente el ser humano está añadiendo que es la fuente de todas las disputas y que es aún más pequeña.

El efecto invernadero es solo una parte del sistema climático de la tierra y el CO2 es un gas invernadero relativamente insignificante. La atmósfera está formada por una multitud de gases y un pequeño porcentaje de estos gases se llaman gases invernadero; y de ese pequeño porcentaje el 95% es vapor de agua que es el gas invernadero más importante; y con infinitamente mayor efecto que el CO2 que es sólo un gas invernadero secundario.

El Gran Fraude del Calentamiento Global 

También está claro que ninguno de estos gases son responsables del cambio climático. Para demostrarlo debemos observar el cielo o una parte del cielo llamada Troposfera. Si se tratara de un calentamiento invernadero haría más calor en mitad de la troposfera a unos diez o doce kilómetros de la atmósfera que en la superficie. Hay buenas razones teóricas que lo explican y tienen que ver con cómo funciona el efecto invernadero. El efecto invernadero funciona así: El sol emite calor a la tierra, si no fuera por los gases invernadero esta radiación solar rebotaría hacia el espacio dejando el planeta frío e inhabitable, los gases invernadero retienen el calor en la troposfera terrestre a unos kilómetros de la superficie.

Y es aquí, en la troposfera, según los modelos climáticos, donde las temperaturas deberían ser más altas si son los gases invernadero los que causan el calentamiento. Todos los modelos, absolutamente todos, calculan que el calentamiento debería ser más rápido según se ascienda desde la superficie a la atmósfera; de hecho la temperatura máxima sobre el ecuador debería situarse a una altitud de unos 10 kilómetros centro.

Un científico que se ha dedicado a medir la temperatura de la atmósfera terrestre es el profesor John Christie en 1991. Fue galardonado con la medalla el descubrimiento científico excepcional otorgada por la NASA y en 1996 recibió un premio especial de la Sociedad Meteorológica Americana por sus avances fundamentales en nuestro seguimiento del clima. También fue un importante colaborador del Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC).

Los científicos como el profesor Christi usan dos sistemas para medir la temperatura de la atmósfera: los satélites y los globos sonda. Y según sus observaciones se constata que en casi todo el planeta la mayor parte de la atmósfera no se está calentando tanto como se calienta la superficie y eso nos rompe los esquemas porque la teoría al respecto está muy clara. Y la teoría dice que si la superficie se calienta la atmósfera debería calentarse aún más y más deprisa pero se produce una disminución de la temperatura en la troposfera y eso contradice los modelos del IPCC que proponen que según se va ascendiendo hacia la atmósfera la temperatura también va subiendo.

Sin embargo ha quedado claro a partir de dos tipos de datos de los satélites y de los globos sonda que ese efecto no es así; de hecho las temperaturas en la superficie son ligeramente más altas que en la atmósfera. Y estos datos indican que el calentamiento que estamos observando no se debe a los gases de efecto invernadero al no haberse observado un aumento de las temperaturas con respecto a la altitud sino un descenso  cada vez más pronunciado según se va ascendiendo. Así que podríamos decir que la hipótesis del calentamiento global causado por el hombre no tiene validez ante estas pruebas empíricas.

Recapitulando: Si el CO2 hubiera sido determinante en el cambio climático la temperatura debería haber subido durante el boom económico de la posguerra y debería haber más calor en la troposfera que en la superficie pero ocurre exactamente lo contrario.

El Gran Fraude del Calentamiento Global 

La historia del CO2 en cilindros de hielo desmonta el argumento de los climatistas

Hay una prueba en la historia climática de la tierra para saber si el dióxido de carbono determina o no la temperatura del planeta. Una forma de viajar en el tiempo es perforar el hielo y aquí los científicos han encontrado una relación entre el CO2 y los cambios de temperatura en la tierra

El profesor Junker es un destacado paleoclimatólogo ártico que ha estudiado los registros de la temperatura terrestre de los últimos cientos de miles de año. Cuando estudiamos el clima a gran escala necesitamos materiales geológicos que puedan contener registros del clima. Si tomamos una muestra de hielo por ejemplo podemos usar isótopos para reconstruir la temperatura pero si liberamos la atmósfera que contiene esa muestra podemos observar los niveles de CO2. El profesor Pierre y otros han descubierto un vínculo entre el dióxido de carbono y la temperatura pero esta relación es opuesta a la que defienden los prosélitos del Cambio Climático: Cuando sube el CO2 baja la temperatura.

