El Blog de Petrusvil | Prosa Poesía

El Vaticano está dilapidando su autoridad divina

Escritor Español Petrusvil

Poeta, escritor, divulgador y analista.
02/10/2022
Tiempo de lectura 4 minutos.
El Vaticano está dilapidando su autoridad divina

Puede que no lo hayas notado, pero el Vaticano, bajo el Papa Francisco, está ocupado destruyendo los propios postulados de la Iglesia Católica sobre la autoridad divina para instruir al hombre en asuntos de fe y moral, su reclamo de ser Mater y Magister, madre y maestra. (El Vaticano está dilapidando su autoridad divina)

Mientras intenta complacer a los progresistas que lo eligieron, el Papa Francisco ha sumido a la Iglesia en la amargura y la confusión. Él ha propuesto una revisión de la enseñanza de la Iglesia sobre los sacramentos que pone los conceptos tradicionales de la virtud cristiana fuera del alcance de todos excepto de los cristianos más “heroicos”. Es una revolución teológica que no solo amenaza la coherencia de la fe católica sino que tiene el potencial de afectar a todos los cristianos.

El caso contra el Papa Francisco

Para tomar el último ejemplo, la reciente entrevista televisada del arzobispo Vincenzo Paglia, presidente de la Pontificia Academia para la Vida del Vaticano, en la que dijo que la ley que liberalizó el aborto en Italia era “ahora un pilar de nuestra vida social”. Cuando se le preguntó si estaba en debate, Paglia dijo: “Pero no, absolutamente no, absolutamente no”. Un comentarista italiano, Thomas Scandroglio, dijo: “Hemos tocado fondo. Estamos en un punto de no retorno, en la zona cero de la moralidad, la fe, la razonabilidad y la coherencia. Tenemos al presidente de una academia fundada para proteger la vida protegiendo una ley que destruye la vida”.

Esta es una imagen de la Iglesia en modo de autodemolición. Dado que Roma se ha vengado de la detestable restauración litúrgica de Benedicto XVI; no es una sorpresa ver que Roma ahora tome más medidas contra el legado de Juan Pablo II y Pablo VI en la teología moral.

No es controvertido notar que, oficialmente, la posición de la Iglesia Católica sobre la moralidad sexual y los asuntos de reproducción humana está en desacuerdo con el espíritu de esta época postmoderna. La Iglesia está en contra del aborto y la eutanasia. Está en contra del divorcio y del sexo prematrimonial. Está en contra de la fecundación in vitro. Y, lo más controvertido, en 1968 de todos los años, la Iglesia reiteró su oposición a la anticoncepción artificial en un documento llamado “Humanae Vitae” – Pablo VI

El Vaticano está dilapidando su autoridad divina

Esta era una posición que había sido común entre los cristianos confesionales hasta que la Iglesia Anglicana la abandonó en Lambeth en 1930 . Todas estas posiciones se derivan, lógicamente, de los demás compromisos morales y teológicos de la Iglesia: que nuestra capacidad reproductiva es buena. Que los niños merecen ser criados por sus padres en familias comprometidas; que todos los actos humanos, incluido el sexo, tienen un propósito no autorreferencial. Bajo Juan Pablo II, la Iglesia reafirmó que todas estas enseñanzas emanan de la ley moral. Y que están implicadas en el orden mismo de la creación, en un documento llamado Veritatis Splendor- Juan Pablo II (El esplendor de la verdad). Estos no son meros ideales propuestos por la Iglesia, y la conformidad con ellos no es un asunto de conciencia individual o algún supererogatorio. hazaña reservada sólo a los santos más especiales. Estas leyes morales son vinculantes para todos en todo momento, en todo lugar, en cualquier condición psicológica, social o cultural.

Esos dos documentos, Humanae Vitae y Veritatis Splendor, fueron vistos por los católicos conservadores como una reivindicación de las enseñanzas morales perennes de la Iglesia. Sus compromisos teológicos sobre la ley moral y la suficiencia de la gracia de Dios para ayudar a los cristianos a obedecerla. Y para consolidar esta comprensión de la moralidad y la teología en la Iglesia, el Vaticano fundó la Academia Pontificia para la Vida (PAL) en 1994. Como una especie de grupo de expertos en curso dedicado a investigar sobre nuevos temas y tecnologías biomédicas y a promover la protección de vida humana en campos biomédicos.

El Vaticano está dilapidando su autoridad divina

Pero los críticos internos de la Iglesia de Humane Vitae y Veritatis Splendor no desaparecieron. Y bajo el Papa Francisco, han capturado el impulso y las instituciones de influencia, incluso en la Academia Pontificia para la Vida. El Papa Francisco puso fin a todos los mandatos vitalicios de los miembros de la Academia en 2016, convirtiendo los nuevos mandatos en nombramientos renovables de cinco años. Eliminó el requisito de que los miembros firmen un documento prometiendo defender la vida de acuerdo con la enseñanza de la Iglesia. A principios de este año, la PAL publicó un libro, un resumen de un seminario, en el que a menudo se repudiaba la enseñanza de la Iglesia. La introducción, escrita por el arzobispo Paglia, lo presentó como un auténtico desarrollo de la doctrina cristiana y como un “cambio de paradigma”. La primera afirmación se vuelve dudosa por la credibilidad de la última.

La teología que promovieron los críticos reformuló las leyes de Dios como meros “ideales” que propone la Iglesia. Al hacerlo, en gran medida hacen “un picadillo” de la enseñanza de la Iglesia sobre el pecado, el arrepentimiento y la gracia real. Porque si todos estos son ideales, y la Iglesia simplemente está acompañando a las personas desde donde están ahora, hacia el ideal más tarde o nunca, mientras la conciencia individual de uno aprueba un acto incompleto, todas esas acciones antes entendidas como pecados se refunden como aproximaciones de el ideal. Al avanzar hacia el ideal el pecado desaparece pues basta con la intención y cesa la obligación. Jesucristo no decía «intentad haced esto» sino «haced esto», «un mandamiento nuevo os doy» …

El Vaticano está dilapidando su autoridad divinan est

Es decir se pierde la exigencia del cumplimiento por la laxitud de, tan sólo, intentarlo. Esta reescritura radical de la moralidad cristiana ya ganó aceptación en la encíclica Amoris Latetia del Papa Francisco. En la que trató de encontrar una manera de permitir que los católicos vueltos a casar volvieran a la Sagrada Comunión. En los próximos tiempos, se rumorea, que esta comprensión relativizadora de la conciencia se aplicará aún más plenamente a los asuntos de la anticoncepción en otra encíclica que está siendo preparada por miembros de la Pontificia Academia para la Vida.

Mientras se detecte una conciencia activa, ¿quién puede decir que realmente hay pecado?. Por tal entendimiento, el profeta Natán podría haber excusado al rey David por simplemente aproximarse imperfectamente a la idea del matrimonio cuando envió al esposo de Betsabé al frente para morir.

Bajo Francisco, la Iglesia está tratando de tragarse su propia cola. De usar la autoridad extraordinaria concedida a los Apóstoles y a Pedro para cuestionar la propia misión divina de la Iglesia. Si incluso la Iglesia Católica ya no puede decirnos lo que está bien y lo que está mal, entonces es que el relativismo moral ha ensuciado el mensaje de Jesucristo.

El Vaticano está dilapidando su autoridad divina

FiN

Sinteticemos el cristianismo que falta hace

Random Post ➤