El Blog de Petrusvil | Prosa Poesía

No es tuyo para darlo – Davy Crockett

Escritor Español Petrusvil

Poeta, escritor, divulgador y analista.
10/11/2022
Tiempo de lectura 9 minutos.
No es tuyo para darlo - Davy Crockett

Tabla de contenidos

[Título original: «Not Yours to Give». La siguiente historia sobre el famoso ícono estadounidense Davy Crockett se publicó en Harper’s Magazine en 1867, escrita por James J. Bethune, un seudónimo utilizado por Edward S. Ellis. Los hechos que se relatan aquí son ciertos, incluida la oposición de Crockett al proyecto de ley en cuestión, aunque la interpretación precisa y algunos de los detalles son ficticios]. (No es tuyo para darlo – Davy Crockett)

No es tuyo para darlo – Davy Crockett

En la Cámara de Representantes

Un día, en la Cámara de Representantes, se discutió un proyecto de ley asignando dinero a beneficio de la viuda de un distinguido oficial naval. Se han pronunciado varios hermosos discursos en su apoyo. El Portavoz estaba a punto de hacer la pregunta cuando apareció Davy Crockett:

– Señor. Portavoz: tengo tanto respeto por la memoria de los difuntos y tanta simpatía por los sufrimientos de los vivos, si los hay, como cualquier hombre en esta Cámara, pero no debemos permitir que nuestro respeto por los muertos o nuestra simpatía por una parte de los vivos para llevarnos a un acto de injusticia al equilibrio de los vivos. No entraré en un argumento para demostrar que el Congreso no tiene poder para apropiarse de este dinero como un acto de caridad.

Todos los miembros de esta cámara lo saben. Tenemos el derecho, como individuos, de dar tanto de nuestro propio dinero como queramos en caridad; pero como congresistas no tenemos derecho a apropiarnos así de un dólar del dinero público. Se nos han hecho algunas apelaciones elocuentes sobre la base de que se trata de una deuda con el difunto. Sr. Portavoz, el difunto vivió mucho después del final de la guerra;

Todo hombre en esta Cámara sabe que no es una deuda. No podemos, sin la más grosera corrupción, apropiarnos de este dinero como pago de una deuda. No tenemos la apariencia de autoridad para apropiarnos de ella como una caridad. Señor presidente, he dicho que tenemos derecho a dar tanto dinero como queramos. Soy el hombre más pobre de este piso. No puedo votar por este proyecto de ley, pero le daré el pago de una semana al objeto, y si todos los miembros del Congreso hacen lo mismo, ascenderá a más de lo que pide el proyecto de ley”.

Tomó asiento. Nadie respondió. El proyecto de ley se puso a prueba y, en lugar de aprobarse por unanimidad, como se suponía generalmente, y como sin duda sucedería si no fuera por ese discurso, recibió pocos votos y, por supuesto, se perdió.

Más tarde, cuando un amigo le preguntó por qué se había opuesto a la asignación de dinero, Crockett dio esta explicación:

No es tuyo para darlo – Davy Crockett

Horatio Bunce convence al coronel Davy Crockett

Hace varios años, estaba una noche parado en los escalones del Capitolio con otros miembros del Congreso, cuando nuestra atención fue atraída por una gran luz en Georgetown. Era evidentemente un gran incendio. Saltamos a un coche y condujimos lo más rápido que pudimos. A pesar de todo lo que se pudo hacer, muchas casas fueron quemadas y muchas familias quedaron sin hogar y, además, algunas de ellas habían perdido todo excepto la ropa que tenían puesta. Hacía mucho frío y cuando vi sufrir a tantas mujeres y niños sentí que había que hacer algo por ellos. A la mañana siguiente se presentó un proyecto de ley asignando $ 20.000 para su alivio. Dejamos a un lado todos los demás asuntos y los llevamos a cabo tan pronto como pudimos hacerlo.

El siguiente verano, cuando empezó a ser tiempo de pensar en las elecciones, llegué a la conclusión de que haría un recorrido entre los chicos de mi distrito. No tuve oposición allí, pero, como faltaba algún tiempo para las elecciones, no sabía qué podría surgir. Un día, cuando cabalgaba por una parte de mi distrito en la que yo era más extraño que cualquier otro, vi a un hombre en un campo arando y viniendo hacia el camino. Calculé mi modo de andar para que nos encontráramos cuando él llegara a la valla. Cuando se acercó, hablé con el hombre. Respondió cortésmente, pero, así lo pensé, con bastante frialdad.

No es tuyo para darlo – Davy Crockett

No volveré a votar por usted

Comencé:

– Bueno, amigo, soy uno de esos seres desafortunados llamados candidatos, y—’

– Si te conozco; usted es el coronel Crockett, lo he visto una vez antes y voté por usted la última vez que fue elegido. Supongo que ahora estás haciendo campaña electoral, pero será mejor que no pierdas tu tiempo ni el mío. No volveré a votar por usted.

– Le rogué que me dijera qué le pasaba.

