El Blog de Petrusvil | Prosa Poesía

Laudato sí y sus vínculos con la Agenda 2030

Escritor Español Petrusvil

Poeta, escritor, divulgador y analista.
02/01/2023
Tiempo de lectura 8 minutos.
Francisco en un discurso ante las Naciones Unidas

Tabla de contenidos

La Agenda 2030 de las Naciones Unidas (ONU), continúa extendiendo sus redes desde hace mucho tiempo hacia un nuevo y nefasto paradigma económico. Un nuevo orden mundial para la política y la humanidad. El logro de los objetivos globales para el desarrollo sostenible 2030, concluye –según nos venden profusamente-. con la sostenibilidad, la felicidad, el bienestar y libertad de toda la vida en la tierra para el 2050. Ese «no tendréis nada pero seréis felices» no sé si es la vida cristiana que nos desea el Santo Padre, a lo que parece sí. (Laudato sí y sus vínculos con la Agenda 2030)

Yo no sé Udes. pero cuando organismos u individuos mesiánicos me acosan para decirme lo que tengo que hacer y como tengo que vivir. Me entran ganas de salir corriendo. Bien es cierto que los que precisan y desean ser dirigidos son multitud en estos tiempos..

Laudato sí y sus vínculos con la Agenda 2030

El Papa enfangado en la Agenda 2030

Uno de esos seres mesiánicos es el Papa Francisco que, en el año 2015, publicó la Encíclica Laudato Sí. Un escrito propugnando la protección del ambiente. Cosa loable mire Ud. pero precisamente uno de los párrafos que más llama la atención dice textualmente: “Desacelerar un determinado ritmo de producción y de consumo puede dar lugar a otro modo de progreso y desarrollo…” Aspiración, claro está, conducente al frenazo económico y al empobrecimiento mundial, ya ven. También menciona que…urgen acuerdos internacionales ‘que se cumplan’, dada la fragilidad de las instancias locales para intervenir de modo eficaz”. Aquí habla de imposición fáctica para conseguir los objetivos agenderos.

Proseguimos con más frases de la encíclica: «Llama la atención la debilidad de la reacción política internacional. El sometimiento de la política ante la tecnología y las finanzas se muestra en el fracaso de las Cumbres mundiales sobre medio ambiente«. Aquí vemos que el Papa es más climatista que nuestras élites. Se muestra lleno de ideas panteístas y comunistas: «El mensaje de cada criatura en la armonía de todo lo creado». «Una comunión Universal». «Destino común de los bienes».

Y sigue: «La cultura ecológica no se puede reducir a una serie de respuestas urgentes y parciales a los problemas que van apareciendo en torno a la degradación del ambiente, al agotamiento de las reservas naturales (da por hecho el fin de los recursos, cosa muy discutible) y a la contaminación. Debería ser una mirada distinta, un pensamiento, una política, un programa educativo, un estilo de vida y una espiritualidad…» ¡Vaya por Dios, la cultura ecologíca debe ser también una espiritualidad según Francisco!

Y sigue, y sigue: «Por eso es necesaria una ‘ecología económica’ – esto parece un desvarío semántico-. O capaz de obligar a considerar la realidad de manera más amplia. Porque «la protección del medio ambiente deberá constituir parte integrante del proceso de desarrollo y no podrá considerarse en forma aislada»»….Ya ven Udes. sería algo así como la ESG lo que menta la encíclica ( (ESG: environmental, social and governance‘).

Las predicciones catastróficas ya no pueden ser miradas con desprecio e ironía.vaya nos pide que nos las creamos-. A las próximas generaciones podríamos dejarles demasiados escombros, desiertos y suciedad. El ritmo de consumo, de desperdicio y de alteración del medio ambiente ha superado las posibilidades del planeta, de tal manera que el estilo de vida actual, por ser insostenible, sólo puede terminar en catástrofes – , como de hecho ya está ocurriendo periódicamente en diversas regiones. La atenuación de los efectos del actual desequilibrio depende de lo que hagamos ahora mismo, sobre todo si pensamos en la responsabilidad que nos atribuirán los que deberán soportar las peores consecuencias.

Laudato Sí. #161

Escrito todo esto en referencia a la contención del calentamiento global provocado por el hombre en el que Su Santidad cree tanto como en el Altísimo. También cree que nos encaminamos hacia un desastre inminente, lo menta mucho en su encíclica. Hombre culpable y desastre inminente, le falta subirse a una carreta y lanzar su soflama: ¡Arrepentíos pecadores climáticos el fin del mundo está cerca!

