El Blog de Petrusvil | Prosa Poesía

El bluff de la Ayuda Externa a los países en desarrollo

Escritor Español Petrusvil

Poeta, escritor, divulgador y analista.
02/12/2021
Tiempo de lectura 6 minutos.
El bluff de la Ayuda Externa a los países en desarrollo

Tabla de contenidos

Sería muy conveniente repensar las iniciativas estatales, de organismos internacionales y de ONG´s de Ayuda Externa. La ayuda externa es, en el mejor de los casos, cuestionable, y el impacto práctico de la ayuda en algunas de las economías más pobres del mundo bien puede calificarse como perjudicial. También es problemática la entrega de las ayudas y el impacto negativo de la ayuda extranjera en la difusión de la democracia al instituirse una corrupción generalizada tanto en los emisores como en los receptores de las ayudas. (El bluff de la Ayuda Externa a los países en desarrollo )

La ayuda extranjera no ha ayudado a África a desarrollarse y tampoco ha impulsado la democracia. En este artículo he resumido en ocho puntos los efectos negativos o contraproducentes de las Ayudas Exteriores al desarrollo.

El bluff de la Ayuda Externa a los países en desarrollo

La Ayuda es el medio holgado de vida de las personas que la gestionan lo que sesga sus decisiones

La ayuda oficial se desembolsa de muchas formas. La Unión Europea, por ejemplo, presta ayuda a través del Comisario Europeo de Desarrollo y Ayuda Humanitaria. Pero los Estados miembros de la UE también tienen sus propias agencias de ayuda. Los europeos también tienen una voz fuerte que las promueven en las juntas directivas del Banco Mundial y el FMI, que también desembolsan ayuda. Además de esos organismos oficiales, se ha producido un aumento cancerígeno del número de organizaciones no gubernamentales que promueven la ayuda (ONG´s), que también reciben y desembolsan el dinero de los contribuyentes occidentales.

La «industria de la ayuda» proporciona un medio de vida holgado a muchos miles de personas. En consecuencia, un gran porcentaje del dinero gastado en ayuda extranjera se destina a cubrir los gastos generales, incluidos la administración, los viajes y el alojamiento. El dinero gastado en burocracias de ayuda crea incentivos perversos. «Tenemos que aprovechar esta hambruna para ampliar nuestro programa regular», argumentó un funcionario de ayuda en África. Vio el hambre y la pobreza como «una oportunidad de crecimiento de su negocio». Cualesquiera que fueran las intenciones originales los programas de ayuda se habían convertido en un fin en sí mismos.

El bluff de la Ayuda Externa a los países en desarrollo

La exagerada cantidad de organismos donantes aumenta la burocracia del país receptor

Tratar con enjambres de donantes y organismos de ayuda, todos los cuales requieren cierto grado de atención, supone una enorme presión para las burocracias africanas. El tiempo y los esfuerzos dedicados a atender las necesidades de los donantes extranjeros en lugar de concentrarse en la población han sumido en la corrupción a los gobiernos africanos.

Además, la prestación eficaz y eficiente de ayuda por una multitud de agentes ha resultado ser de una anarquía insuperable. A menudo, ha resultado en una «duplicación» de sus esfuerzos. En Etiopía, por ejemplo, los funcionarios del gobierno pasan la mitad de su tiempo gestionando «reuniones de coordinación» con multitud de ONG´s, Organismos Internacionales de Ayuda y donantes bilaterales.

El bluff de la Ayuda Externa a los países en desarrollo

La agendas ideológicas de los donantes fuerzan experimentos sociales con el receptor

Además, muchos donantes extranjeros tienen sus propias agendas que pueden ser perjudiciales para el bienestar de las mismas personas que se supone que deben estar allí para ayudar. Los modernos misioneros de las ayudas han encontrado en África un terreno fértil para experimentos sociales que nunca serían aceptados en sus países de origen.

