El Blog de Petrusvil | Prosa Poesía

Por qué hay que resistirse al Pasaporte Covid

Escritor Español Petrusvil

Poeta, escritor, divulgador y analista.
06/01/2022
Tiempo de lectura 5 minutos.
Por qué hay que resistirse al Pasaporte Covid

Hay que resistir la presión gubernamental y social por el pasaporte covid o pase de vacunas porque una vez que el escaneo de códigos QR para poder realizar cualquier actividad cotidiana se convierta en algo habitual,;será inevitable un sistema de crédito social mediante el cual se segregará a las personas según cumplan o no determinados requisitos preestablecidos. Con un sistema de crédito social habremos perdido la libertad tal como la conocemos después de tanto luchar por conseguirla. ( Por qué hay que resistirse al Pasaporte Covid )

Se suponía que la razón de ser de los pasaportes de las vacunas era para proteger a los vacunados de los no vacunados,;entonces podía ser útil dar a la gente la tranquilidad de saber que donde se toma su café,;o visitando un museo o en su lugar de trabajo era un espacio seguro en el que nadie les infectaría. También era por evitar la propagación de la enfermedad a través de los no vacunados pero tampoco ocurre así,;porque la propagación es, al menos, la misma y, según algunos estudios, incluso es mayor en los vacunados.

Cosa que no se termina de entender porque si estás vacunado se supone que estás protegido ¿o no? Resulta que no estás protegido, que las vacunas no previenen la propagación del Covid como nos vendieron,;entonces la justificación para hacerlas obligatorias pierde su sentido.

Por otro lado, Omicron se está propagando rápidamente por toda la población;– vacunada y no vacunada- como una enfermedad leve por lo que procurará una inmunidad natural mundial como si de una vacuna –;esta vez sí- fuera y con “efectos secundarios” muy leves, las molestias de pasar la infección

Sin embargo, este es el momento exacto en el los gobernantes de todo el mundo,;llevan ya unos meses usándolo unos y otros están empezando a promover y lanzar sus pasaportes de vacunas. Precisamente cuando la ineficacia de la vacuna, primero, y la eficacia de Omicron como rapidísomo vacunador, más tarde, desautorizan irrefutablemente su uso. El pasaporte covid no está justificado en estos momentos salvo que detrás de ello haya otras intenciones espurias en su promoción.

Uno de los motivos espurios está claro, es el forzar a los invacunados a vacunarse. Algo que ya era moral y jurídicamente injustificable porque atentaba contra la libertad de cada uno en cuidar de su cuerpo,;reconocida en muchas leyes internacionales y nacionales, ahora lo es menos aun porque la justificación previa ha desaparecido al fracasar las vacunas;en impedir la propagación y al estar Omicron creando inmunidades naturales – mejores que las de las vax ARNm- a patadas.

Por qué hay que resistirse al Pasaporte Covid

Así que sólo queda el acoso al disidente invacunado, convertido este en chivo expiatorio de todos los males covid;para poder mantener la emergencia totalitaria de Salud Pública y, sobre todo, para que los políticos se cubran del desastre de sus gestiones covid. Algunos no han tenido reparos, como Macron y otros, en llamar a cruzada contra los no vacunados para aumentar la tasa de vacunación. Otros personajes públicos, hasta el mismísimo Nadal,;han insistido hasta la saciedad en que no vacunarse era una actitud egoísta como si fueran los sumos sacerdotes moralistas de la religión covid. Otros han recurrido al insulto rastrero: “Bebelejías”. Muchos otros bramando, usando el apelativo reduccionista y ofensivo de “negacionistas”.

Coaccionar a la gente para que se someta a un procedimiento médico que no quiere o,;dependiendo de su perfil de riesgo, no necesita, es más que malo es perverso moralmente. Y no está claro quienes son los egoístas en este asunto. Pero esa no es la razón más importante por la que debemos oponernos a los pasaportes vacunales. La razón más importante es que una vez que se crea la infraestructura para un sistema de crédito social, nunca te librarás de él. Y en esta razón pueden, más bien deben, comulgar y cooperar juntos los vacunados y los invacunados.

Más allá de las excusas dadas para el pasaporte covid estoy convencido de que subsiste detrás de ello un deseo,;al que es difícil que se sustraigan los gobernantes ansiosos de poder, de aumentar su grado de control sobre la población civil y,;por otro lado, el de las grandes corporaciones ansiosas de aumentar a cifras astronómicas la ya ingente cantidad;de información que les suministra el Big Data. Ya no estamos en la “sociedad de la información” sino en la “sociedad de los datos”;y un sistema de crédito social elevaría el control individualizado al nivel de tiranía digital.

