El Blog de Petrusvil | Prosa Poesía

Lo que no cuentan los medios de la guerra de Ucrania

Escritor Español Petrusvil

Poeta, escritor, divulgador y analista.
11/03/2022
Tiempo de lectura 5 minutos.
Lo que no cuentan los medios de la guerra de Ucrania

En contra de lo que se pueda creer, la guerra en Ucrania no ha comenzado ahora; comenzó en 2014 tras un golpe de estado organizado, uno más de una serie de los orquestados por los EE.UU. (Lo que no cuentan los medios de la guerra de Ucrania)

Los desafortunados ucranianos no se percataron de que eran solo una mera herramienta en manos de la estrategia de Washington. Denostando sus enormes recursos y su potencial, Ucrania se encaminó a una guerra civil y, ahora, a una invasión. 

Durante treinta años, las potencias occidentales han estado difundiendo propaganda antirrusa en Ucrania a través de las ONG’s de Soros; y medios de comunicación, queriendo separar a Rusia de Ucrania.

Y no dudaron en hacerlo, ya fuera apoyando al gobierno neonazi u ocultando el genocidio;que estaba llevando a cabo contra la población rusa en Ucrania oriental. Los rusos y los ucranianos son del mismo pueblo y casi todas las familias en Rusia tienen parientes en Ucrania.

La hipocresía y la mentira rodean todo lo que sucede en Ucrania. Durante  2014 y 2015 en Donbass había una guerra civil y matanzas de personas de la etnia rusa-ucraniana guerra. Hubo muchas casas demolidas, monumentos, hospitales y jardines de infancia dañados, iglesias demolidas y tumbas recientes.

Los ciudadanos de Dombass no entendían por qué eran bombardeados por el ejército de su propio país; ni que prohibieran hablar su propio idioma a la población rusa ni que no les permitieran recordar a sus antepasados. Durante los últimos ocho años, el ejército ucraniano y los batallones neonazis han disparado;misiles contra la población civil de Donbass, muchos civiles murieron, incluidos niños, mujeres y ancianos.

Lo que no cuentan los medios de la guerra de Ucrania

Ninguno de los países occidentales se preocupó por esta flagrante violación de los derechos humanos: ¿acaso porque eran rusos? 

En Odessa, neonazis ucranianos cometieron un crimen horrible en 2014. [Masacre en Odessa, 20 muertos en Sloviansk y Kramatorsk; Ucrania al borde de la guerra civil: contracorrientes , 3 de mayo de 2014]. Quemaron a personas porque hablaban ruso. No se pidieron responsabilidades por ese crimen. Nadie de los medios occidentales clamó por ese crimen. 

Durante años, Rusia observó con dolor estas macabras injusticias y trató de usar por todos los medios contactos diplomáticos y políticos con occidente, sin conseguirlo. Occidente siguió instigando a Ucrania en contra de Rusia, la armó y la volvió extremista, menospreciando, subestimando e ignorando a Rusia a todos los niveles.

El hecho doloso de que los únicos dos países que votaron en contra de la resolución;que prohibía la glorificación del nazismo fueran Estados Unidos y Ucrania fue muy significativo. Desde luego no sorprende teniendo en cuenta que los batallones neonazis ucranianos están equipados con armas norteamericanas.

El lema de Putin es: “Si sabes que una pelea es inevitable, golpea primero”; y  el gobierno títere de Kiev, con el apoyo extranjero, estaba preparando un nuevo ataque criminal contra la población rusa.

Pero esto no era bastante, y el comediante de Kiev amenazó con renovar su arsenal nuclear. Esta fue la última gota que colmó el vaso. Putin decidió entrar en Ucrania. Treinta años de inversión occidental en la radicalización de Ucrania colapsaron en solo una semana. Esta es la razón por la que los medios de comunicación occidentales están histéricos contra Putin. Las víctimas no importan sino el derrumbe de la estrategia antirusa.

Lo que no cuentan los medios de la guerra de Ucrania

La intervención militar de Rusia en la desmilitarización y desnazificación de Ucrania;tiene el fin de destruir la infraestructura de la OTAN; los biolaboratorios y a los batallones neonazis, y proteger definitivamente a la población rusas del Este de Ucrania. 

La precaución que enlentece la operación es necesaria para proteger a la población civil de las operaciones de combate. El hecho de que desde el comienzo de la intervención, varias unidades ucranianas hayan estado concentrando sus armas cerca de instalaciones civiles, escuelas, hospitales, etc. – al modo palestino en Gaza- muestra lo poco que les importa su Ucrania.

La operación militar empezó con la entrada del ejército ruso en el norte, este y sur de Ucrania, y luego desde Donbass y Crimea.

El objetivo obvio es una acción militar para cortar las comunicaciones radialmente; y dificultar la movilización de las fuerzas ucranianas, así como ocupar las principales ciudades, lo que conduciría al colapso del régimen de Kiev. Las batallas más importantes se han librado en Mariupol, donde se concentraron los batallones neonazis, y luego en Kharkov y Kiev.

