El Blog de Petrusvil | Prosa Poesía

No se crean nada de lo que les cuentan de Ucrania

Escritor Español Petrusvil

Poeta, escritor, divulgador y analista.
22/01/2023
Tiempo de lectura 7 minutos.
No se crean nada de lo que les cuentan de Ucrania

No crea en la incesante propaganda del gobierno de EE. UU. y los medios de comunicación sobre Ucrania. Ucrania no está ganando la guerra la está perdiendo de mala manera. Están perdiendo y con muchísimas bajas humanas y de material de guerra – tanto del suyo como del que les enviaron-. (No se crean nada de lo que les cuentan de Ucrania)

No se crean nada de lo que les cuentan de Ucrania

Pero espera, ¿no han estado hablando las noticias de las victorias y ganancias de territorio de Ucrania en los últimos meses, mientras que Rusia se está retirando y está siendo duramente golpeada? Esa es la narrativa principal, pro-ucraniana que nos venden los medios otaneros.

¿Cuál es la realidad en Ucrania?

La mayoría de las ganancias ucranianas fueron contra posiciones débilmente defendidas que los rusos abandonaron con rapidez porque no valía la pena luchar para defenderlas.

Esas tropas rusas (en realidad, las milicias de Donbas) recibieron la orden de retirarse a las líneas rusas fortificadas, mientras que las fuerzas ucranianas que se apresuraban a llenar el vacío fueron masacradas por los bombardeos de la artillería rusa.

La mayoría de la gente piensa en la guerra en términos de territorio. Si pierde territorio, debe significar que está perdiendo la guerra. Pero no siempre es así.

¿Cuál es la estrategia rusa?

Los rusos cederán territorio de buen grado para volver a luchar en un momento posterior en circunstancias más favorables. Simplemente lo retomarán cuando los términos les favorezcan. No les preocupa principalmente el territorio en sí . El principal objetivo ruso es aplastar y destruir las fuerzas armadas ucranianas.

Y si los ucranianos quieren seguir lanzándose contra las posiciones rusas para recuperar tierras y anotar un golpe de propaganda, a los rusos les parece bien. Simplemente aplastarán a las fuerzas atacantes con fuego de artillería pesada (la artillería mata a muchas más personas en la guerra que las balas o las bombas). Hablamos de que esas tropas ucranianas que corrían para llenar el vacío dejado por los rusos fueron literalmente masacradas por los bombardeos rusos.

Y a pesar de las afirmaciones del gobierno ucraniano, las informaciones fiables de inteligencia dicen que Rusia disfruta actualmente de una tasa de bajas de 8-10:1. En otras palabras, Rusia está infligiendo entre ocho y diez bajas a Ucrania por cada baja que sufre. ¡Eso es una barbaridad en términos bélicos! Ese tipo de proporción no es sostenible para Ucrania.

No se crean nada de lo que les cuentan de Ucrania

Rusia se prepara para reducir a Ucrania

Mientras tanto, Rusia ha reforzado sus posiciones con 300.000 o más tropas frescas (alrededor de 30 divisiones) que descansan y se reabastecen. Eso se suma al número de tropas que ya estaban en Ucrania.

La evidencia indica que están respaldados por al menos 1500 tanques, 5000 vehículos de combate blindados, 1000 sistemas de artillería de cohetes, cientos de aviones y helicópteros de ala fija, además de miles de misiles balísticos tácticos, misiles de crucero y drones.

Al mismo tiempo, todo indica que Rusia está cambiando su estrategia.

La invasión rusa inicial estuvo mal concebida y se llevó a cabo de forma fragmentaria. Contrariamente a la opinión general, Putin nunca tuvo la intención de conquistar Kyiv y ocupar Ucrania. La fuerza de invasión era demasiado pequeña para lograr esos objetivos.

También contrariamente a la opinión general, Putin no apuntó a la población civil de Ucrania. Quería evitar bajas civiles en la mayor medida posible. Por supuesto, algunos objetivos civiles fueron atacados, pero eso siempre sucede en la guerra por mucho que se quiera evitar.

