El Blog de Petrusvil | Prosa Poesía

En breve: Estanflación y el gran racionamiento

Escritor Español Petrusvil

Poeta, escritor, divulgador y analista.
07/11/2021
Tiempo de lectura 6 minutos.
En breve: Estanflación y el gran racionamiento

Tabla de contenidos

Se lo vengo diciendo a mi mujer desde hace dos meses y ya es hora de hacerles partícipes de mi preocupación: En breve haremos frente a una estanflación y el gran racionamiento.

En breve: Estanflación y el gran racionamiento

Vayan preparándose para el racionamiento de alimentos

Ha sido preocupante oir hablar a la progresía española que la inflación es buena porque significa que la actividad económica se está recuperando. El ignorante siempre coloca el burro detrás del carro o, dicho de otra manera, confunde la causa con el efecto. Dicen la estupidez de rigor, que la gente está comprando cosas y eso es bueno y que por eso suben los precios. No ven más allá de tres en un burro. La inflación se puede dar por tres causas, entre otras. Por un recalentamiento de una economía en crecimiento continuado, o por apuntes al alza de la demanda, o por contracción o inadecuación continuadas de la oferta. En esta situación de ahora lo que se está produciendo es lo tercero: Carestía de la energía y fallo en la cadena de suministros -la oferta-.

Lo cierto es que no hemos llegado aun a los serios problemas de la cadena aprovisionamiento que se nos avecina y ya se están poniendo la venda antes de la herida. Te dicen que hay que aguantarse, que no podíamos vivir al ritmo que lo estábamos haciendo, que hay que ser “sostenible”. Te venden pobreza y desabastecimiento como suele hacer todo socialcomunista que se precie.

La elevación de los precios de la energía ha sido el primer aviso pero no ha sido por el aumento del consumo – demanda- sino porque la oferta o bien aun no ha recuperado sus niveles precrisis covid o porque hay, ciertamente, una restricción de oferta de energía. En esto último hay problemas políticos – se corta el grifo del gas ruso a la UE, Argelia rompe con Marruecos y ya no disponemos del gasoducto que nos iba a abastecer sin problemas, … Pero, sobretodo, lo que hay es una falta de capacidad de respuesta de la generación de energía porque las políticas mediombientales cambioclimáticas de los últimos años nos han conducido a una mayor dependencia de la plantas de generación eólicas y solares cuando son sistemas que no tienen capacidad de reacción a situaciones coyunturales ni a los picos de demanda.

A raiz de ahí viene los cierres de factorías y de empresarios agropecuários por no poder asumir el alza de costes con el consiguiente desabastecimiento en la cadena de suministros.

Por otro lado, en la crisis covid, las navieras – transportacontenedores- vararon parte de la flota por los blockouts y la disminución de la demanda subsiguiente y, ahora que se empieza a relanzar la economía, empiezan a activar la flota – lentamente eso sí- los puertos no dan abasto para descargarlos y muchos permanecen fondeados en el mar a la espera de que les toque descargar. Por ahí hay parte de la cadena de suministro parada. Y nadie toma medidas para arreglarlo. Los políticos mirando para otro lado.

En este punto, los políticos progretas dirán cualquier cosa. La verdad, los hechos, la honestidad: estas cosas importan cada vez menos en España: “Tu miseria es una ilusión, reamente es como debes vivir”.

En breve: Estanflación y el gran racionamiento

Se nos viene encima una estanflación y el gran racionamiento

La restricción de la oferta ante el aumento de la demanda impulsa los precios al alza y provoca desabastecimiento. Ese es el verdadero motivo no el que aducen las medianías progretas. La hiperinflación podría conducir a controles de precios implícitos – algo de esto intentó Sánchez en Bruselas y no le salió: Controles de precios en la energía-, y también al racionamiento. Eventualmente, podríamos ver al gobierno emitiendo cartillas de racionamiento que nos permiten solo una cierta cantidad de comida para la semana para el año que viene. Un pollo. Hogazas de pan duro. Una libra de carne – ¡no eso no!. Cinco rollos de papel higiénico. Un volver a la postguerra con la aparición de mercados negros a precios exorbitantes.

Todo pinta a que no hay solución a corto plazo en la oferta y eso nos conducirá a una hiperinflación con la economía estancada o en recesión, ya ven, igual que en la crísis del petróleo de 1974 pero ahora principalmente ocasionada por las políticas medioambientalistas en la generación de energía. Las consecuencias se están viendo ya, USA quemará más carbón, China está activando sus centrales de gas – Rusia le vende el gas que nos niega a nosotros sin que la UE haga nada, Suiza tiene planes para construir plantas de gas, etc. etc. Una estanflación que será larga porque la adecuación de medios alternativos de producción de energía – nucleares, gas y carbón- lleva su tiempo.

El miedo volverá a hacer que el totalitarismo campe de nuevo a sus anchas, como en la crisis Covid.

Ya nos están empezando a decir que hay que acostumbrarse a la carestía y que la privación no es solo la nueva normalidad es que así deberían ser las cosas, pero lo cierto es que esto está ocurriendo gracias a las políticas sostenibles que llevan años aplicando: “Lo sostenible es muerte en vida”, ya lo dije.

