El Blog de Petrusvil | Prosa Poesía

Vacunación mundial: Crimen de lesa humanidad

Escritor Español Petrusvil

Poeta, escritor, divulgador y analista.
16/02/2022
Tiempo de lectura 7 minutos.

Vacunación mundial: Crimen de lesa humanidad

Tabla de contenidos

La decisión de la aprobación de las vacunas ARNm por vía de urgencia y la campaña mundial de vacunación fue una decisión política a ciegas; y, por lo tanto, un crimen de lesa humanidad por tratarse de un experimento mundial. La decisión se tomó sin analizar la auténtica relación riesgo-beneficio; porque se desconocían los lesivos efectos secundarios al no haberse completado el protocolo de aprobación completo que dura entre 5 y 10 años; y se hizo en menos de un año. (Vacunación mundial: Crimen de lesa humanidad)

Vacunación mundial: Crimen de lesa humanidad

Actualización: Exceso de mortalidad primer semestre del 2022

En poco más de un año se ha vacunado la mitad del planeta

Desde las últimas semanas de 2020 hasta el 1 de febrero de 2022,;más del sesenta por ciento de la población mundial recibió vacunas contra el Covid-19. En las naciones del primer mundo esa cifra asciende a más del 80%

Esto significa que en un período cortísimo de poco más de un año;más de 4.700 millones de personas han recibido al menos una vacuna contra la Covid y decenas de millones han recibido hasta 4 dosis.

El primer ensayo clínico de vacunas ARNm fue en Alemania en abril de 2020 con la Pfizer-BioNTech. El primer país en autorizar la vacuna en la población general fue Reino Unido. El Reino Unido emitió su autorización el 2 de diciembre de 2020, y este movimiento fue seguido en cascada por muchas otras naciones. Estados Unidos emitió su autorización de uso de emergencia el 11 de diciembre.

Vacunación mundial: Crimen de lesa humanidad

Aprobadas de urgencia en 8 meses vs los 5 años necesarios

Esto significa que la campaña mundial masiva de vacunación, que rápidamente alcanzó un tinte frenético,;se lanzó en menos de 8 meses de jisde el inicio de los ensayos clínicos. Administrar una vacuna a la población en general dentro de un período de prueba tan exiguo no tiene precedentes en los anales de la medicina.

Para determinar la seguridad de una vacuna, se deben realizar pruebas exhaustivas a largo plazo. El proceso supone ensayos clínicos en varias fases y estudios de observación que incluyen un gran número de sujetos durante años. Este proceso minucioso y complicado tarda entre 5 y 10 años en desarrollarse. 

En palabras de la John Hopkins: «El cronograma típico de desarrollo de una vacuna toma de 5 a 10 años ,;y a veces más , para evaluar si la vacuna es segura y eficaz en los ensayos clínicos,;completar los procesos de aprobación regulatoria y fabricar la cantidad suficiente de dosis de la vacuna para una distribución generalizada”.

Sólo después de completar satisfactoriamente este régimen protocolario, una vacuna puede considerarse razonablemente segura para la administración masiva al público en general.

Sin embargo, incluso la finalización de este largo procedimiento no garantiza que una vacuna llegue a ser completamente segura. Después de recibir la aprobación total, las vacunas continúan siendo monitorizadas a conciencia;para detectar eventos adversos en caso de que algún defecto de la vacuna haya escapado al control durante la fase de prueba de varios años. Hubo una serie de vacunas que se retiraron del mercado después de recibir la aprobación total por problemas de seguridad imprevistos; como fueron los casos de las vacunas contra el rotavirus, la enfermedad de Lyme y la tos ferina de células enteras, entre otros.

Por lo tanto, para que una vacuna se declare justificadamente como;“completamente segura”, debe someterse al menos a 5 años de pruebas intensivas en ensayos clínicos; y luego a varios años de seguimiento a medida que se administra en poblaciones en general. Por eso la administración nunca se hace tan rápido como esta vez se ha hecho y desde luego jamás a toda la población mundial; porque siempre hay casos de vacunas que una vez aprobadas tienen que retirarse por efectos adversos no deseados.

Las vacunas contra el covid, sin embargo, se declararon “completamente seguras” en menos de 8 meses después del inicio de los ensayos clínicos en humanos. En el cronograma del ensayo de vacunas, el mes 8;se encuentra en el inicio de la Fase II del régimen de un ensayo clínico de tres etapas.