Putin, en cambio, creía que la “operación militar especial” convencería a Kyiv y a Washington que Rusia hablaba en serio sobre las líneas rojas que había trazado en Ucrania, que estaba dispuesta a usar la fuerza. Incluso pensó que su demostración de fuerza los llevaría a la mesa de negociaciones.

Calculó muy mal. En lugar de llevar a Kyiv y Washington a la mesa de negociaciones, decidieron defender agresivamente a Ucrania. Las fuerzas mal preparadas de Rusia fueron rechazadas y derrotadas en muchos casos.

No se crean nada de lo que les cuentan de Ucrania

“Rusia va en serio esta vez”

Pero ahora Rusia se está quitando los guantes. Ya lanzó fuertes ataques sostenidos contra la infraestructura ucraniana, incluida la red eléctrica ( estaciones transformadoras) y los nodos de energía. Es decir, contra la red eléctrica más  que sobre las centrales de produción de energía. El efecto de estos ataques ha sido obligar a las autoridades ucranianas a reemplazar los transformadores una y otra vez, hasta el punto en que ya en toda Europa no se encuentran más unidades disponibles.

Estas acciones son consideradas necesarias para quebrar la resistencia de Kiev, impidiendo que se puedan fabricar los armamentos y reparar los mismos, cortando centros de suministro y cadenas logísticas, evitando que se pueda usar internet con fines militares y de propaganda.

El ejército ruso se está reagrupando y preparando para contraofensivas masivas. No cometerá los mismos errores que cometió durante los ataques mal planeados de febrero pasado. Rusia va en serio esta vez. Ya no está interesado en llevar a Ucrania a la mesa de negociaciones. En cambio, se centra en destruir las fuerzas militares de Ucrania e imponer un acuerdo en Kyiv.

Pronto comenzará una gran ofensiva de invierno, probablemente cuando el suelo en el sur de Ucrania esté completamente congelado (el suelo fangoso atascaría a las fuerzas rusas). Una contraofensiva exitosa consolidará el control ruso de Donbas (el corazón de la industria y los recursos naturales de Ucrania), dará a Rusia el control de Zaporizhzhya (la planta de energía nuclear más grande de Europa) y posiblemente incluirá la conquista de Odessa, el puerto ucraniano más importante del Mar Negro.

El costo para el resto de Ucrania desde Kyiv a Lviv será horrendo, incluida la degradación casi completa de su capacidad de generación de energía, líneas de transporte y suministros de alimentos. Los suministros de armas de EE. UU. y el Reino Unido no significarán mucho porque son demasiado escasos, llegan demasiado tarde, los ucranianos apenas están capacitados para usarlos y los rusos los destruyen con rapidez.

Pero estas perspectivas no tienen ningún impacto en los halcones de guerra antirrusos, tanto demócratas como republicanos, que están decididos a prolongar la guerra a toda costa, incluso si eso significa luchar contra Rusia hasta el último ucraniano vivo.

No se crean nada de lo que les cuentan de Ucrania

Un Gran Negocio para el Complejo Militar-Industrial

Parece que cada semana más o menos EE. UU. anuncia un nuevo paquete de ayuda multimillonario para Ucrania. Estos paquetes de ayuda se dividen en dos categorías: algunos son simples transferencias financieras para mantener a los oligarcas en Ucrania abastecidos de fondos para mantener su gobierno en marcha.

Otros consisten en armas que incluyen drones, baterías antimisiles como el Patriot, artillería de largo alcance y, más recientemente, un anuncio de que EE. UU. puede suministrar a Ucrania vehículos de combate Bradley, o BFV.

El total de esa ayuda a Ucrania, incluido el despilfarro presupuestario de 1,7 billones de dólares aprobado por el Congreso de Estados Unidos hace dos semanas, se acerca ahora a los 100.000 millones de dólares.

Pero, aunque Ucrania parece que está obteniendo miles de millones de dólares en equipos, lo cierto es que está está obteniendo material militar de desecho de los estadounidenses.

Lo que realmente está pasando es que EE. UU. se está deshaciéndose sistemas viejos u obsoletos en Ucrania (el BFV original se construyó en 1981, hace más de 44 años) y luego usa las asignaciones presupuestarias aprobadas por el Congreso para ordenar nuevas armas para sí mismo. Mientras tanto, es probable que EE. UU. envíe a Ucrania una versión anterior del sistema de defensa aérea Patriot, y solo una batería, que consta de ocho lanzadores de misiles.

