El Blog de Petrusvil | Prosa Poesía

El fantasma de estas navidades

Escritor Español Petrusvil

Poeta, escritor, divulgador y analista.
23/10/2021
Tiempo de lectura 5 minutos.
El fantasma de estas navidades

Tabla de contenidos

Los políticos suelen ser unos perfectos idiotas cuando se trata de políticas públicas; pero son auténticos genios cuando se trata de elucubrar nuevas formas de controlar tu vida y meter la mano en tu bolsillo. ( El fantasma de estas navidades )

El fantasma de estas navidades

El diezmo y el monedaje globalisteo

No habían acabado de saciarse aumentando impuestos e incluso de inventarlos con una imaginación fuera de lo común,;para financiar sus peregrinas o mesiánicas ideas y sacar su tajada de ellas tal como entienden les corresponde. Pero esto incluso no es su medio primordial de acomodarse financieramente,;porque lo suyo propio es el gasto desaforado con déficits crecientes y el endeudamiento ad infinitum que conlleva. Y, en esto, han sido muy originales con nuevas maneras que han ido desarrollando desde finales del s. xx a esta primera veintena del xxi.

La inventiva ha ido encaminada, por un lado, a apoderarse del sistema financiero a través de los bancos centrales y de la banca privada;para financiarse con deuda emitida comprada por los BC, creada,;recirculada y reinyectada a traves del sistema financiero, Como una cinta de movius sin fin que cada vez se hace más larga y enorme.

Por el otro han desembarcado con aportación de fondos via subvenciones en las empresas privadas de servicios, etc. Como las energéticas, las compañías de aguas, comunicaciones, constructoras, ect. subvencionándolas con las más variopintas excusas alarmeras. Tal cosa hicieron, por ejemplo, para incentivar las energías solar y eólica; y ahora se nos viene el problemón. Hasta las universidades privadas, como IESE o ESADE han caído en su saco sin fondo. Por ejemplo, no dejarán de oir a Udes. últimamente a estas universidades hablar sin recato alguno de “sostenibilidad”; mientras esperan el maná de la subvención estatal o comunitaria por aplicarse con esmero en la Agenda 2030.

El fantasma de estas navidades


A medida que iban liberalizando el mercado, eso decían, iban derivando dinero a empresas;y corporaciones para que se unieran al carro de sus ideas “bolchevizadas” sobre como debe ser la sociedad y el mundo. Habiéndose cerciorado de colocar mediante el bien engrasado “sistema de puertas giratorias”,;a los políticos viejales “retirados” en los consejos de administración de las susodichas empresas para tenerlas controladas y bien “aleccionadas”. Por supuesto, eso no podía faltar, la sodomización de los precios via brutal recarga impositiva al consumo,;que ya ronda el 70%, en productos como la gasolina, el alcohol, el tabaco, la electricidad o el agua.

El fantasma de estas navidades

El emergencia climática ese monstruo emergente que devorará nuestras economias

Todos pagan o/y reciben por entrar al juego de los planes de los políticos que no es de suma nula precisamente sino que da beneficios;cuantiosos con bajos costes de financiación a base de esquilmar a impuestos a la sociedad civil y de darle a la máquina de hacer dinero o de ampliar la deuda a intereses irrisorios. Lo cierto es que infinidad planes hay y están detallados todos en la Agenda 2030; que es como una especie de catecismo laicoglobalista con fechas de cumplimiento movibles porque nunca llegan… Tomemos uno de esos planes que tanto parecido tienen con los planes quinquenales de los soviets,;si, esos que nunca alcanzaban sus objetivos: El Cambio Climático y la salud del “probe” planeta, un poner.

Todos estamos familiarizados con cómo se ha utilizado el alarmismo climático para dictar cambios en los sistemas y protocolos de transporte,;generación de energía y construcción siguiendo los criterios medioambientales que son más ideologizados que otra cosa. ¿Ya no es la res pública sino la res ideológica?

Por supuesto, todas estas medidas han sido fracasos masivos, como se está demostrando estos días con las continuas interrupciones en la cadena de suministro y la escasez de energía. Udes. ya lo habrán sentido gravosamente en sus bolsillos con la carestía de productos y de la energía, gas, gasolina y electricidad. La inflación runrrunea gozosa para nuestra tristeza.

La cosa es muy seria porque gran parte de Europa, Japón y China pueden congelarse a oscuras este invierno gracias a los denodados y derrochadores esfuerzos para cerrar la plantas generadoras de electricidad a través del carbón, del gas natural y la nuclear para ¿vivir de las energías alternativas? Risible si no fuera por el tremendo drama que se nos viene encima. Bueno, Chino no tanto porque a los de ojos rasgados el asunto climático se la refanfinbla,aunque algo les tocará de rebote.