Tanzania, por ejemplo, aun se está recuperando de un intento de planificar centralmente la economía, llamada política de colectivización «Ujaama» que fue financiada por un importe de 10 mil millones de dólares por los gobiernos socialistas de los países escandinavos durante veinte años hasta 1980. Del mismo modo, algunas ONG occidentales, como Oxfam, han instado a los países africanos a no liberalizar sus economías, a pesar de que existe un consenso general entre los académicos de que el libre comercio es una fuente importante de crecimiento económico y prosperidad.

El bluff de la Ayuda Externa a los países en desarrollo

La corrupción de los organismos donantes y de los gobiernos receptores desvía más del 30% o más de las ayudas

Parte de la ayuda termina en los bolsillos de los burócratas del gobierno en lugar de llegar a los beneficiarios previstos. Durante un panel de 2012 sobre política económica y social, el entonces Presidente del Banco Mundial, Ban Ki-moon, afirmó que el 30 por ciento de la ayuda al desarrollo «no llegó a su destino final«.

Un cable filtrado de 2009 de la embajada de Estados Unidos en Nairobi reveló que 1.3 millones en ayuda para escuelas fueron «malversados» y otros 17.3 millones en libros de texto se «perdieron» al ser manejados por funcionarios del gobierno.

El bluff de la Ayuda Externa a los países en desarrollo

La ayuda incentiva en el receptor el ser favorecido y no aumenta la productividad del país

La ayuda también fomenta la búsqueda de rentas (Aquí en PDF) a modo de “limosnas” en los países receptores. Los grupos de interés especial y los individuos receptores de las ayudas centran sus esfuerzos no en mejorar su productividad, sino en presionar a los funcionarios del gobierno para ser favorecidos en el acceso a la ayuda. De esa manera, la ayuda reduce el crecimiento económico potencial y fomenta la corrupción y los conflictos políticos.

Además, al transferir recursos a los proyectos favorecidos bajo mano por los funcionarios del gobierno, se socava la competencia entre los productores nacionales. Como resultado del favoritismo del gobierno, los consumidores nacionales quedan cautivos de las empresas que proporcionan bienes y servicios de mala calidad y caros.

El bluff de la Ayuda Externa a los países en desarrollo

La ayuda socava la competitividad del país receptor

Del mismo modo, la ayuda puede socavar la competitividad internacional de las exportaciones africanas al fortalecer artificialmente la moneda nacional por «las entradas de ayuda en divisas que tienen efectos adversos sistemáticos en la competitividad del país receptor de las mismas – y esto es una obviedad económica de perogrullo-, esto se refleja en una disminución de la participación de las industrias de gran intensidad de mano de obra del sector manufacturero y estos efectos se derivan de la sobrevaloración del tipo de cambio real causada por las entradas de pagos de las ayudas.

Pero lo peor de todo es la poca transparencia y la ausencia de rendición de cuentas y de retroalimentación (Aquí en PDF) en cuanto a la medición de la eficacia real de las ayudas. Muy pocos organismos de ayuda y prácticamente nadie es directamente responsable de los resultados concretos obtenidos. Las evaluaciones independientes de la eficacia de los esfuerzos de los donantes para aliviar la pobreza o detener la propagación de enfermedades, por ejemplo, son rarísimas. Además, las instituciones donantes habitualmente determinan lo que suministrarán sin tener nada en cuenta lo que realmente se necesita. Este enfoque organizacional de arriba hacia abajo ha fracasado estrepitosamente en paliar la pobreza en África, donde la rendición de cuentas de los gobiernos es paupérrima y las deficiencias institucionales son cuantiosas.