Al sexto día de la invasión, las fuerzas ucranianas quedaron aisladas del mar de Azov; y las fuerzas rusas rodearon las ciudades principales: Mariupol, Kharkov y Kiev. Esta es una táctica bien conocida que se usó en la batalla de Debaltseve ; cuando Ucrania se vio obligada a firmar el Protocolo de Minsk que posteriormente no cumpliría.

Con ser una guerra, Rusia está tratando al ejército regular de Ucrania con especial respeto. Los soldados ucranianos que se han rendido han sido liberados para poder regresar a sus casas. Y algunos se han pasado voluntariamente al bando ruso.

En varias ciudades ucranianas, las autoridades municipales se han pasado al lado ruso; y han formado patrullas mixtas formadas por miembros de la policía local y el ejército ruso, que mantienen el orden y la paz.

Lo que no cuentan los medios de la guerra de Ucrania

Al mismo tiempo, se están llevando a cabo varias rondas de negociaciones entre las delegaciones de Rusia y Ucrania.

El cerco completo de Kiev por una columna de decenas de kilómetros de largo del ejército ruso, cuyo equipo es apoyado por la fuerza aérea;crea una gran preocupación para el régimen ucraniano ya que, la pérdida de Kiev, ocasionará la pérdida de cualquier posición negociadora segura del gobierno ucraniano.

El objetivo de la intervención de Rusia en Ucrania no es la ocupación del país,;sino detener la guerra interna, impedir las matanzas neonazis sobre el este de Ucrania e imponer una paz por medio de las armas. Por eso parece ridículo que quienes iniciaron la guerra en Ucrania;en 2014 culpen a Rusia por ello, cuando es Rusia la que detendrá lo que ya era un guerra civil en Ucrania. El epílogo de la intervención se producirá en los próximos días. El gobierno ucraniano no podrá resistir más que eso. 

Los resultados de la intervención rusa en Ucrania afectarán de lleno a las reglas geopolíticas, así como la seguridad en Europa. La política estadounidense y de la UE de amenazas y sanciones, tendrá mayores consecuencias para Europa que para Rusia. Tal política lleva a los países occidentales a un creciente aislacionismo, y Europa corre el riesgo de convertirse en un enorme daño colateral. 

Con un deseo persistente de dañar a Rusia, incluso si sufre las consecuencias, puede llevar de rebote a Europa hacia una nueva Edad Media de carestía de gas, petróleo y cereales, una debacle económica. Rusia responderá a todas las sanciones a las que está expuesta. Es obvio que no sólo tendrán efecto en la economía, sino también en el deporte, la cultura, la ciencia, de hecho en todos los ámbitos.

Lo que no cuentan los medios de la guerra de Ucrania

La ausencia  de una intervención abierta de las potencias occidentales en el conflicto ucraniano no solo está obligada por el temor a un conflicto directo con la fuerza militar rusa, sino también por la certeza de que China es ya un fuerte aliado ruso  y que hay otros países que ya están hartos del intervencionismo de USA y la UE, a través de la OTAN y por otros medios. El Medio Oriente, Asia, con potencias como China, India; África, así como varios países de América del Sur, no quieren deteriorar las relaciones con Rusia. Siria, Brasil, Emiratos Árabes Unidos, Venezuela, Irán, Cuba, Nicaragua, Kazajstán, India, Bielorrusia y, por supuesto, China ya han expresado su apoyo a Rusia en forma diplomática.

El presidente de la Comisión Europea ya ha afirmado que las sanciones que la UE impone a Rusia afectarán también a la economía europea. El occidente sancionador olvida que Rusia en realidad no tiene deuda externa, tiene enormes reservas de divisas y oro, obtiene ingresos significativos del aumento de los precios del gas y el petróleo, y cuenta con el apoyo de la mayor potencia económica: China. 

Por no hablar de la situación de seguridad en Europa, que se encuentra desbordada por los migrantes y afectada por una ola de descontento ciudadano por la situación económica, la pandemia, los ‘migrantes’, la crisis de las élites políticas y otros.

China ya ha anunciado que comprará todo el trigo de Rusia, que es el mayor exportador del mundo; así como ha llegado a acuerdos para suministrarse de gas ruso. China y Mongolia han firmado nuevos acuerdos de trasvase de gas con Rusia, a través del cual este último podría compensar todas las exportaciones destinadas al mercado europeo. En lugar de soñar en el fracaso de Rusia con las sanciones europeas, sería mejor que Europa se juntara y pensara en cómo puede reemplazar el gas y el trigo rusos si es que no quiere comprárselos a Rusia, aun por ahora lo sigue haciendo porque Rusia no ha cortado el grifo. 

Europa sólo necesitaría un poco de sentido común y de su olvidada diplomacia, para solventar un conflicto que se le puede volver en su contra; pero su postura está por ahora a embridada por Washington y el expansionismo de la OTAN.

Lo que no cuentan los medios de la guerra de Ucrania

FiN

USA reconoce la existencia de laboratorios de armas biológica en Ucrania

Random Post ➤