Los verdaderos ganadores de estas transferencias de armas serán los contratistas de defensa de EE. UU. como Raytheon, Lockheed Martin y Northrop Grumman, que obtienen nuevas ganancias en construir nuevos sistemas avanzados para EE. UU. El auténtico perdedor será el pueblo ucraniano, que seguirá muriendo innecesariamente en ausencia de un acuerdo negociado que reconozca la realidad sobre el terreno.

¿Cuánta ayuda militar occidental está llegando realmente al campo de operaciones militares? Para hacer este chanchullo aún más absurdo, gran parte del equipo que llega a Ucrania es rápidamente destruido por Rusia. Rusia tiene muy buena inteligencia sobre el paradero de estos sistemas de armas una vez que lleguen a Ucrania. Usando imágenes satelitales globales, guía láser y una combinación de drones y misiles de crucero, Putin ha logrado evitar que estas armas lleguen al campo de batalla o destruirlas si lo hacen.

Pero EE. UU. ya ha gastado tanto dinero en Ucrania y se ha comprometido con tanta fuerza a derrotar por completo a Rusia, que una victoria rusa representaría otra derrota estratégica para EE. UU., aún renqueante por la debacle en Afganistán. Lo poco que queda de la credibilidad de Estados Unidos está en juego.

No se crean nada de lo que les cuentan de Ucrania

Jugando peligrosamente

¿Qué sucede si Rusia lleva a Ucrania al borde de la derrota? ¿Biden y su administración fuertemente antirrusa simplemente se darán por vencidos y concederán la victoria a Rusia? Según su retórica maximalista y su compromiso con la victoria de Ucrania, eso parece poco probable.

Biden no ha mostrado signos de ceder y recientemente dijo que suministrará armas a Ucrania todo el tiempo que sea necesario. Por otro lado, Putin tampoco retrocederá y parece decidido a asegurar toda la costa de Ucrania, incluido el puerto crítico de Odessa.

El gran peligro podría surgir si EE. UU. tontamente continúa la escalada hasta el amargo final para evitar una derrota de Ucrania. No estoy prediciendo que sucederá, pero las cosas podrían escalar hasta el punto en que se empleen armas nucleares tácticas por desesperación. Desde ese punto, es un pequeño paso hacia el uso más amplio de armas nucleares estratégicas.

Nuevamente, no estoy prediciendo específicamente que eso sucederá. Pero es una posibilidad realista basada en la lógica de la escalada, y parece que estamos caminando dormidos hacia una confrontación nuclear a menos que despertemos.

¿lo haremos?

(FiN) No se crean nada de lo que les cuentan de Ucrania

FiN

SOURCE: Es hora de ser realista sobre Ucrania Por James Rickards

James G. Rickards es el editor de Strategic Intelligence , Project Prophesy , Crash Speculator y Gold Speculator . . Es un abogado, economista y banquero de inversión estadounidense con 40 años de experiencia trabajando en los mercados de capitales de Wall Street. Fue el principal negociador del rescate de Long-Term Capital Management LP (LTCM) por parte de la Reserva Federal de EE. UU. en 1998. Sus clientes incluyen inversionistas institucionales y directorios gubernamentales. Su trabajo aparece regularmente en Financial Times, Evening Standard, New York Times, The Telegraph y Washington Post, y es invitado frecuente en BBC, RTE Irish National Radio, CNN, NPR, CSPAN, CNBC, Bloomberg, Fox, y The Wall Street Journal. 

Ha contribuido como asesor sobre mercados de capital para la comunidad de inteligencia de EE. UU. y en la Oficina del Secretario de Defensa en el Pentágono. También ha testificado ante la Cámara de Representantes de los Estados Unidos sobre la crisis financiera de 2008.Currency Wars (2011), The Death of Money (2014), The Road to Ruin (2016) y Aftermath (2019) de Penguin Random House. Y su último libro, The New Great Depression , se publicó en enero de 2021.

Ucrania: Una guerra por el dominio mundial

Random Post ➤