Seguidamente mostramos un registro de las temperaturas en el hielo de Vostok. La línea roja indica una subida de la temperatura entre un primer momento y un segundo momento en un intervalo clave en el que estamos saliendo de una glaciación, vemos que la temperatura asciende y después asciende el nivel de CO2. Así vemos que el CO2 va por detrás en ese ascenso y lleva un retraso de 800 años; así que la temperatura determina el CO2 de los 800 años posteriores, y no al revés como dicen los climatistas.

El Gran Fraude del Calentamiento Global 

Ha habido varias investigaciones de envergadura sobre los núcleos de hielo y todas indican lo mismo las temperaturas suben y bajan y al cabo de unos cientos de años el dióxido de carbono las sigue. Así que es obvio que el dióxido de carbono no provoca el calentamiento, de hecho podemos decir que es el calentamiento el que aumenta los niveles de dióxido de carbono.  Los climatistas nos dicen que si el CO2 como gas invernadero aumenta en la atmósfera la temperatura subirá pero los registros de los núcleos de hielo indican exactamente lo contrario.  El supuesto fundamental, el supuesto más importante de toda la teoría del calentamiento global causado por el hombre es falso.

El Gran Fraude del Calentamiento Global 

¿De donde proviene el CO2 en la tierra?: Principalmente de los océanos.

Pero como puede ser que las altas temperaturas eleve en el nivel de CO2 en la atmósfera. Para comprender esto debemos reafirmar la obviedad de que el CO2 es un gas natural producido por todos los seres vivos. No se puede habla de que el CO2 es un gas contaminante porque eso no es cierto es, más bien, todo lo contrario. Estamos hehos de CO2, el CO2 es como los seres vivos crecen. Aun más, los humanos no somos la principal fuente de CO2, sólo producimos un nimio 7% de CO2 mundial.

Los volcanes producen más CO2 cada año que todos los coches y aviones y otras fuentes de CO2 humanas puestas juntas. Más aun producen los animales y las bacterias que producen cerca de 150 gigatoneladas de CO2 cada año comparadas con las 6,5 gigatoneladas provenientes de los humanos. Una cantidad aún mayor de CO2 proviene de los vegetales muertos, de las hojas que caen en el otoño. Pero la mayor fuente de CO2 son los océanos.

Como cualquier niño de primaria sabe por su libro de ciencias– o sabía ya que en esto también ideologizan- el CO2 que liberan los océanos depende de la temperatura, a más temperatura más CO2 liberado por los océanos.  La atmósfera y los océanos intercambian dióxido de carbono, cuando los océanos se calientan liberan dióxido de carbono a la atmósfera y después cuando se vuelven a enfriar toman dióxido de carbono y lo almacenan. Pero en este proceso hay un retraso de cientos de años entre un cambio de temperatura y un cambio en la cantidad de dióxido de carbono que entra o sale del mar. La razón es que los océanos son tan grandes y profundos que tardan siglos literalmente en calentarse y enfriarse.

El Gran Fraude del Calentamiento Global 

El sol como director de orquesta del clima

A finales de los 80 el físico polar Piers Corbyn decidió probar un método revolucionario para predecir el tiempo. La nueva técnica de Corbin daba lugar sistemáticamente a resultados más precisos que los de los Institutos Meteorológicos, por lo que fue alabado por la prensa internacional como el superhombre del tiempo y el secreto de su éxito estaba en el sol.

Esa técnica solar para predecir el tiempo tiene su origen en el estudio de las manchas solares y se llegó a ella por el afán científico por saber cuándo aparecerían o no las manchas solares. Fue entonces cuando Corbyn se dio cuenta de que era mucho más interesante usar el sol para predecir el tiempo. Hoy día sabemos que las manchas solares originan poderosos campos magnéticos que aparecen en momentos de gran actividad solar y tienen su efecto en el aumento de las temperaturas del planeta, de hecho ya hacía cientos de años antes de que esto se comprendiera correctamente los astrónomos de todo el mundo solían contar las manchas porque creían que cuantas más hubiera más calor haría.

En 1893 el astrónomo británico Edward Maunder observó que durante la pequeña edad de hielo apenas hubo manchas solares visibles fue un periodo de inactividad solar que se conoce como el mínimo de Maunder pero hasta qué punto pueden las manchas solares predecir el tiempo.

En 1991 científicos veteranos del instituto danés de meteorología decidieron juntar los registros de las manchas solares durante el siglo XX y compararlos con los registros de las temperaturas. Lo que descubrieron fue una correlación increíblemente directa entre lo que ocurría en el sol y los cambios de temperatura en la tierra. La actividad solar creció bruscamente hasta 1940 de ahí fue disminuyendo hasta los 70 y después volvió a crecer otra vez. En el gráfico siguiente pueden comprobar la alta correlación entre las manchas solares y la temperatura en la Tierra.