Curiosamente, y de forma coincidente, ese mismo año en que Francisco publicó la susodicha Encíclica, en diciembre surgió el acuerdo de París de 2015.

La encíclica se ha convertido en un movimiento muy fuerte dentro de la Iglesia, no tienen más que ver su web:

Laudato sí y sus vínculos con la Agenda 2030

Laudato sí y sus vínculos con la Agenda 2030

Pero veamos otros detalles de este proceso de la agenda y Udes. mismos vean si les parece muy cristiana o no:

En el año 2018 el Gobierno de Costa Rica condecoró al Mérito de la Paz y la Democracia a Christiana Figueres. Esta individua, como secretaria ejecutiva de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, fue pieza fundamental para la firma del ambicioso Acuerdo vinculante de París en 2015 sobre el Cambio Climático.

Costa Rica ha sido un laboratorio de la práctica de la Agenda, pues quienes han representado al país en acuerdos sobre clima y demás, en instancias internacionales han firmado y decidido por sus ciudadanos para que sea el primer país donde pase de la teoría a la práctica. Costa Rica se convirtió en el primer país del mundo en firmar un Pacto Nacional por los Objetivos de Desarrollo Sostenible para el cumplimiento de la agenda 2030. Y se alineó a cumplir a cabalidad con los compromisos adquiridos en el Acuerdo de París .

Entre las ideas “cristianas” de la mentada Christiana se incluyen las siguientes. “Tenemos que deshacernos de un gran porcentaje de la población mundial debido al cambio climático”. “Debemos hacer todo lo posible para despoblar el planeta”. Que la Convención sobre el Cambio Climático (UNFCC) trata de «una completa transformación de la estructura económica del mundo”. También, la “cristiana” Christiana Figueres ha dicho que una dictadura comunista al estilo chino es la más adecuada, para poder combatir el calentamiento global. Y la misma Sra. alabó las practicas del gobierno chino en cuanto a abortos forzados, infanticidio, esterilización obligatoria, etc. Viendo esto último no se entiende como el Papa esté apoyando semejante genocidio encubierto.

El Vaticano se adhirió el 2022 al Convenio Marco sobre Cambio Climático de la ONU. La Sra. se explaya en la falacia de la falsa dicotomía o del falso dilema: “O nos vamos a un mundo de más emisiones y más pobreza o a uno de menos emisiones y menos pobreza”.

Laudato sí y sus vínculos con la Agenda 2030

17 Objetivos vinculantes para 193 países

Los 17 Objetivos del Desarrollo Sostenible – ya ven un oxímoron en sí mismo- firmados en el Acuerdo de París (COP 21) y sus 169 metas son de alcance mundial y de aplicación universal. Son de carácter jurídicamente vinculante para los países firmantes y además, se comprometieron a participar en las reducciones globales de gases de efecto invernadero. Udes. ya estarán viendo como no pueden entrar con sus coches en las grandes y pronto en las pequeñas ciudades.

La Comisión Global creada y liderada por el magnate Bill Gates, Ban Ki-moon ex secretario de la ONU y Kristalina Georgiev lan exdirectora ejecutiva del Banco Mundial, destinarán 20 billones de dólares en inversiones para cumplir los objetivos del 2030. Por otro lado, otras muchas organizaciones han movilizado 100 mil millones de dólares al año para contrarrestar el cambio climático y que han sido enviados a los países en desarrollo, entre ellos Costa Rica quien desde el 2018 y hasta este 2022 ha recibido más de 300 millones de dólares para esos fines. 

Pero no crea que son solo donaciones lo que cada país recibirá, pues los Estados deben asignar porcentajes de sus ingresos en impuestos para poner en marcha la agenda. Según ellos la financiación debe llegar a partir de impuestos verdes y bonos sostenibles, que permitan financiar la descarbonización. El gasto público, privado y la inversión extranjera (ESG ) debe ser redirigido para solucionar el “grave daño climático” dejando de financiar empresas que no busquen el Net Zero (contaminantes)  o que no cumplan los criterios ESG. Además, sugieren que los países deben reformar sus políticas internas y de regulación en dirección del logro de los objetivos.

