El Blog de Petrusvil | Prosa Poesía

Feliz Navidad – El mundo merece más treguas navideñas

Escritor Español Petrusvil

Poeta, escritor, divulgador y analista.
20/12/2021
Tiempo de lectura 4 minutos.
Feliz Navidad - El mundo merece más treguas navideñas

Tabla de contenidos

Sucedió el día de Navidad de 1914, meses después del estallido de la Primera Guerra Mundial. Era una despìadada guerra de trincheras donde, a un lado, se ubicaban las tropas británicas, canadienses, francesas y, al otro, las alemanas enfrentándose en un mortal frente bélico europeo. ( Feliz Navidad – El mundo merece más treguas navideñas )

Un Niño cambió el mundo
cada año lo vuelve a cambiar
porque en sus menudas manos
cabe entera la humanidad
¡A todos mis lectores deseo
cariñosa y Feliz Navidad!

Pedro Villegas – Petrusvil – Japalpilpa

¡Feliz Navidad! – El mundo merece más treguas navideñas

Una tregua inesperada

En esa ocasión vino a ocurrir un hecho notable que no se ha vuelto a producir en ninguna guerra posterior. Por tan sólo un breve intervalo de tiempo, el trueno de los disparos y la explosión de artillería fue interrumpido;por el sonido de hombres que cantaban villancicos juntos parapetados en sus posiciones enfrentadas. En inesperado alto el fuego no oficial, los soldados de ambos bandos comenzaron a salir de sus trincheras;y a dispensarse entre ellos gestos de paz y buena voluntad. ¡Gloria a Dios en las alturas!

Todo comenzó cuando unos pocos soldados alemanes se acercaron a las líneas aliadas atravesando la tierra;de nadie mientras gritaban » Merry Christmas » o «Joyeux Noël» en las lenguas nativas de sus oponentes.

En un primer instante, los aliados temieron que fuera una añagaza, pero al ver que los alemanes venían tranquilos y desarmados,;fueron saliendo poco a poco de sus trincheras a estrechar las manos del enemigo.

Los historiadores cuentan que aquellos hombres intercambiaron entre ellos pequeños obsequios como cigarrillos y comida y que cantaron villancicos juntos. Algunos alemanes mostraron árboles de Navidad en las afueras de sus trincheras,;e incluso hubo un caso documentado de dos equipos de fuerzas opuestas que jugaron un partido de fútbol amistoso. Una película francesa de 2005, «Joyeux Noël», disponible en You Tube, ofrece una conmovedora interpretación del evento. Aquí debajo pueden ver la escena :

Hasta donde sabemos, la tregua navideña nunca se volvió a repetir. Entre esta y el final de la Segunda Guerra Mundial, la humanidad hizo frente a 30 años de conflicto militar notablemente no cristiano;con una violenta revolución bolchevique en medio.

Feliz Navidad – El mundo merece más treguas navideñas

Las trincheras de hoy

Después de la celebración de la victoria aliada en Europa y el Pacífico, muchos cristianos, judíos, musulmanes y otras personas tradicionales de fe esperaban reconstruir vidas bien ordenadas en libertad bajo Dios.

Trágicamente, la paz y la buena voluntad que esperaban no perduraron. Vinieron los años del telón de acero y el enfrentamiento soterrado de occidente y el comunismo ruso.

La «influencia soviética» marxista y anticristiana no se quedó tras un telón de acero distante y irrumpió en otros países del mundo.
A partir de 1945, el espectro del comunismo y todas sus variantes ideológicas ha ido corrompiendo no sólo a países que devinieron comunistas sino intoxicando y socavando la cultura del mundo libre.

En Occidente, las fuerzas políticas opuestas se han atrincherado detrás de un laberinto de Ariadna de cunetas psicológicas. Se han construido nuevas fortificaciones para proteger las posiciones ideológicas que dividen a los ciudadanos dentro de las fronteras de sus propias naciones. Las trincheras de hoy son más que posiciones temporales que separan ejércitos opuestos. Los atrincheramientos filosóficos profundos, comúnmente descritos como «izquierda» y «derecha», se han vuelto casi imposibles de romper.

