El Blog de Petrusvil | Prosa Poesía

AntiCapitalismo – Residuo de la Edad de Piedra

Escritor Español Petrusvil

Poeta, escritor, divulgador y analista.
30/11/2021
Tiempo de lectura 6 minutos.
El AntiCapitalismo - Residuo de la Edad de Piedra

El libre mercado o «capitalismo»

El libre mercado, o, para usar un término más vilipendiado, capitalismo, produce más riqueza y estándares de vida más altos;que cualquier otro sistema económico que la humanidad haya concebido e implementado. Las diferencias en el desempeño económico entre Corea del Sur y Corea del Norte; Alemania Occidental y Oriental; Chile y Venezuela; Botswana y Zimbabwe, por no hablar de los Estados Unidos y la Unión Soviética, hablan por sí solas. A pesar de ese hecho generalmente reconocido, el capitalismo nunca ha gozado de buena prensa a lo largo de los tiempos. De hecho, ha sido todo lo contrario. ( AntiCapitalismo – Residuo de la Edad de Piedra )

Como dijo el comentarista y clasicista retirado Steven Farron: “Ha habido innumerables partidos políticos que se han denominado a sí mismos socialistas. En la historia del mundo, nunca ha habido un solo partido político llamado capitalista. Ni siquiera hay un nombre para un partidario del capitalismo. Un socialista defiende el socialismo; un demócrata defiende la democracia. Pero un capitalista es alguien que posee y manipula el capital”.

¿Por qué? La razón principal de la lucha constante para preservar la libertad del mercado es que el capitalismo se roza con partes importantes de la naturaleza humana. Como Jerome H. Barkow, Leda Cosmides y John Tooby lo pusieron en su libro de 1992 The Adapted Mind: Evolutionary Psychology and the Generation of Culture:

“Lo que pensamos como toda la historia humana- desde, digamos, el ascenso de las civilizaciones Shang, Minoica, Egipcia, India y Sumeria y todo lo que damos por sentado como partes normales de la vida — agricultura, pastoreo, gobiernos, policía, saneamiento, atención médica, educación, ejércitos, transporte, etc.- son todos los productos novedosos de los últimos 3.000 años».

AntiCapitalismo – Residuo de la Edad de Piedra

Nuestro pasado cazador-recolector ayuda a explicar la oposición a los mercados libres.

En contraste con esto, nuestros antepasados pasaron los últimos dos millones de años como cazadores-recolectores del Pleistoceno; y, por supuesto, varios cientos de millones de años antes de eso como un tipo de recolector u otro. Estos períodos relativos son importantes porque establecen qué conjunto de ambientes y condiciones;definieron los problemas adaptativos con los que la mente fue formada para hacer frente a las condiciones del Pleistoceno, en lugar de condiciones modernas”.

Entre las características relevantes psicológicas que los seres humanos desarrollaron en el Pleistoceno estaba nuestra propensión hacia el tribalismo,;el igualitarismo y el pensamiento de suma cero. Evolucionamos en pequeñas bandas compuestas de 25 a 200 individuos. Todos nos conocíamos y estábamos relacionados unos con otros. Todos sabían quién contribuía a la supervivencia de la banda y quién eludía sus responsabilidades. Los tramposos y los “free riders” eran blancos de la ira y, a veces, del castigos a la vez que perdían valiosos socios cooperativos. Estos últimos trabajarían con individuos más confiables y generosos.

En tales grupos tribales, compartir la comida era lo común. Eran seminómadas por lo cual no almacenaban alimentos para consumir en épocas de escasez; no era práctico para las personas seminómadas trasegar con tantos comida a cuestas. Así, cuando los cazadores o recolectores adquirían más comida de la que sus familias podían consumir,;la «almacenaban» en forma de obligaciones sociales, es decir,; la compartían con otros miembros de la banda, con la expectativa de que el favor sería devuelto en el futuro.

La suerte jugó un papel importante en el éxito de la caza. Los cazadores que habían trabajado duro a menudo volvían a casa sin nada. Así que la carne se compartió ampliamente dentro de la banda como una forma de soslayar el riesgo y amortiguar el hambre. Cuando el esfuerzo jugó un papel más importante en el éxito del “forrajeo”,;como lo hizo con la recolección de muchos alimentos vegetales, el intercambio se volvió más específico. En estos casos, los alimentos recolectados se compartieron principalmente dentro de la familia y entre grupos de reciprocidad específicas.

Además, la cantidad de posesiones personales estaba limitado;porque nuestros antepasados no podían llevarlo sobre sus espaldas a medida que se trasladaban de un lugar a otro. En otras palabras, la acumulación de la desigualdad de la propiedad y la riqueza no eran una preocupación importante.

También, como otros animales, hemos evolucionado para formar jerarquías de poder; la supervivencia y la capacidad de un individuo para transmitir sus genes se mejoraban;si podía elevarse dentro de un grupo y controlar el acceso a mayores recursos. Pero los humanos también evolucionaron a la hora de formar coaliciones,;en las que los individuos menos dominantes o más débiles cooperaron para derrotar por su número a los más fuertes y exitosos.

En un mundo sin especialización ni comercio, las ganancias desproporcionadas de una banda a menudo se producían a expensas de las otras. Al formar coaliciones agresivas, los hombres podían expandir el territorio de recolección de su banda o ganar más esposas cooperando para acabar con hombres de otras bandas.

AntiCapitalismo – Residuo de la Edad de Piedra

El pasado cazador-recolector ayuda a explicar la oposición a los mercados libres.

