El Blog de Petrusvil | Prosa Poesía

Los impuestos – Frédéric Bastiat (III)

Escritor Español Petrusvil

Poeta, escritor, divulgador y analista.
21/10/2022
Tiempo de lectura 4 minutos.
Los impuestos - Frédéric Bastiat (III)

Los impuestos – Frédéric Bastiat (III)

¿Alguna vez has escuchado por casualidad decir «No hay mejor inversión que los impuestos. Solo mira cuántas familias mantiene, y considera cómo reacciona en la industria; es una corriente inagotable, es la vida misma». Para combatir esta doctrina, debo referirme a mi refutación precedente. La economía política sabía muy bien que sus argumentos no eran tan divertidos como para decir de ellos, repeticiones por favor. Ha, por tanto, convertido el proverbio en su propio uso, bien convencido de que, en su boca, las repeticiones enseñan. (Los impuestos – Frédéric Bastiat (III))

Las ventajas que defienden los funcionarios son las que se ven. El beneficio que se acumula para los proveedores sigue siendo el que se ve. Esto ciega todos los ojos.

Pero las desventajas de las que se tienen que librar los contribuyentes son las que no se ven. Y el perjuicio que de ello resulta a los proveedores, sigue siendo lo que no se ve, aunque esto debería ser evidente.

Cuando un funcionario gasta en su propio beneficio cien sueldos extra, implica que un contribuyente gasta en su beneficio cien sueldos menos. Pero se ve el gasto del funcionario, porque se realiza el acto, mientras que no se ve el del contribuyente, porque ¡ay! se le impide realizarlo.

Comparas la nación, tal vez, con una extensión de tierra seca, y el impuesto con una lluvia fertilizadora. Que así sea. Pero también deberías preguntarte dónde están las fuentes de esta lluvia. Y si no es el impuesto mismo el que extrae la humedad del suelo y la seca.

Nuevamente, debe preguntarse si es posible que el suelo pueda recibir tanta agua preciosa por la lluvia como la que pierde por evaporación.

Hay una cosa muy cierta, que cuando James B. cuenta cien sueldos para el recaudador de impuestos, no recibe nada a cambio. Posteriormente, cuando un funcionario gasta estos cien sueldos y se los devuelve a James B., es por el mismo valor de grano o de trabajo. El resultado final es una pérdida para James B. de cinco francos.

Es muy cierto que a menudo, quizás muy a menudo, el funcionario realiza para James B. un servicio equivalente. En este caso no hay pérdida en ninguno de los dos lados; hay meramente a cambio. Por lo tanto, mis argumentos no se aplican en absoluto a los funcionarios útiles. Todo lo que digo es, – si desea crear una oficina, demuestre su utilidad. Muestre que su valor para James B., por los servicios que le presta, es igual a lo que le cuesta. Pero, aparte de esta utilidad intrínseca, no esgrimáis como argumento el beneficio que confiere al funcionario, a su familia y a sus proveedores. No afirmes que fomenta el trabajo.

Cuando James B. le da cien peniques a un funcionario del Gobierno, por un servicio realmente útil, es exactamente lo mismo que cuando le da cien sueldos a un zapatero por un par de zapatos.

(Los impuestos – Frédéric Bastiat (III))

Pero cuando James B. da cien sueldos a un funcionario del gobierno y no recibe nada por ellos a menos que sean molestias, bien podría dárselos a un ladrón. Es una tontería decir que el funcionario del Gobierno gastará estos cien sueldos en gran beneficio del trabajo nacional; el ladrón haría lo mismo; y también James B., si no hubiera sido detenido en el camino por el parásito extralegal, ni por el esponjante legal.

Acostumbrémonos, pues, a no juzgar las cosas sólo por lo que se ve, sino a juzgarlas por lo que no se ve.

El año pasado estuve en el Comité de Finanzas, porque bajo la circunscripción los miembros de la oposición no fueron sistemáticamente excluidos de todas las Comisiones: en eso la circunscripción actuó sabiamente. Hemos oído decir a M. Thiers: «Me he pasado la vida oponiéndome al partido legitimista y al partido sacerdotal. Ya que el peligro común nos ha unido, ahora que me asocio con ellos y los conozco, y ahora que hablamos cara a cara enfrentarme, he descubierto que no son los monstruos que solía imaginar.

Sí, se exagera la desconfianza, se fomenta el odio entre partidos que nunca se mezclan; y si la mayoría permitiese a la minoría estar presente en las Comisiones, tal vez se descubriría que las ideas de los diferentes bandos no están tan alejadas unas de otras, y, sobre todo, que sus intenciones no son tan perversas como se cree. supuesto. Sin embargo, el año pasado estuve en el Comité de Finanzas. Cada vez que uno de nuestros colegas hablaba de fijar en una cifra moderada la manutención del Presidente de la República, la de los ministros y de los embajadores, se respondía:

“Por el bien del servicio, es necesario rodear de esplendor y dignidad ciertos cargos, como medio de atraer a ellos a hombres de mérito. en una posición muy penosa para obligarlo a estar constantemente rechazándolos. Cierto estilo en los salones ministeriales es parte de la maquinaria de los Gobiernos constitucionales».

Aunque tales argumentos pueden ser controvertidos, ciertamente merecen un examen serio. Se basan en el interés público, ya sea correctamente estimado o no. Y en lo que a mí respecta, les tengo mucho más respeto que muchos de nuestros Catones, que se mueven por un estrecho espíritu de parsimonia o de celos.

Pero lo que me subleva en la parte económica de mi conciencia, y me sonroja por los recursos intelectuales de mi país, es cuando se saca a relucir esta absurda reliquia del feudalismo, que lo es constantemente, y que además es favorablemente recibida:-

«Además, el lujo de los grandes funcionarios del Gobierno estimula las artes, la industria y el trabajo. El jefe del Estado y sus ministros no pueden dar banquetes y veladas sin hacer circular la vida por todas las venas del cuerpo social. Reducir sus medios, mataría de hambre a la industria parisina y, en consecuencia, a la de toda la nación».

Debo rogarles, caballeros, que presten al menos un poco de atención a la aritmética; y no decir ante la Asamblea Nacional en Francia, para que no se avergüence de estar de acuerdo contigo, que una suma da una suma diferente, según se suma de abajo hacia arriba, o de arriba hacia abajo de la columna

Por ejemplo, quiero ponerme de acuerdo con un escurridor para hacer una zanja en mi campo por cien sueldos. Apenas hemos concluido nuestro arreglo, viene el recaudador de impuestos, toma mis cien sueldos y los envía al Ministro del Interior. Mi trato ha terminado, pero el ministro tendrá otro plato añadido a su mesa. ¿Sobre qué base se atreverá a afirmar que este gasto oficial ayuda a la industria nacional? ¿No ves que en esto sólo hay una inversión de la satisfacción y del trabajo?

Un Ministro tiene la mesa mejor cubierta, es cierto, pero no menos cierto es que un agricultor tiene el campo peor drenado. Un tabernero parisino ha ganado cien sueldos, os lo concedo; pero entonces debe concederme que a un escurridor se le ha impedido ganar cinco francos. Todo se reduce a esto, – que el oficial y el tabernero, estando satisfechos, es lo que se ve. El campo sin secar, y el segador privado de su trabajo, es lo que no se ve. ¡Pobre de mí! Cuánto problema hay en probar que dos y dos son cuatro; y si logras probarlo, se dice: «la cosa es tan clara que cansa bastante», y votan como si no hubieras probado nada.

Los impuestos – Frédéric Bastiat (III)

FiN

La disolución de las tropas – Frédéric Bastiat (II)

Random Post ➤