El Blog de Petrusvil | Prosa Poesía

El fanatismo climático analizado desde el Nasdaq

Escritor Español Petrusvil

Poeta, escritor, divulgador y analista.
10/12/2022
Tiempo de lectura 3 minutos.
El fanatismo climático analizado desde el Nasdaq

El fanatismo climático analizado desde el Nasdaq

En los meses de preparación para el gran juerga de fanáticos del clima (COP27) celebrada en Sharm el Sheikh (Egipto) hace unas semanas, los políticos, las ONG y los principales medios de comunicación han hecho todo lo posible para ocultar una verdad incómoda que nos asolará durante mucho tiempo: la brutal recesión económica hacia la que nos han llevado las políticas climáticas en nuestros países. (El fanatismo climático analizado desde el Nasdaq)

Esta verdad innegable. Se puede ver claramente al observar el Nasdaq, un indicador bastante bueno del estado de la economía y de la gravedad de los acontecimientos recesivos:

El gráfico que se muestra arriba asimilarse al gráfico de la fiebre de un paciente hospitalizado. Es un indicador bastante bueno del estado actual de la economía que refleja los altibajos económicos y su gravedad de los mismos.

Podemos identificar claramente tres contratiempos importantes vinculados a eventos muy específicos durante los últimos 20 años. Si comparamos la diferencia relativa entre el valor máximo y mínimo antes y después de cada evento, respectivamente podemos deducir su gravedad. Esto produce los siguientes resultados:

Crisis subprime: Caída -24 %, duración 4 meses 10 días

Cierres Covid: Descenso -30 %, duración 1 mes

Crisis energética: Descenso -16 %, duración 3 meses

Guerra Ucraniorusa: Disminución -23 %, duración 9 meses y contando…

Las dos últimas de la lista deben verse como un grupo unido en el que los aspectos de la energía/economía y la guerra se han entrelazado inextricablemente. La guera ucranio rusa supuso un endurecimiento de la crisis energética por la disminución del flujo de gas natural y petróleo procedente de Rusia. Este clúster ha logrado hasta ahora una reducción del valor combinado del Nasdaq de hasta un 36 %, con diferencia la caída más fuerte de las últimas dos décadas.

Así pues, la consecuencia obvia de esta guerra es el agravamiento de una situación ya grave provocada inicialmente por la crisis energética autoinfligida que comenzó a pesar en el gráfico Nasdaq desde el 21 de noviembre de 2021, tres meses antes de que estallara el conflicto ucraniano.

La razón subyacente – el principal motivo- ha sido la política de Occidente de castigar a las empresas que exploran y extraen combustibles fósiles. Y eso lo han hecho restringiendo su acceso al mercado financiero a estas empresas. La política ESG: Promueve las Inversiones ecosostenibles expulsando del mercado de la inversión a las empresas que no cumplen los criterios ESG) .

La escasez resultante de carbón, petróleo y gas natural resultó inevitablemente en el aumento vertiginoso de sus precios. Con empresas y estados tratando desesperadamente de asegurar el suministro necesario de estas fuentes de energía vitales. No es de extrañar que estos precios literalmente explotaran cuando Occidente decidió boicotear a uno de los mayores exportadores de combustibles fósiles: Rusia. Pero no por mucho. Mientras tanto, los precios han mostrado profundas caídas no solo para el petróleo y el gas, sino también para la mayoría de los productos minerales, aunque siguen estando altos.

La recesión ha modificado, a la baja, las expectativas del mercado.

La razón de esta desconcertante tendencia, a primera vista, es que los mercados relacionados ahora anticipan una recesión larga y severa. Se ha reducido la actividad industrial por la carestía energética pero con una mayor reducción de la demanda – mayor que reducción de la oferta- de todo tipo de productos básicos, debido a la alta inflación, han arrastrado los precios a la baja. La gravedad de la situación se destaca por el hecho de que incluso una reducción notable de la producción por parte de la OPEP+ no ha impedido que los precios del petróleo caigan por debajo de los 80 dólares estadounidenses por barril.

El fanatismo climático analizado desde el Nasdaq

Esta combinación de una política energética ferozmente ambientalista equivocada junto con una guerra, que no muestra signos de acabar, es una mezcla tóxica que puede amenazarnos a todos.

En plena recesión, agravada por el conflicto, Estados Unidos y Europa están inmersos en una feroz competencia para determinar “quién será capaz de arruinar su economía primero”. Están invirtiendo miles de millones en inversiones sin sentido para «salvar el clima» que no son más que activos varados «instantáneos».

Y peor aún: sin inmutarse siquiera por la caída en el valor de las acciones que pone en riesgo los planes de pensiones de EE.UU., la administración Biden está a punto de desencadenar una guerra comercial masiva con Europa y otros aliados a través de esquemas de proteccionismo «verdes» como los subsidios para automóviles eléctricos. Elon Musk debe estar muy contento.

El fanatismo climático prosigue su senda hacia la destrucción de la mayor riqueza económica que el mundo ha conocido desde el inicio de los tiempos.

El fanatismo climático analizado desde el Nasdaq

FiN

El Geólogo Rutherford nos explica la farsa del cambio climático

Random Post ➤