– Bien, Coronel, no vale la pena perder el tiempo o las palabras en esto. No veo cómo se puede enmendar, pero usted emitió un voto el invierno pasado que demuestra que no tiene la capacidad de comprender la Constitución o que le falta la honestidad y la firmeza para guiarse por ella. En cualquier caso, usted no es el hombre para representarme. Pero le pido perdón por expresarlo de esa manera. No pretendía valerme del privilegio del constituyente de hablarle claramente a un candidato con el propósito de insultarlo o herirlo.

Solo pretendo decir con esto que su comprensión de la Constitución es muy diferente de la mía; y te diré qué, pero por mi rudeza, no debería haber dicho, que creo que eres honesto. . . . Pero no puedo pasar por alto una comprensión de la Constitución diferente a la mía, porque la Constitución, para que valga algo, debe ser considerado sagrado y estrictamente observado en todas sus disposiciones. El hombre que ejerce el poder y lo malinterpreta es tanto más peligroso cuanto más honesto es.

– Admito la verdad de todo lo que dice, pero debe haber algún error al respecto, porque no recuerdo haber votado el invierno pasado sobre ninguna cuestión constitucional’.

– No, coronel, no hay error. Aunque vivo aquí en el bosque y rara vez salgo de casa, tomo los papeles de Washington y leo con mucho cuidado todas las actas del Congreso. Mis papeles dicen que el invierno pasado usted votó a favor de un proyecto de ley para destinar 20.000 dólares a algunos afectados por un incendio en Georgetown. ¿Es eso cierto?’

– Bien mi amigo; También puedo reconocerlo. Me tienes ahí. Pero ciertamente nadie se quejará de que un país grande y rico como el nuestro deba dar la insignificante suma de $20,000 para aliviar a sus mujeres y niños que sufren, particularmente con un Tesoro lleno y rebosante, y estoy seguro, si hubieras estado allí, hubieras hecho como yo lo hice.

No es tuyo para darlo – Davy Crockett

El Congreso no tiene derecho a dar caridad.

– No es la cantidad, coronel, de lo que me quejo; es el principio. En primer lugar, el gobierno no debe tener en el Tesoro más que lo suficiente para sus propósitos legítimos. Pero eso no tiene nada que ver con la pregunta. El poder de recaudar y desembolsar dinero a placer es el poder más peligroso que se le puede confiar al hombre, particularmente bajo nuestro sistema de recaudar ingresos por medio de una tarifa, que alcanza a todos los hombres del país, por más pobres que sean, y el cuanto más pobre es, más paga en proporción a sus medios.

Lo que es peor, lo presiona sin que él sepa dónde se concentra el peso, porque no hay un solo hombre en los Estados Unidos que pueda adivinar cuánto le paga al gobierno. Así ves, que mientras estás contribuyendo a aliviar a uno, lo estás sacando de miles que están aún peor que él. Si tenía derecho a dar algo, la cantidad era simplemente una cuestión de discreción con usted, y tenía tanto derecho a dar $20,000,000 como $20,000.

Si tienes derecho a dar a uno, tienes derecho a dar a todos; y, como la Constitución no define la caridad ni estipula la cantidad, usted tiene la libertad de dar a cualquiera y todo lo que pueda creer, o profesar creer, que es una caridad, y en cualquier cantidad que considere adecuada. Muy fácilmente percibirán qué puerta ancha se abriría esto para el fraude, la corrupción y el favoritismo, por un lado, y para robar a la gente por el otro. No, Coronel, el Congreso no tiene derecho a dar caridad.

Los miembros individuales pueden dar de su propio dinero la cantidad que deseen, pero no tienen derecho a tocar un dólar del dinero público para ese propósito. Si se hubieran quemado el doble de casas en este condado que en Georgetown, ni usted ni ningún otro miembro del Congreso habría pensado en asignar un dólar para nuestro socorro. Hay alrededor de doscientos cuarenta miembros del Congreso. Si hubieran mostrado su simpatía por los enfermos contribuyendo con el pago de cada semana, habrían ganado más de $13,000.

Hay muchos hombres ricos en Washington y sus alrededores que podrían haber dado $ 20,000 sin privarse ni siquiera del lujo de la vida. Los congresistas optaron por quedarse con su propio dinero, el cual, si los informes son ciertos, algunos de ellos gastan no muy bien; y la gente de Washington, sin duda, te aplaudió por liberarlos de la necesidad de dar dando lo que no era tuyo para dar. El pueblo ha delegado en el Congreso, por la Constitución, la facultad de hacer ciertas cosas. Para ello está autorizado a cobrar y pagar dineros, y para nada más. Todo lo demás es usurpación y violación de la Constitución.

No es tuyo para darlo – Davy Crockett

Ya ve, coronel, ha violado la Constitución en lo que considero un punto vital

Ya ve, coronel, ha violado la Constitución en lo que considero un punto vital. Es un precedente lleno de peligros para el país, porque cuando el Congreso una vez comienza a estirar su poder más allá de los límites de la Constitución, no hay límite para él, ni seguridad para el pueblo. No tengo ninguna duda de que actuó con honestidad, pero eso no lo hace mejor, excepto en lo que a usted se refiere personalmente, y ya ve que no puedo votar por usted.