Enfrentaremos así precios mucho más altos para la calefacción del hogar y el gas en el surtidor de gasolina o el butano – la solución del pobre para calentarse- pero nos quedará la chimenea para los que la tengamos siempre que salgamos al monte a por ramas secas, a la antigua usanza.

Lo irónico del asunto es que Estados Unidos quemará un 23% más de carbón este año, dejando una huella de carbono monstruosa que encenderá las gélidas mejillas de la Greta, debido a los cierres de la energía nuclear y del gas natural y a la incapacidad de las turbinas eólicas y solares para compensar la diferencia. Lo mismo ocurrirá en Europa pero con el gas y el gasoleo, eso sí a un precio carísimo y con escasez de suministro ya que del carbón hace años que nos deshicimos como buenos beatos de la climatería. ¡Qué magnífico trabajo el de las élites alarmistas climáticas!

El fantasma de estas navidades

Y en España el asunto está empezando a tener tintes dramáticos

Y en España el asunto está empezando a tener tintes dramáticos con cierres de fábricas antes de fin de año y con el alza previsible de los productos del campo ambos por un sobrecoste imposible de asumir que les llevaría a operar con pérdidas cosa que no se puede aguantar financieramente mucho tiempo.

Esta crisis no tiene visos de no ser coyuntural sino sistémica. No sólo es una crisis energética sino de escasez de materias primas básicas como consecuencia de los altos costes de la energía por las políticas de la Emergencia Climática.. A ella, nos han conducido las decisiones, cuanto menos temerarias de nuestros dirigentes políticos, en la gestión de los recursos energéticos. Vean, si no, estas preocupantes noticias:

¿Rendirán los políticos cuentas a sus votantes? Desde luego, esos otros que son multitud, los altos dignatarios de los organismos supranacionales ante nadie responden pues no han sido elegidos democráticamente, así que se libran. ¿Admitirán todos ellos su error y abandonarán sus añagazas y sus trapicheos? No apuesten por ello, sólo volverán a golpear sus cabezas, quiero decir las nuestras, contra la misma piedra con más ahínco si cabe.

El fantasma de estas navidades

El fantasma de estas navidades
Mr. Scrooge

El alarmismo climático influirá a partir de ahora en las decisiones financieras

La élite globalistea dispondrá ahora de una nueva forma de transformar el alarmismo climático en su beneficio. Utilizarán su actual control sobre los bancos, ya hemos visto que lo tienen, para imponer su demencial agenda sobre el cambio climático, dictando cómo los bancos gastan, prestan o financian.

Se les dirá a los bancos que no pueden otorgar préstamos a los sectores de petróleo y gas natural (o se enfrentarán mayores cargas de capital si lo hacen). Los administradores de riesgos de los fondos de inversión institucionales y los fondos de cobertura deberán incluir modelos de alarmitas climáticas en sus decisiones de asignación de cartera.

Se les dirá a los bancos que concedan hipotecas sobre viviendas que cumplan con la normativa climato-emergencial. Puede darse el caso de que a ud. le denieguen una línea de crédito o un préstamo comercial si sus actividades no se ajustan venerablemente a las consideradas aceptables por la multitud de regulaciones existentes o por venir sobre bocinas-climáticas.

El fantasma de estas navidades

En conclusión

La conclusión es que las emergencias climáticas – hay que hablar en plural de ellas porque ya van unas cuantas- ya no se limitarán a discusiones interminables sobre como usar la red eléctrica y como generar la electricidad.

Las élites vendrán a por sus planes de pensiones pactados con las empresas, su plan de jubilación privado o sus cuentas bancarias si ud. o su empresa no se ajustan a una interminable lista de normas climateriles.

Todos terminaremos pagando impuestos más altos por las ocurrencias de estas élites, tendremos regulaciones más complejas y onerosas; y unos precios en alza que reportarán una pingüe cantidad de impuestos indirectos a los Estados y una pobreza energética y material para Udes.

Solo tienen que observar el grado de totalitarismo e intervencionismo, cambios de pareceres y mentiras desplegado por los Estados durante la pandemia Covid. Piensen en ello mientras pasan frío o comen sus cena fría este invierno por ahorrar en la factura de la luz. Cuando pasen las navidades más heladas y escasas de su vida acuérdense de este artículo como si fuera uno de los fantasmas que visitaron a Scrooge cuando solo era un feliz gruñon avaro. Poco más puedo hacer que contárselo y rogarles que, al menos, estén prevenidos.

El fantasma de estas navidades

(FiN) El fantasma de estas navidades

FiN

No pongamos límites al hombre | Segunda parte

Random Post ➤