La psicología del cazador-recolector ayuda a explicar nuestras actitudes contemporáneas hacia el alcance y la libertad del mercado. Consideremos, por ejemplo, la prestación de atención de salud. Cuando un cazador enfermaba o se lesionaba, no podía seguir cazando. Su enfermedad o lesión era un doble golpe para la banda. No solo el cazador afectado dejaba de contribuir a la supervivencia de la tribu, sino que también se volvía dependiente y necesitaba ser alimentado y cuidado, con la expectativa de que no se podía garantizar que un cazador lesionado pudiera volver a cazar.

Así que los humanos se beneficiaron a medida que evolucionaron en la capacidad de ser compasivos y se rodeaban de individuos cariñosos. Los sentimientos de compasión y los actos de cuidado contrastan con los intercambios calculados y en busca de ganancias en el mercado. Los empleadores, por ejemplo, tienden a pagar salarios y proporcionar beneficios a sus empleados no porque se preocupen por el bienestar de sus empleados, sino porque quieren ganar dinero – una creación de valor que aumenta el número de bienes disponibles, expande el mercado y la riqueza-. En otras palabras, el empleador busca que la productividad del empleado superara al costo de la remuneración del empleado.

Los intercambios de mercado, entonces, son signos de distancia social; mientras que la enfermedad o la lesión activa nuestras intuiciones de cazadores-recolectores sobre ayudar a otros. La noción de la medicina socializada como solución al problema de la mala suerte,;que suele ser la causa de enfermedad o lesión, satisface esas intuiciones.

Por el contrario, la noción de atención de la salud basada en el mercado ,como otra del dinero como medio de pago, o de la propiedad como medio;de creación de riqueza en los intercambios, es completamente contraintuitiva, lo sigue siendo incluso si se puede demostrar que las personas obtienen un mejor sistema de salud,;o mejores intercambios o más capacidad de generar riqueza basado en el mercado, en cada caso.

AntiCapitalismo – Residuo de la Edad de Piedra

El orden extenso y el orden grupal deben convivir

En resumen, la psicología humana que evolucionó cuando nuestros antepasados vivían en pequeños grupos de cazadores-recolectores nos preparó para hacer frente a un mundo de cooperación e intercambio personal pero en pequeñas comunidades, sin embargo, no nos preparó para hacer frente a un mundo de cooperación e intercambio impersonales entre millones de personas (es decir, una economía avanzada típica) o miles de millones de personas (es decir, la economía global).

En cierto modo, la complejidad de la economía moderna supera la capacidad de nuestras mentes de la Edad de Piedra para comprenderla. Sin embargo, es esa transición, de la simplicidad personal a la complejidad impersonal, la que hace que el capitalismo sea tan eficaz para producir gran riqueza.

Para complicar las cosas, el mercado global permite a las personas emprendedoras creadoras de valor añadido (suma mayor que cero) acumular más riqueza de la que podrían acumular dentro de pequeñas comunidades. Esa desigualdad de riqueza resultante choca con nuestras predisposiciones igualitarias heredadas de la tribu y nuestro pensamiento arcaico de suma cero.

Finalmente, nuestro tribalismo ayuda a explicar por qué, incluso cuando consentimos comerciar con otras naciones, a menudo seguimos resentidos y recelamos de que prosperen a nuestro costa, cuando la realidad es que todos ganan en un juego de ganamcia neta para ambas partes.

Entender el capitalismo — y mucho menos apreciar sus beneficios- requiere que todos distinguamos entre lo personal y lo impersonal, entre lo simple y lo complejo, y entre lo limitado y lo extendido. O, como siempre perspicaz Friedrich Hayek, lo expresó:

“Parte de nuestra dificultad actual es que debemos ajustar constantemente nuestras vidas, nuestros pensamientos y nuestras emociones, para vivir simultáneamente dentro de diferentes tipos de órdenes de acuerdo con diferentes reglas. Si tuviéramos que aplicar las reglas no modificadas, no perturbadas del microcosmos (es decir, de la pequeña banda o tropa, o de, digamos, nuestras familias) al macro-cosmos (nuestra civilización más amplia), como nuestros instintos y anhelos sentimentales a menudo nos hacen desear hacer, lo destruiríamos. Sin embargo, si aplicáramos siempre las reglas del orden extendido a nuestras agrupaciones más pequeñas o íntimas, las aplastaríamos. Así que debemos aprender a vivir en dos tipos de mundo a la vez”.

AntiCapitalismo – Residuo de la Edad de Piedra

Conclusión:

Lograr un equilibrio entre esos dos conjuntos de normas – extensa y privada o grupal- es una tarea difícil, y a menudo no lo hacemos. Cuando fallamos — como, más recientemente, en Venezuela- los resultados pueden ser catastróficos. El colapso predecible del «socialismo del s. XXI» de Venezuela debería proporcionar una advertencia a las generaciones futuras sobre la lacra de socialismo; sin embargo, dada nuestra incapacidad para aprender de los fracasos socialcomunistas tan próximos temporalmente como los del s. XX, es poco probable que se preste atención a esta grave asunto. Cabe sospechar que la defensa de los mercados libres seguirá siendo, gracias a las predisposiciones de la mente de la Edad de Piedra, una lucha interminable.

Como núcleo básico de referencia, podemos decir que la familia es el grupo humano que mejor ha sabido conjuntar el orden extenso con el orden grupal, el intercambio impersonal con el solidario.

AntiCapitalismo – Residuo de la Edad de Piedra

FiN

No pongamos límites al hombre –Segunda Parte-: El maraviloso vínculo entre ideantes y socializantes


Random Post ➤