Te digo que me sentí rayado. Vi que si tenía oposición, y este hombre se ponía a hablar, pondría a otros a hablar, y en ese distrito yo era una piel de cervatillo. No pude contestarle, y es que estaba tan convencido de que tenía razón que no quise. Pero debo satisfacerlo, y le dije:

– Bueno, mi amigo, diste en el clavo cuando dijiste que no tenía suficiente sentido común para entender la Constitución. Tenía la intención de ser guiado por él, y pensé que lo había estudiado completamente. He escuchado muchos discursos en el Congreso acerca de los poderes del Congreso, pero lo que usted ha dicho aquí en su arado tiene un sentido más firme y sólido que todos los excelentes discursos que he escuchado. Si alguna vez hubiera tenido el punto de vista que usted tiene, habría metido la cabeza en el fuego antes de haber dado ese voto; y si me perdonan y votan por mí de nuevo, si alguna vez voto por otra ley inconstitucional, deseo que me fusilen.

Él respondió entre risas:

– Sí, coronel, usted lo ha jurado una vez antes, pero volveré a confiar en usted con una condición. Usted dice que está convencido de que su voto fue incorrecto. Tu reconocimiento de ello hará más bien que golpearte por ello. Si, mientras recorre el distrito, le dice a la gente acerca de esta votación y está satisfecho de que estuvo mal, no solo votaré por usted, sino que haré lo que pueda para mantener a raya a la oposición y, tal vez, puede ejercer alguna pequeña influencia de esa manera.’

– Si no lo hago’, dije, ‘desearía que me fusilaran; y para convencerte de que hablo en serio en lo que digo, volveré por aquí dentro de una semana o diez días, y si levantas una reunión del pueblo, les haré un discurso. Haz una barbacoa y yo te la pago.

– No, coronel, no somos gente rica en esta sección, pero tenemos provisiones de sobra para aportar para un asado, y algo de sobra para los que no tienen. El impulso de los cultivos terminará en unos días, y entonces podremos permitirnos un día para una barbacoa. Este es jueves; Me encargaré de subirlo el sábado de la semana. Ven a mi casa el viernes, iremos juntos y te prometo que una multitud muy respetable te verá y te escuchará.

– Bueno, estaré aquí. Pero una cosa más antes de despedirme. Debo saber tu nombre.

– Mi nombre es Horatio Bunce.

– Bueno, Sr. Bunce, nunca lo vi antes, aunque dice que me ha visto, pero lo conozco muy bien. Me alegro de haberte conocido y estoy muy orgulloso de tener la esperanza de tenerte como amigo.

Fue uno de los golpes más afortunados de mi vida que lo conocí. Se mezcló muy poco con el público, pero era ampliamente conocido por su notable inteligencia e incorruptible integridad, y por un corazón rebosante y rebosante de bondad y benevolencia, que se manifestaba no solo en palabras sino también en actos. Era el oráculo de todo el país que lo rodeaba, y su fama se había extendido mucho más allá del círculo de sus conocidos inmediatos. Aunque nunca lo había conocido antes, había oído hablar mucho de él y, de no haber sido por este encuentro, es muy probable que hubiera tenido oposición y que me hubieran golpeado. Una cosa es muy cierta, ningún hombre podría ponerse de pie ahora en ese distrito bajo tal voto.

[…]

No es tuyo para darlo – Davy Crockett

Ahora, señor ya sabe por qué pronuncié ese discurso ayer.

Ahora, señor”, concluyó Crockett, “usted sabe por qué pronuncié ese discurso ayer.

Hay una cosa ahora sobre la cual llamaré su atención. Recuerdas que te propuse dar la paga de una semana. Hay en esa Cámara muchos hombres muy ricos, hombres a los que no les importa gastar el sueldo de una semana, o una docena de ellos, en una cena o una fiesta con vino cuando tienen algo que lograr con ello.

Algunos de esos mismos hombres pronunciaron hermosos discursos sobre la gran deuda de gratitud que el país tenía con el difunto, una deuda que no podía pagarse con dinero, y la insignificancia y falta de valor del dinero, particularmente una suma tan insignificante como $ 10,000, cuando se compara con el honor de la nación. Sin embargo, ninguno de ellos respondió a mi propuesta. El dinero para ellos no es más que basura cuando ha de salir del pueblo. Pero es la gran cosa por la que la mayoría de ellos se esfuerzan, y muchos de ellos sacrifican el honor, la integridad.

Los titulares de cargos políticos no son más que reflejos del liderazgo dominante, bueno o malo, entre el electorado.

Horatio Bunce es un ejemplo sorprendente de ciudadanía responsable. Si los de su clase se multiplicaran, veríamos muchas caras nuevas en cargos públicos; o, como en el caso de Davy Crockett, un nuevo Crockett.

Ya sea para las caras nuevas o para los nuevos Crocketts, ¡debemos mirar al Horatio en nosotros mismos!

(FiN) No es tuyo para darlo – Davy Crockett

FiN

La ventana rota – Frédéric Bastiat (I)

Random Post ➤