El Blog de Petrusvil | Prosa Poesía

El Gran Reinicio (destructivo) del nuevo fasciocapitalismo corporativista global

Escritor Español Petrusvil

Poeta, escritor, divulgador y analista.
09/03/2022
Tiempo de lectura 5 minutos.
El Gran Reinicio (destructivo) del nuevo fasciocapitalismo corporativista global

Tabla de contenidos

El Foro Económico Mundial (WEF) está promoviendo su visión distópica , y esta está más cerca de lo que piensas. Para 2030, se atrevieron a decir: «No tendrás nada y serás feliz». La propiedad y el control recaerán en un puñado de líderes gubernamentales y una camarilla formada por las personas más ricas del mundo. Usted perderá algo más que sus posesiones, perderá su libertad.) El Gran Reinicio (destructivo) del nuevo fasciocapitalismo corporativista global)

El Gran Reinicio (destructivo) del nuevo fasciocapitalismo corporativista global

Introducción

Bajo el “Gran Reinicio” del WEF, la libertad individual, la responsabilidad personal y las oportunidades de crecimiento y autorrealización se erosionarán. La democracia, el libre mercado y la soberanía nacional serán reemplazados por un nuevo orden mundial; capitalismo de partes interesadas (corporativismo); y control centralizado por parte de los Estados, las entidades supranacionales (OMS, ONU, FMI, etc.), ONG’s, corporaciones y empresas globalistas y la élite. Klaus Schwab, el fundador y presidente ejecutivo del WEF, se regodeaba con la pandemia: para él, era una «ventana de oportunidad» para este reinicio.

Las dos áreas principales del Gran Reinicio, según el WEF, son: 

a) trabajar para la creación de una economía de accionistas en vez de orientada al cliente; por la que lleguen a controlar el mercado para asegurar sus ganancias evitando sus fluctuaciones libres; 

b) apalancar las inversiones para lograr, aparentemente, objetivos sociales de igualdad y sostenibilidad. 

Traducido a políticas y acciones, el Gran Reinicio está siendo introducido directamente a través de asociaciones público-privadas globales (GPPP) ; en segundo lugar orientando – forzando- las inversiones en asuntos muy concretos: Medio ambiente, sostenibilidad, justicia social y buen gobierno (ESG). Así, los mercados serán controlados mediante un corporativismo global e impidiendo la toma de decisiones libres de las empresas en sus inversiones. Por último, indirectamente, la teoría monetaria moderna (MMT) que están aplicando los Bancos Centrales está contribuyendo a los objetivos finales; del Foro Económico Mundial de provocar la ruina económica y el caos necesarios para el advenimiento del Nuevo Orden Mundial. 

Un análisis de este ataque de tres frentes nos revela el peligroso curso de acontecimientos;al que la agenda impulsada por el WEF está llevando inexorablemente al mundo. Analicemos cada uno de los tres puntos anteriores:

El Gran Reinicio (destructivo) del nuevo fasciocapitalismo corporativista global

Global Public-Private Partnership (GPPP)

GPPP comprende una red mundial de accionistas capitalistas, ONG’s, bancos centrales, grupos de expertos y socios gubernamentales. Un sistema basado en reglas que recibe instrucciones de la ONU, el FMI, la OMS y entidades similares. La red tiene como objetivo controlar la actividad económica a través de intervenciones sistémicas y sistemáticas; que obligan a las empresas a comportarse como corporaciones teledirigidas en lugar de buscar ganancias y producir productos que los consumidores deseen. 

Bajo la pátina de la responsabilidad social y la sostenibilidad, esta remodelación «despertada» (Woke);cambia el enfoque corporativo de los accionistas hacia un sistema de partes interesadas (confluencia de intereses); situándose por encima de los clientes, trabajadores, y «la comunidad». Esencialmente, es una amenaza a la propiedad privada y a la libertad individual, subordinando los intereses de los propietarios a los de los no propietarios. Un colosal reparto de activos individuales entre unos pocos de la élite. 

Un excelente ejemplo de GPPP se desarrolló durante la pandemia. Big Pharma, Pfizer, Moderna y otros, habían recibido durante décadas financiación gubernamental fundamental para la investigación de vacunas. También habían obtenido exenciones de responsabilidad . Durante la Operación Warp Speed , se aceleró la financiación: se invirtieron más de $18 mil millones en dólares de los contribuyentes en seis posibles vacunas. La promoción gubernamental de las vacunas como la única solución; y los mandatos que exigen que los ciudadanos se inyecten varias veces aumentaron las ganancias de los gigantes farmacéuticos. Se suprimió la opinión médica que se oponía a la vacunación, promovía otros tratamientos efectivos y cuestionaba si la pandemia fue diseñada.

El Gran Reinicio (destructivo) del nuevo fasciocapitalismo corporativista global

Capitalismo de las partes interesadas: la inversión ESG

(ESG: Inversiones orientadas al Medio ambiente, sostenibilidad, justicia social y buen gobierno) 

El libre mercado alienta a las empresas a investigar qué productos y servicios quieren los consumidores, averiguar cómo crearlos de manera rentable, emplear trabajadores calificados y centrarse en el retorno de la inversión. Pero el capitalismo de las partes interesadas se basa en un modelo de planificación central que determina cómo deben operar las corporaciones y qué pueden producir. Las empresas reciben una puntuación en función del grado de cumplimiento ESG: por ejemplo: Según cumplimiento con el medio ambiente y uso de energía, agua y suelo; según el cumplimiento woke (es decir, anti-blancos, anti-policías y pro-LGBTQ, etc.); y según grados de cumplimiento en feminismo y con minorías (cuántas mujeres y minorías emplean, la composición de sus directorios). Como pueden ver se trata de mostrar el activismo político-ideológico adecuado por parte de las empresas. 