Vacunación mundial: Crimen de lesa humanidad

El eslogan ‘completamente seguras y efectivas’

La afirmación de que las vacunas contra el covid eran “completamente seguras” era, por lo tanto, completamente injustificada y sin fundamento. Quienes hicieron esta afirmación se involucraron en un acto deliberado e inconcebible de engaño público: Actuaron conforme la figura delictiva de prevaricación. 

Y, sin embargo, esta afirmación se usó como base para una campaña mundial, en la que a más de la mitad de los habitantes de la Tierra se les inyectaron fármacos experimentales que no se sometieron a las pruebas completas .

La frase “seguro y efectivo” se convirtió en el eslogan de facto de los gobiernos en todo el planeta. Creyendo y confiando que las vacunas eran «completamente seguras»,;miles de millones de personas voluntariamente, e incluso con entusiasmo, hicieron cola para recibir sus inyecciones de ARNm.

No hace falta decir que no todos estaban dispuestos a aceptar la propaganda oficial. Sin embargo, haciendo caso omiso de todas las objeciones razonables, la OMS y muchos gobiernos decidieron que la vacunación universal era su objetivo. Y decidieron que era necesario coaccionar a los que no querían, incluso estigmatizarlos como «antivacunas» o limitando sus derechos de movilidad con el pase sanitario. Todo esto lo buscaron a través de mandatos de vacunas directas y pasaportes covid; que fueron diseñados para forzar a los indecisos a someterse a pincharse so pena de ser excluidos de las actividades cotidianas de la vida social.

Los funcionarios gubernamentales y de salud pública justificaron este enfoque drástico afirmando repetidamente que las vacunas eran «completamente seguras» y efectivas; y por eso estaba bien forzar las inyecciones incluso en aquellos que no querían recibirlas.

El reclamo “seguro y eficaz” se utilizó así como un medio de seducción y coerción;para la cruzada de vacunación contra el covid en todo el planeta.

Vacunación mundial: Crimen de lesa humanidad

Según el protocolo habitual hasta abril de 2024 no se hubiera podido decir que eran “seguras y efectivas”.

Tenemos que hacer una pausa aquí y contemplar la barbaridad de lo que los vacunadores han hecho. A menos de 22 meses del inicio de los ensayos clínicos, han logrado inocular a más de la mitad de la humanidad sus productos experimentales e inadecuadamente probados. Si las cosas se hubieran hecho correctamente, en este momento los desarrolladores de la vacuna se habrían estado preparando para la Fase III de los ensayos clínicos. Esta etapa se desarrolla habitualmente entre los 24 y 48 meses posteriores al inicio del proceso de validación de, al menos, 5  años. Así expñica la Johns Hopkins esta etapa:

“Los ensayos clínicos de fase III son fundamentales para comprender si las vacunas son seguras y efectivas”.

La Fase III es donde nos encontratíamos ahora en la línea de tiempo del desarrollo de vacunas si se hubiera seguido su curso normal; pero para las vacunas contra el Covid las pruebas de la Fase III no se están realizando a un grupo de voluntarios preseleccionado sino en la población mundial. ¡Tremendo! 

Los miles de millones que han sido atraídos y obligados a participar en este experimento no han sido informados fiel y honestamente de la verdad, es decir, que las vacunas contra el covid no se han sometido a las pruebas y pruebas adecuadas y que su perfil de seguridad no se pudo establecer con ninguna nivel de precisión adecuado. En cambio, les han mentido mintieron y les han dicho que las vacunas eran “completamente seguras”.

Según el cronograma normal, los ensayos de la Fase III de las vacunas contra el covid se completarían en abril de 2024. Si esta fase transcurriera sin problemas, abril de 2024 sería lo más pronto que alguien podría comenzar a decir justificadamente que las vacunas contra el covid son “seguras y efectivas”.

Es tan sorprendente como aterrador que se permitiera llevar a cabo esta campaña de vacunación a gran escala y ultrarrápida con sustancias insuficientemente probadas a pesar de que las inyecciones eran de una nueva tecnología (ARNm) de transferencia de genes que nunca antes había sido probada. Debido a tratarse de una tecnología novedosa, estas ‘vacunas’ deberían haberse abordado con gran precaución y probado con la máxima minuciosidad y rigor. Sorprendentemente, no se hizo así. Muy por el contrario, se prescindió casualmente de algunos de los componentes más importantes de la rutina habitual de validación.

Unos catorce meses después de esta operación de inyección a escala mundial, es obvio que la afirmación de que las vacunas son «completamente seguras» no solo no tenía fundamento, sino que era completamente falsa.