Una vez que los seres humanos lo asimilen, se acostumbren a escanear un código QR y lo acepten ya estarán perdidos pues esto no parará ahí, irá mucho más lejos. Cada vez que entren en un edificio o local, no habrá límites para la vigilancia y todas las formas de control individualizadas que se puedan, autocráticamente, construir sobre él.

Por qué hay que resistirse al Pasaporte Covid

Cada vez que vayas a algún sitio habrá un registro de dónde y con quién has estado. Con un régimen de pasaporte de vacunas, obtener esa lista sería tan fácil como fijar las personas objetivo y hacer clic en un ordenador. Por ejemplo, la policía australiana ya ha utilizado los datos de los registros de los códigos QR en investigaciones criminales. Esto sugiere que se obtiene un nivel de vigilancia más allá del que había antes, más incluso que el simple seguimiento de un móvil u otras huellas digitales. Es el nivel de vigilancia TOTAL.

Sería muy sencillo para aplicaciones como CLEAR Health Pass, la app del Green Pass, construir sistemas de crédito social partiendo de los pasaportes de vacunas, con los que se pudieran premiar ciertos comportamientos y penalizar o impedir otros. De hecho las High Tech ya han implementado sistemas de vigilancia y control en China colaborando con el PCCh, el tristemente famoso SKyNet. La clave de todo esto es que estos sistemas los diseñan empresas privadas y a los políticos modernos les encanta delegar en ellas porque justifican el evento como un sistema creado por el libre mercado y ellos quedan libres de las acusaciones que les puedan lanzar los ciudadanos que vean restringidas sus libertades por un lado e, incluso, por otro de aislarse ante las posibles denuncias legales que pueda tener el asunto.

Esto es muy claro. Piensen, por ejemplo, en los oligopolios de control de la información que se han construido alrededor de las redes sociales. Imaginemos los debates actuales sobre si Twitter, Facebook, YouTube u otros muchos son libres de penalizar o excluir a cualquier usuario en la nueva esfera pública virtual que termina teniendo su impacto sobre la esfera pública real de los individuos convirtiéndolos en parias: La condena a muerte digital lleva a la condena a muerte económica y social.

Ya no es aquello del ajusticiamiento mediático o en redes sociales es la condena al silencio, a la desaparición de la vida estando en vida. Te convierten en un muerto viviente, te zombifican. Eso es lo que ocurrirá cuando todo el mundo esté enchufado al “ecosistema de control digital absoluto” que es lo que seguiría a algo tan sencillo como un código QR para vacunados. El pasaporte covid sería el disparador que pondría en marcha una distopía peor incluso que la del Gran Hermano de George Orwell.

El sector de las High Tech tiene sus propias razones para frotarse las manos ante la perspectiva de un pasaporte de vacunas. Los datos, el Big Data, son el nuevo filón de oro. Los pases de vacunas ofrecen una oportunidad sin precedentes para, en un futuro que ya está aquí, recopilar ingentes y sistematizados datos personales y, lo que es más importante, para sincronizar los datos de una persona bajo un único perfil digital elaboradísimo hasta niveles de conocimiento superiores al que el propio individuo tiene de sí mismo.

Por qué hay que resistirse al Pasaporte Covid

Las posibilidades sólo desde el punto de vista del marketing de este seguimiento digital son infinitas, tanto para las empresas que quieren venderte cosas como para los entrometidos del gobierno que quieren controlar hasta tu huella de carbono personal.

Estas muchas y poderosas partes interesadas saben que tienen un estrecho margen de maniobra para sentar las bases de este sistema antes de que se diluya el ambiente de crisis de Covid. Nosotros tenemos un margen igualmente estrecho para evitarlo.

Los pasaportes de vacunas han entrado en vigor con relativa facilidad, y han sido aceptados por unos ciudadanos tristemente aborregados sin quejas ni revoluciones y escasas manifestaciones, esto es lo que está animando a todos los caciquiles gobernantes a imponerlos con la ayuda de los “colaborativos» tribunales de justicia.

Algo que hubiera impedido que los pasaportes vacunales se extendieran habría sido un fuerte rechazo social pero este no se ha producido. Así que “sólo nos quedará Omicron”- como les quedaba París a los protagonistas de Casablanca- si esta variante inmuniza a la población mundial y cesa la covid nos habrá salvado de la autocracia digital mundial.

Pero esto sólo es el primer asalto. En la era digital, el Big Data y la IA (Inteligencia Artificial), son catalizadores potentes que tientan a las oligarquías con su ansiado sueño húmedo del control absoluto.

(FiN) Por qué hay que resistirse al Pasaporte Covid

FiN

Pasaporte Covid – La entrega claudicante de la libertad

Random Post ➤