El Blog de Petrusvil | Prosa Poesía

El hombre que salvó a mil millones de hombres

Escritor Español Petrusvil

Poeta, escritor, divulgador y analista.
13/11/2021
Tiempo de lectura 2 minutos.
El hombre que salvó a mil millones de hombres

Este artículo es un ejemplo paradigmático de lo que vengo sosteniendo y explicando en mis artículos contra la deprimente idea de la sostenibilidad y la percepción machaconamente imbuida por las élite de que somos demasiados y debemos disminuir la población humana. ( El hombre que salvó a mil millones de hombres). Aquí tienen una lista de mis artículos :

Publicaciones relacionadas:
t1) No pongamos límites al hombre: A más población más riqueza
l2) No pongamos límites al hombre | Segunda parte
3) j
No pongamos límites al hombre: Somos ricos porque somos muchos
4) No pongamos límites al hombre: El comercio y la calidad de vida
5) ¿Es verdad que los recursos naturales son finitos?

Pero, en fin, vayamos al grano:

Norman Ernest Borlaug (Iowa, Estados Unidos, 25/III/1914-Dallas, Texas, 12/IX/20091) Ingeniero forestal, genetista, fitopatólogo, humanista,;y es considerado el padre de la agricultura moderna y de la revolución verde. Sus esfuerzos en los años 60 para introducir las semillas híbridas a la producción agrícola en;México, Pakistán e India provocaron un incremento espectacular de la productividad agrícola,;y se le considera responsable de haber salvado más de 1000 millones de vidas humanas.

Después de probar miles de cruces de trigo en México,;Borlaug logró crear un maravilloso híbrido de alto rendimiento resistente a los parásitos y que podía cultivarse en diferentes climas. Es importante destacar que era una variedad enana, ya que el trigo gastaba mucha energía en sus tallos no comestibles;y colapsaba cuando crecía demasiado rápido. El trigo enano se introdujo rápidamente en todo México .

En 1963, el 95% del trigo de México ya era de la variedad Borlaug; y la cosecha de trigo creció seis veces más de lo que era diecinueve años antes.

En 1963, Borlaug se trasladó a India y Pakistán, que estaban al borde de una hambruna masiva. Llevó hasta allí treinta y cinco camiones de semillas de alto rendimiento de México. En medio de la guerra Indopaquístani Borlaug y su equipo trabajaron incansablemente plantando semillas. A menudo, desde los campos se veían los destellos de artillería.

Los rendimientos en la India aumentaron en un setenta por ciento en 1965. Por el éxito de sus cosechas, y el temor a la hambruna en tiempos de guerra,;Borlaug obtuvo el visto bueno de los gobiernos de Pakistán e India para implementar su programa mayor escala. La siguiente cosecha fue aún más abundante y se evitó la hambruna durante la guerra.

Ambas naciones elogiaron agradecidamente a Borlaug. El ministro de Agricultura de Pakistán se dirigió a la radio aplaudiendo las nuevas variedades de cultivos,;mientras que el ministro de Agricultura de la India llegó a arar su campo de cricket con el trigo de Borlaug. Después de un gran envío de semillas en 1968, la cosecha en ambos países se disparó tanto que no había suficientes personas,;carros, camiones o instalaciones de almacenamiento para hacer frente a tan abundante cosecha.

Esta extraordinaria transformación de la agricultura en Asia casi eliminó la hambruna de todo el continente. En 1974, las cosechas de trigo se habían triplicado en la India y el subcontinente se convirtió en un exportador neto de la cosecha. Hoy en día (India y Pakistán) producen siete veces más trigo que en 1965. A pesar del rápido crecimiento de la población, ambos países están mucho mejor alimentados de lo que solían estar.

El trigo de Borlaug y las variedades de arroz enano que le siguieron son reconocidas por marcar el comienzo de la Revolución Verde. Después Borlaug prosigió su campaña humanitaria trabajando durante años en China y más tarde en África.

Recibió el Premio Nobel de la Paz en 1970 por sus logros. Recibiendo también la Medalla de Oro del Congreso y la Medalla Presidencial de la Libertad. Se dice que quedó humildemente satisfecho cuando la gente de Sonora, México, donde hizo sus primeros experimentos, le puso su nombre a una calle.

Sin lugar a dudas, el trabajo de Norman Borlaug cambió el mundo para mejor y, al salvar aproximadamente mil millones de vidas, realmente merece el reconocimiento de toda la humanidad.

El hombre que salvó a mil millones de hombres

FiN

No pongamos límites al hombre: El comercio y la calidad de vida

Random Post ➤