El Gran Fraude del Calentamiento Global 

Cuando observamos y demostramos empíricamente esta correlación entre la temperatura y la actividad solar o los ciclos de las manchas solares se nos dijo bueno podría ser una coincidencia, así que decidimos demostrarlo a mayor escala y en diferentes momentos temporales.  Así que viajamos atrás en el tiempo, el profesor Freeze Christiansen y sus colegas estudiaron los registros astronómicos de los últimos 400 años para comparar la actividad solar con las variaciones de temperatura y una vez más se encontraron con que las variaciones en la actividad solar estaban íntimamente ligadas a los cambios de temperatura en la tierra (Ver gráfica siguiente).

El Gran Fraude del Calentamiento Global 

Al parecer era el sol y no el dióxido de carbono ni ningún otro factor el que provocaba cambios en el clima. El sol afecta a la tierra directamente cuando nos manda calor pero los científicos han llegado a la conclusión de que el sol también nos afecta indirectamente regulando la formación de nubes.

El sol nos afecta indirectamente regulando la formación de nubes. Las nubes tienen un potente efecto enfriador pero ¿cómo se forman? A principios del s. XX los científicos descubrieron que la Tierra era constantemente bombardeada por partículas subatómicas,;denominadas “rayos cósmicos”;que se forman con las explosiones de las Supernovas. Cuando estas partículas se encuentran con el vapor de agua que se evapora del mar forman gotitas de agua y con ellas se forman las nubes. Cuando el sol está más activo y el viento solar es más fuerte, menos partículas llegan a la Tierra y se forman menos nubes. Se trata de un poderoso efecto físico por el que el clima es controlado por las nubes. (Ver la correlación entre la temperatura (Registros de Jan Veizer) y los rayos cósmicos (Registros del astrofísico Nir Shaviv) durante 500 millones de años).

Como en una sinfonía coral; el clima era controlado por las nubes; las nubes eran controladas por los rayos cósmicos y los rayos cósmicos eran controlados por el Sol. Pero el director de la orquesta era el Sol.

Si tuviéramos rayos x en los ojos lo que ahora vemos (el sol) como una pelotita amarilla nos parecería un tigre rabioso; una bestia increíblemente violenta y nos bombardea con enormes explosiones avalanchas de gas; y un eterno viento solar que no deja de chocar contra la tierra de algún modo estamos dentro de la atmósfera del sol; y la intensidad de su campo magnético aumentó más del doble durante el siglo XX.

El Gran Fraude del Calentamiento Global 

No hay relación entre la temperatura del Ártico y el nivel de CO2

En 2005 astrofísicos de la Universidad de Harvard publicaron el siguiente gráfico en la revista oficial de la unión geofísica americana.

La línea azul representa a los cambios de temperatura en el Ártico durante los últimos 100 años y la línea amarilla representa el aumento del dióxido de carbono durante el mismo periodo. Las dos líneas no tienen una relación obvia.

Pero volvamos al registro de las temperaturas y a esa línea roja que representa las variaciones en la actividad solar durante el último siglo,registradas de forma independiente por científicos de la NASA y de Administración Nacional Americana del Océano y la Atmósfera. La actividad solar de los últimos 100 años, de los últimos cientos de años está estrechamente relacionada con el hielo del mar y las temperaturas en el Ártico. Para muchos científicos la conclusión es innegable y el sol provoca el cambio climático. El CO2 es irrelevante pero si esto es así ¿por qué? nos bombardean a diario con noticias sobre el Calentamiento Global causado por el hombre? ¿Por qué tanta gente de los medios de comunicación y otros ámbitos lo ven como un hecho incontestable?

Es muy sencillo: Cuando la ciencia se politiza;lcuando se subvenciona un tipo de investigación concreta; cuando mucha gente vive de una historia montada incluidos los medios de comunicación; cuando se ideologiza en las escuelas a los ciudadanos del futuro, entonces el constructo cientista alcanza el nivel de religión. La ciencia ha muerto y la fe en el Cambio Climático debido al hombre ha infectado a las masas. Todo este montaje ha llevado su tiempo. Todo empezó en la década de los setenta con las predicciones catastrofistas sin fundamento sobre el clima; y la farsa climática ha ido in crescendo hasta llegar a nuestros días donde impera a sus anchas por el mundo.

El Gran Fraude del Calentamiento Global 

Video:  El Gran Fraude del Calentamiento Global (Doblado al español y sin censura)

 

Para leer más sobre el Cambio Climático en mi blog:

FiN

Al parecer era el sol y no el dióxido de carbono ni ningún otro factor el que provocaba cambios en el clima

Ya llegan los insectos al menú escolar

Random Post ➤