Laudato sí y sus vínculos con la Agenda 2030

La Encíclica de Francisco y la Agenda 2030

Pues bien, retomando los primeros párrafos, acerca del Laudato Si, Encíclica del Papa Francisco, es necesario mencionar que esa fue la base para el posterior acuerdo de París. El mismo Papa en 2016 pidió una implementación eficaz de la Agenda 2030. Más recientemente, el 6 de julio del 2022, Monseñor Gabriele Giordano Caccia, Observador Permanente de la Santa Sede ante la ONU, entregó al Secretario General de las Naciones Unidas el documento en nombre y representación del Estado de la Ciudad del Vaticano, donde se adhiere a la Convención Marco de la ONU sobre el cambio climático. 

El Laudato Sí convirtióse muy pronto en un movimiento mundial de la Iglesia Católica. Y es representado como el Tiempo de la Creación preguntando abiertamente: ¿Cuánto tiempo tienes para salvar la creación de Dios? Y esta Creación de Dios, para ellos, no es el hombre ¡es el mundo! Olvidando que el ser humano es la creación más amada por Dios y hecha a imagen y semejanza de Dios mismo.

Y dijo: “Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra”. Y creó Dios al hombre a su imagen: “a imagen de Dios lo creó: varón y hembra los creó”. Y los bendijo Dios, diciendo: “Creced y multiplicaos, y llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todos los animales que se mueven sobre la tierra”. Y dijo Dios: “He aquí que os he dado toda hierba que da semilla sobre la tierra, y todos los árboles que tienen en sí semilla de su propia especie, para que os sirvan de alimento: Y a todas las bestias de la tierra, y a todas las aves del cielo, y a todo lo que se mueve sobre la tierra, y en lo cual hay vida, para que tengan de qué alimentarse”. Y así se hizo.

Gen. 1:26-30

Así el beatoclimatista cristiano, en ese salvar el mundo, ese hombre engañado, va camino de condenarse por uno de los grandes enemigos del alma ‘el mundo’. Y no sabemos si por otro, ‘el demonio’ que bien puede estar detrás de esto.

La farsa del cambio climático y el calentamiento global ha llegado a niveles inimaginables. Y con prácticas de reducción de la población que nada tienen que ver con el principio de la Creación misma.

Recordemos que, todavía, la vacunación Covid-19 y el pase sanitario es obligatorio en el Vaticano. Promovida entre los católicos como un acto de amor para el bien común. Le ha faltado a su santidad excomulgar a los no vacunados. Y es que, en nombre de Dios buscan meter en la conciencia de la gente el propósito buenisteo de la Agenda. Como puede ver en la siguiente imagen, hoy en día la Encíclica y la Iglesia Católica es parte importante del adoctrinamiento en la Agenda 2030 conjuntamente con organizaciones como la ONU, el WEF, la Fundación Gates y demás teloneros de la farsa:

El Papa Francisco te llama – Animadores Laudato Si

Laudato sí y sus vínculos con la Agenda 2030

La Agenda 2030 tiene un fondo muy oscuro y unas intenciones aviesas de dominación sobre la raza humana, aunque vestida en apariencia de buenas intenciones– que de ellas están llenas los cementerios-, todo sería un sueño fabuloso si los esfuerzos se encaminaran hacia nuevas y eficaces formas del manejo de los desechos del consumismo pero no es así. No se trata de eso, se trata de dominación, un juego de dominación mundial.

No olvidemos la contaminación en exceso que los mismos líderes mundiales generan en mayor cantidad desde sus yates y aviones personales, vehículos de última generación, etc. Pero en vez de eso y según ellos, la eliminación de un gran porcentaje de seres humanos es la salvación del planeta.

Como ciudadanos y, ya lo han visto, como cristianos debemos llevar el mensaje de lo realmente horrendo que busca la Agenda 2030. Y esperar que la misma continúe siendo un tácito fracaso, a pesar del apoyo del Papa Francisco.

Yo sospecho que el Papa se ha dejado engatusar por las élites y su «ecología sostenible» pero deconstructiva que no buscan lo que él, idílica pero erróneamente, busca. La sostenibilidad y la santificación del trabajo humano que menta en su encíclica no se producirá sino que acontecerá la esclavitud y la pobreza de los más débiles y su planificada desaparición maltusiana salvo los que queden como servidores de las élites.

(FiN) Laudato sí y sus vínculos con la Agenda 2030

FiN

1107 científicos firman declaración: No hay emergencia climática

Random Post ➤