Abundan los ejemplos de guiños a ESG en anuncios corporativos, donaciones y activismo político. Las decisiones comerciales y empresariales ahora también están impulsadas por ESG. Los izquierdistas trajeados y adoctrinados en los campus están ocupando cada vez más el sector financiero: consultorías, corporaciones y conglomerados de inversión. Presionan a las empresas para que cumplan con ciertas preferencias ideológicas y políticas. Por ejemplo, Black Rock, Vanguard y State Street, tres de las administradoras de activos más grandes del mundo y signatarias de la Iniciativa de Administradores de Activos Net Zero, impusieron políticas de cambio climático a ExxonMobil: como los mayores accionistas de la compañía petrolera, colocaron una política anti -miembro petrolero en su junta directiva, claramente antitético a sus principales intereses comerciales.

El WEF quiere marcar el comienzo de una nueva élite de poder, una simbiosis mundial más potente de corporaciones y gobierno que decidirá lo que la sociedad debe hacer y querer. ESG les ayuda a lograr ese control sobre la sociedad, sin duda para su propio beneficio. Pero esto es pura fachada pues si el bien social y ambiental fuera el único objetivo, las empresas que hacen alarde de ESG no estarían haciendo negocios con China, un régimen opresivo y el más contaminante del mundo.

El Gran Reinicio (destructivo) del nuevo fasciocapitalismo corporativista global

Y, por último, el monetarismo moderno (MMT)

La tercera vertiente, la TMM, una teoría macroeconomic monetarista que parece meramente quijotesca, técnicamente no es un componente del Gran Reinicio. Pero ciertamente es una de las varias rutas para llevarnos allí mediante la ‘venezolanización’ de los países occidentales;vía creación de dinero y deudas públicas enormes lo que lleva a la hiperinflación; el paro, el hambre y el sufrimiento, al objeto poner a la población bajo un control global. 

Parte de la base de que los gobiernos pueden gastar libremente, incurrir en déficits y deuda enormes; y, obviando la inflación que se genera, imprimir moneda fiduciaria para compensar la diferencia. No hay límite para la deuda, el déficit o los gastos en intereses, ya que la máquina de imprimir dinero se encargará de todo. A nivel microeconómico, cualquiera puede ver que esto es fatuo: si gastas más de lo que ganas, quiebras y pierdes tus activos. Pero los gobiernos derrochadores pueden imprimir dinero y aumentar los impuestos para sostener su locura.

Curiosamente, la MMT se promueve en un momento de expansión del gobierno cuando el gasto está en niveles récord. Al ritmo actual de aumento de los gastos, salvo nuevos programas de gastos,;se prevé que la deuda federal de, USA supere el 200 % del PIB para 2051. En España lo superaremos antes y en Italia, también. 

Una vez más, el confinamiento por el covid fue una prueba para MMT. Todas las corporaciones, excepto las más grandes, se vieron obligadas a cerrar y millones de personas perdieron sus trabajos. El gobierno pidió entonces prestado y gastó masivamente para pagar a los trabajadores confinados y ayudar a las empresas para mantener la economía en marcha. Se dieron créditos blandos  a bajo interés a las empresas para aliviar los cierres. En el orden laboral los pagos por desempleo supusieron una prueba para un futuro plan de ingreso básico universal (RBU); que está en la mente de los globalistas. La consecuencia son los incentivos a «no trabajar» y puede ser una de las causas de las altas tasas actuales de desempleo real .

Bajo el pretexto de la transparencia, MMT eliminará la moneda fiduciaria y la autonomía; y el anonimato que brinda para dar paso a un sistema de moneda digital centralizado. Los gobiernos controlarán todo lo que tienes, todo lo que gastas, todas las personas con las que te relacionas. Una donación a una causa que no le gusta al gobierno lo convertirá en una persona marcada.

El plan prevé dos controles adicionales que aplastarán a los individuos. Con el pretexto de salvar al planeta del cambio climático y al mismo tiempo dar paso a un mundo más equitativo (la igualdad en la pobreza comunista).

El gobierno global comenzará a controlarlo todo: productos, producción, mano de obra e incluso el gasto de los consumidores. Se exigirá a las empresas que produzcan ciertos bienes y no otros; y se disminuirá la demanda al monitorear y regular las finanzas de los individuos. El nuevo fasciocapitalismo corporativista global estarâ servido y se basa en el fascismo del s. XX.

El Gran Reinicio del capitalismo del WEF está peligrosamente en marcha. Amenaza con destruir todo lo que los ciudadanos de occidente consideran sagrado: el libre mercado; la Constitución, la nación y, sobre todo, el individuo y su libertad.

[FiN] El Gran Reinicio (destructivo) del nuevo fasciocapitalismo corporativista global

FiN

El metacapitalismo tecnocolectivista que viene

Random Post ➤