El bluff de la Ayuda Externa a los países en desarrollo

La ayuda no democratiza los países sino que sostiene los regímenes dictatoriales existentes

Pero, ¿consigue la ayuda, a pesar de ello, promueve la democracia? Muchas personas, incluido el ex secretario general de la ONU, Kofi Annan, han argumentado que sí. Sin embargo, investigadores del Banco Mundial no encontraron evidencia de que la ayuda promoviera la democracia desde 1975 al año 2000. De hecho, las instituciones de ayuda han financiado habitualmente algunos de los regímenes más dictatoriales del mundo. Según un estudio (Aquí en PDF), » Los 25 gobiernos más antidemocráticos del mundo (de los 199 países que el Banco Mundial calificó de democracia) recibieron una suma de 9 mil millones de dólares en ayuda extranjera en 2002. Del mismo modo, los 25 países más corruptos del mundo recibieron 9.4 mil millones en ayuda extranjera en 2002.”

Otras investigaciones van más allá, sugiriendo que la ayuda puede perjudicar el desarrollo democrático en los países en desarrollo. Ese puede ser el caso por varias razones. La ayuda ayuda a socavar la responsabilidad democrática, porque los gobiernos africanos se encuentran cada vez más supeditados a los donantes, no ante la gente necesitada de las ayudas. Las propuestas de gasto público, por ejemplo, asignan los fondos de acuerdo con el asesoramiento de expertos extranjeros en lugar de los deseos de los posibles receptores.

El bluff de la Ayuda Externa a los países en desarrollo

La ayuda fomenta el gasto militar y arma las guerras civiles y tribales.

Dado que la ayuda es fungible, ayuda a algunos gobiernos receptores a liberar recursos para compras militares que de otro modo se gastarían en carreteras y educación, por ejemplo. Consideremos la reciente contribución del Banco Mundial de 180 millones de dólares para la construcción del oleoducto Chad-Camerún. Temiendo que los ingresos del petróleo se malgastaran, el Banco Mundial consiguió que el gobierno chadiano se comprometiera a gastarlos en educación, salud e infraestructura. ¿Cuál fue el resultado? «Los primeros 4 4.5 millones recibidos como bono de firma de las compañías petroleras se utilizaron para comprar armas (Aquí en PDF)—y se estima que hasta 1 12 millones pueden ser desviados para comprar armas.”

De hecho, el profesor Paul Collier de la Universidad de Oxford encontró que » algo así como el 40 por ciento del gasto militar de África se financia inadvertidamente con ayuda.»La ayuda también puede fomentar la competencia armada por los recursos. Hay algunas pruebas, por ejemplo, de que la guerra civil de Somalia se prolongó debido a la competencia entre diferentes facciones por las grandes cantidades de ayuda alimentaria que recibía el país.

El bluff de la Ayuda Externa a los países en desarrollo

Conclusión

Un número creciente de africanos cuestiona los efectos de la ayuda extranjera en el crecimiento económico y la democracia en África. El presidente Paul Kagame de Ruanda, por ejemplo, ha instado a los africanos a «ser honestos sobre las consecuencias de la dependencia de la ayuda», ya que «lo que realmente importa para la transformación socioeconómica es el capital privado.»Ha pedido a los gobiernos africanos que creen entornos políticos en los que los empresarios puedan prosperar. Otros, como el periodista ugandés Andrew Mwenda, han señalado el impacto político negativo de la ayuda.

Según Mwenda, «la ayuda extranjera está proporcionando al gobierno una fuente independiente de ingresos’ no ganados’. Esto permite al gobierno evitar rendir cuentas a los ciudadanos de Uganda. Desafortunadamente, cuando Mwenda se pronunció en contra de más ayuda en la Conferencia TED de 2007, el enfurecido músico irlandés Bono interrumpió a Mwenda con gritos de » Bollocks!» y «Eso es mentira.”

La ayuda no sólo no ha logrado generar crecimiento en África. Tampoco ha ayudado a la democracia. Los donantes occidentales, incluido el Reino Unido, deberían reevaluar su compromiso de seguir desembolsando ayuda al continente.

(FiN) El bluff de la Ayuda Externa a los países en desarrollo

FiN

SOURCE: The questionable economics of foreign aid By Marian L. Tupy

La redistribución forzada de la riqueza nos empobrece

Random Post ➤