Las trincheras de la izquierda están protegidas por un nuevo y poderoso armanento de influencia masiva. Sus defensores incluyen a cientos de miles de académicos socialistas, maestros de escuela radicalizados junto con periodistas, artistas, influencers, políticos progresistas y activistas partidistas que luchan para raptar los corazones y las mentes de los ciudadanos de occidente para su causa comunistada.

Están atacando contínuamente desde sus trincheras mediáticas o institucionales en busca del triunfo de sus malsanas ideologías; son francotiradores mesiánicos en busca de la victoria permanente. Su número ha aumentado con el paso de una década a cual más radical que otra. En el verano de 2020, lanzaron una violenta ofensiva en muchas ciudades estadounidenses, y las elecciones de otoño se apoderaron de todas las ramas del poder legislativo y ejecutivo federal.

Feliz Navidad – El mundo merece más treguas navideñas

Décadas de conflicto cultural entre hermanos

Durante varias décadas de conflicto cultural, las fuerzas conservadoras se han encontrado en una retirada reticente y algunas congenian de manera rendicional con el enemigo permitiendo la continuidad de sus leyes ideológicas o dejándoles acceso expédito a las instituciones democráticas. A pesar de las victorias electorales de la derecha que les dieron gobernanza, las fuerzas de izquierda mueven, cada vez que pierden, toda su virulenta maquinaria sociopolítica contra los gobiernos de derechas. Un gigante cultural posmoderno muy despierto y beligerante ha estado aplastando la resistencia.

Las filas cada vez más mermadas de cristianos y judíos practicantes, patriotas, trabajadores, agricultores, militares auténticos y propietarios de negocios independientes están asediados por un estado de bienestar gerenciado que favorece a los «tomadores de lo ajeno» sobre los «hacedores de lo propio». La soflama del igualitarismo es una promesa que enciende al pueblo tanto como lo engaña. El marxismo occidental ha demostrado ser pavorosamente eficaz a la hora de alterar las formas de vida heredadas de nuestros esforzados antepasados y disolver las lealtades tradicionales.

Hasta el momento, se han evitado las guerras civiles abiertas, pero las naciones occidentales siguen internamente divididas acerca de los principios fundamentales relacionados con la libertad, la democracia y la religión.

Los bandos opuestos están separados por una “tierra de nadie” en la vida diaria que es cada vez más peligrosa y difícil de atravesar. El civismo y la hermandad han muerto y nos hemos convertido en extraños en un campo de batalla ideológico asfixiante y permanente.

Es importante hacer notar que la iniciativa de una tregua navideña en 1914 provino de soldados rasos. Los historiadores han informado que los intentos siguientes de alto el fuego hermanado en el día más santo de todos los días del año fueron desalentados por amenazas de acción disciplinaria por parte de sus líderes militares.

Feliz Navidad – El mundo merece más treguas navideñas

Volver al espíritu de la Navidad

A pesar de ello, ese breve pero magnífico gesto de 1914 sigue siendo una prueba conmovedora de que, bajo el letal choque de bandos opuestos, una humanidad perdurable permanece viva entre todos los hijos de Dios.

La Navidad, la celebración de la fe, el amor, el perdón y la esperanza en todo ajena al resentimiento, el desprecio, la venganza y el miedo, reunió a los enemigos del campo de batalla para alcanzar brevemente la paz que todos anhelaban. Como personas de fe, los antagonistas reacios a esta funesta ideologización de masas, ponen su confianza en Dios y en su cuidado providencial.

Así, si incluso la Gran Guerra no pudo destruir el espíritu de la Navidad, quizás también nosotros podamos albergar aun cuanto sea un poco de esperanza para la humanidad.

¡Feliz Navidad, a todos los hombres de buena voluntad!

(FiN) Feliz Navidad – El mundo merece más treguas navideñas

FiN

Concierto versal de Año Nuevo (Poesía Sinfónica)

Random Post ➤