Vacunación mundial: Crimen de lesa humanidad

Los datos VAERS de graves efectos secundarios

Poco después de que comenzara la vacunación, comenzaron a llegar informes de reacciones adversas graves y muertes. Consulte el cuadro a continuación que muestra la explosión de informes de muerte en la base de datos VAERS

del gobierno de EE. UU . Esta explosión comenzó a fines de 2020, que fue cuando los vacunadores comenzaron a administrar sus productos COVID al público en general.

Vacunacion mundial: Crimen de lesa humanidad

En un par de meses, los informes de muerte obtenidos por las inyecciones de ARNm superaron el recuento récord de cualquier otra vacuna en el historial de la base de datos VAERS. En menos de un año el número de muertes relacionadas con las vacunas Covid superó el total de muertes registradas con todas las demás vacunas en los últimos treinta años.

Vacunacion mundial: Crimen de lesa humanidad

Este es un recuento espantoso para las vacunas que se suponía que eran «completamente seguras».

Aunque los vacunadores trataron de ocultar y minimizar los devastadores efectos secundarios de su producto, la realidad no pudieron ocultarla. La miocarditis y la pericarditis se convirtieron en consecuencias bien documentadas de los pinchazos de Pfizer y Moderna.

Vacunación mundial: Crimen de lesa humanidad

Los graves y mortales efectos secundarios

En diciembre del año pasado, los científicos de Astra Zeneca finalmente admitieron algo que se sabía desde hacía muchos meses, es decir, que su vacuna estaba causando coágulos de sangre mortales.

Tratando de suavizar lo más posible la noticia, este es el titular con el que el Mail Online anunciaba este nefasto hecho:

AstraZeneca descubre lo que desencadena los coágulos de sangre después de su inyección: la vacuna actúa como un imán y atrae plaquetas que el cuerpo confunde con una amenaza y ataca

Uno puede hacerse una idea de cuán peligrosas y mortales son estas vacunas por el hecho de que en el año posterior al lanzamiento de la campaña de vacunación, surgieron más de 1,000 artículos y estudios en revistas científicas revisadas por pares que informaban de varios efectos secundarios. La mayoría de los efectos secundarios son graves y mortales. Como por ejemplo:

  • Hemorragia cerebral fatal
  • Trombosis venosa
  • Púrpura trombocitopénica inmune
  • Miopericarditis
  • Síndorme de Guillain-Barré
  • Tromboembolismo venoso agudo
  • linfadenopatía
  • Trombosis de la vena porta
  • Linfoma de células T
  • Afasia
  • Anafilaxia
  • Miocardiopatía
  • Trombofilia

Vacunación mundial: Crimen de lesa humanidad

La cruzada de vacunación contra el Covid-19 es un crimen global jamás visto en el mundo

Inyectar a más de la mitad de toda la humanidad productos farmacéuticos peligrosos y probados inadecuadamente basados en una tecnología nunca antes probada mientras se afirma que son «completamente seguros» constituye probablemente el mayor crimen contra la humanidad jamás cometido.

Nunca antes un gobierno, ni nadie había emprendido un acto que expondría a tal cantidad de seres humanos a un peligro tan grave.

Esta operación se llevó a cabo con falsos pretextos y quienes la propusieron sabían que sus afirmaciones no tenían fundamento y eran falsas.

La pregunta que debe responderse es esta: ¿Cómo se pudo permitir que sucediera algo así?

Incontables millones de personas en todo el mundo ya han padecido efectos secundarios graves a corto plazo por estas inyecciones. Y aún no sabemos cuáles pueden ser las dramáticas consecuencias a medio o largo plazo, ya que estas vacunas no han sido probadas para estos plazos. Los ensayos clínicos de las vacunas Covid comenzaron hace menos de 22 meses y en tan escaso tiempo es imposible evaluar adecuadamente la seguridad de cualquier vacuna.

Los cómplices de este vasto crimen contra la humanidad son las presas farmacéuticas, los responsables de las agencias reguladoras, los altos funcionarios de salud pública y los políticos. También son cómplices los medios de comunicación que amplificaron sin parar el reclamo de “totalmente seguro” que se convirtió en el mantra bajo el cual se ha llevado a cabo esta pérfida empresa.

Los responsables de esto deben ser llamados a responder legalmente por sus hechos para que sus acciones puedan ser juzgadas de acuerdo con las leyes nacionales e internacionales.

(FiN) Vacunación mundial: Crimen de lesa humanidad

FiN

Demuestran lo obvio: La inmunidad natural evita reinfecciones y la vacuna no

Random Post ➤