En todo el país, las expectativas de los españoles de un servicio rápido y un fácil acceso a los productos de consumo se va a ver deteriorado a marchas forzadas. Si no fíjense como los lineales de los supermercados aparecen vacíos al medio día –claro la gente no es tonta y va más temprano a comprar porque empiezan a ver que ya faltan cosas. Ahora hay determinados productos que empiezan a faltar (Una pista ¿han notado que hay menos plátanos de Canarias? Y ahora empiezoa ver naranjas y mandarinas autóctonas. Ambas pistas tienen que ver con el asunto del transporte en contenedores, pero eso es solo el principio). Ahora casi no se nota porque son productos muy concretos pero antes de navidades, fíjense bien, empezarán a ver estanterías vacías. Con el alza del consumo navideño todo, poco a poco, empezará a ser escaso con la consecuente subida de precios: ¡La escasez es lo que hace que los precios suban, no que la gente compre más como dicen los progretas con su idiota falacia del “Post hoc ergo propter hoc”.

En breve: Estanflación y el gran racionamiento

Mirando a USA porque es lo que nos pasará después que a ellos

En USA ya están diciendo (The Washington Post ): “Puede que los consumidores se hayan echado a perder, pero generaciones de ellos también han lidiado con algún tipo de escasez: gasolina en la década de 1970, racionamiento de alimentos en la década de 1940, viviendas en la década de 1920, cuando ciudades como Detroit estaban en auge. Ahora es nuestro turno de hacer ajustes». Observen que hay que irse a medio siglo atrás o a 70 años o hasta un siglo para estar como pronto estaremos; y ya nos lo están anunciando. A poco que udes. se despisten les mandan a la edad media y les dicen que hay que aguantarse, que esto es lo que hay: “Sostenibléense, empobrézcanse pero serán felices”.

«Y así, justo en el momento justo, las cosas se están moviendo muy rápido en estos días, en USA, The Washington Post ha publicado un artículo de uno de sus colaboradores habituales (Micheline Maynard) con un mensaje: ¡Acostúmbrense a él!» [A la carestía y la falta de suministros]

Washington Post crushed for piece calling on American consumers to lower expectations: ‘Joe Biden’s America’

Miren lo que dice la reportera porque es lo que nos va a pasar: Dice que “hemos llegado a esperar demasiado de la economía. Desde 1911, dice, hemos estado obsesionados con conseguir cosas y hacerlo rápido. Eso es estúpido”, dice ella. “La privación no es solo la nueva normalidad; así deberían ser las cosas”. Si The Washington Post publica esto es porque intuyen cuál va a ser nuestro futuro. Y por futuro no me refiero a un futuro lejano sino al año que viene.

En USA se nota una creciente tribalización de todo y de todos en los últimos 20 meses. La gente se está retirando a lo que es seguro y conocido, su barrio, sus amigos más cercanos, sus familias. El viejo mundo de la integración y la heterogeneidad está destrozado, la cultura comercial está muerta en gran parte del país y el miedo y la depresión se están convirtiendo en las emociones dominantes. (Les cuento todo esto para que vean por donde van los tiros, lo que pasa en USA termina pasando aquí)

En breve: Estanflación y el gran racionamiento

La gran privación sustituirá a la pandemia

Con la carestía de la energía y los fallos continuados en la cadena de suministros la hiperinflación y la escasez nos terminará afectando a todos sin excepción. Lo que vieron en Venezuela con los estantes vacíos y la falta de papel higiénico lo verán udes. antes o después de acabar este año 2021.

En el pasado, cuando las cosas iban mal, al menos nuestros líderes admitían que las cosas no iban tan bien, e intentaban por todos los medios solucionar el problema. ¡¡Ahora te dicen que la inflación en buena!! Y que hay que adaptarse a los tiempos. No moverán un dedo por arreglar el problema simplemente te lo endosan.

¿Problemas con el gas? Bueno, entonces cambia a electricidad – que será cada vez más cara- ¿No hay gasóleo para calefacción o es inasequible? Eso es mucho mejor para resolver el cambio climático, te dirán. Ser sostenible significa renunciar a tu comodidad de vida por salvar el planeta  ¿No hay bolsas en las tiendas? Solo trae trae la tuya. ¿No hay carne o está muy cara? Mejor no la comas que es malo por la huella de carbono que genera. Come hamburguesas vegetarianas, etc.

Esta tipología de individuos progresistas son una secta. No se oponen a la pobreza, es que quieren que vivas en ella. Piensan que ya es hora de que lo experimentemos. “La pobreza es buena para nosotros”. “La privación es necesaria”. “La inflación es prosperidad”. “Los estantes vacíos son un restablecimiento de la forma en que deberían ser las cosas”: Todo esto no les suena a la neolengua orwelliana.

Estas son personas para quienes el socialismo no fue un estrepitoso fracaso sino un triunfo en el que la gente aprendió a convertirse en una comunidad de seres que aceptan el sufrimiento y la pobreza. De hecho, están a favor del sufrimiento como forma de dominación. Es una nueva forma de ideología de izquierda que ha ganado fuerza durante décadas, y ahora están al mando para llevarla acabo.

No importa lo mal que se ponga. Nuestros líderes nunca admitirán el fracaso. Mirarán el desastre que están creando y lo llamarán éxito. Esto es lo realmente escalofriante de la crisis que se desarrolla: no creen que sea una crisis. Creen que se trata de un restablecimiento de la forma en que deberían funcionar las cosas, “su forma”, no la que casi todos nosotros queremos.

Guárdense lo que les acabo de decir porque está a la vuelta de la esquina, estas navidades. La cuesta de enero nos va a parecer un ochomil del Himalaya.

(FiN) En breve: Estanflación y el gran racionamiento

FiN

Invierno energético

Random Post ➤