El Blog de Petrusvil | Prosa Poesía

El Sínodo sobre la sinodalidad es una «pesadilla tóxica» – Cardenal Pell

Escritor Español Petrusvil

Poeta, escritor, divulgador y analista.
13/01/2023
Tiempo de lectura 6 minutos.
Cardenal George Pell

Poco antes de morir el martes (10/01/2023), el cardenal George Pell escribió el siguiente artículo para The Spectator. Denunciaba en el artículo los planes del Vaticano para su próximo «Sínodo sobre la sinodalidad» como una «pesadilla tóxica«. El folleto producido por el Sínodo es ‘uno de los documentos más incoherentes jamás enviados desde Roma‘, dice Pell. No sólo está ‘expresado en jerga neomarxista‘, sino que es ‘hostil a la tradición apostólica‘ e ignora principios cristianos tan fundamentales como la creencia en el juicio divino, el cielo y el infierno. (El Sínodo sobre la sinodalidad es una «pesadilla tóxica» – Cardenal Pell)

El cardenal nacido en Australia, que soportó la terrible experiencia del encarcelamiento en su país de origen por falsos cargos de abuso sexual antes de ser absuelto, ha sido más que valiente. No sabía que estaba a punto de morir cuando escribió esta pieza; estaba preparado para afrontar la furia del Papa Francisco y los organizadores del Sínodo cuando se publicara. Tal como están las cosas, su muerte repentina puede agregar fuerza adicional a sus palabras cuando el sínodo se reúna en octubre.

Artículo del Cardenal George Pell:

El Sínodo sobre la sinodalidad es una «pesadilla tóxica» – Cardenal Pell

Es uno de los documentos más incoherentes jamás enviados desde Roma

El Sínodo Católico de Obispos ahora está ocupado construyendo lo que ellos consideran como el ‘sueño de Dios’ de la sinodalidad. Lamentablemente, este sueño divino se ha convertido en una pesadilla tóxica a pesar de las buenas intenciones declaradas por los obispos.

Han producido un folleto de 45 páginas que presenta su relato de las discusiones de la primera etapa de ‘escucha y discernimiento’,. Esta etapa se ha celebrado en muchas partes del mundo, y es uno de los documentos más incoherentes jamás enviados desde Roma. Se llevará a cabo en dos sesiones este año y el próximo,

Agradecemos a Dios que el número de católicos en todo el mundo, especialmente en África y Asia, esté aumentando. Pero el panorama es radicalmente diferente en América Latina, con pérdidas tanto para los protestantes como para los seculares.

El Sínodo sobre la sinodalidad es una «pesadilla tóxica» – Cardenal Pell

‘Amplía el espacio de tu tienda’

Sin sentido de ironía, el documento se titula ‘Amplía el espacio de tu tienda’. Y el objetivo de hacerlo es acomodar, no a los recién bautizados —aquellos que han respondido al llamado al arrepentimiento y a creer— sino a cualquiera que pueda estar lo suficientemente interesado como para escuchar. Se insta a los participantes a ser acogedores y radicalmente inclusivos: ‘Nadie está excluido’.

El documento no insta ni siquiera a los participantes católicos a hacer discípulos en todas las naciones (Mateo 28:16-20). Mucho menos a predicar la palabra del Salvador a tiempo y fuera de tiempo (2 Timoteo 4:2).

La primera tarea de todos, y especialmente de los maestros, es escuchar en el Espíritu. Según esta reciente actualización de la buena noticia, la ‘sinodalidad’ como modo de ser de la Iglesia no se debe definir, sino simplemente vivir. Gira en torno a cinco tensiones creativas, partiendo de la inclusión radical y avanzando hacia la misión. En un estilo participativo, practicando la ‘corresponsabilidad con otros creyentes y personas de buena voluntad’. Se reconocen dificultades, como la guerra, el genocidio y la brecha entre el clero y los laicos. Peero todo puede ser sostenido, dicen los obispos, por una espiritualidad viva.

El Sínodo sobre la sinodalidad es una «pesadilla tóxica» – Cardenal Pell

¿Qué se puede hacer con este popurrí, esta efusión de buena voluntad de la Nueva Era?

La imagen de la Iglesia como una tienda en expansión con el Señor en el centro proviene de Isaías, y el punto es enfatizar que esta tienda en expansión es un lugar donde las personas son escuchadas y no juzgadas, no excluidas.

Entonces leemos que el pueblo de Dios necesita nuevas estrategias; no peleas y enfrentamientos, sino diálogo, donde se rechaza la distinción entre creyentes y no creyentes. El pueblo de Dios debe realmente escuchar, insiste, el grito de los pobres y de la tierra.

Debido a las diferencias de opinión sobre el aborto, la anticoncepción, la ordenación de mujeres al sacerdocio y la homosexualidad, algunos sintieron que no se pueden establecer o proponer posiciones definitivas sobre estos temas. Esto también se aplica a la poligamia, al divorcio y los nuevos tipos de matrimonio.

Sin embargo, el documento es claro sobre el problema especial de la posición inferior de la mujer y los peligros del clericalismo, aunque se reconoce la contribución positiva de muchos sacerdotes.

¿Qué se puede hacer con este popurrí, esta efusión de buena voluntad de la Nueva Era? No es un resumen de la fe católica o la enseñanza del Nuevo Testamento. Es incompleto, hostil en formas significativas a la tradición apostólica y en ninguna parte reconoce el Nuevo Testamento como la Palabra de Dios, normativa para toda enseñanza sobre la fe y la moral. Se ignora el Antiguo Testamento, se rechaza el patriarcado y no se reconoce la Ley Mosaica, incluidos los Diez Mandamientos.

El Sínodo sobre la sinodalidad es una «pesadilla tóxica» – Cardenal Pell

El Sínodo sobre la sinodalidad es una "pesadilla tóxica" – Cardenal Pell
El Cardenal Pell saluda al Papa Francisco

¿Qué podemos hacer?

Cambiar al Relator

Se pueden hacer dos puntos inicialmente. Los dos sínodos finales en Roma en 2023 y 2024 deberán aclarar su enseñanza sobre asuntos morales. Ya que el relator (escritor principal y gerente) el cardenal Jean-Claude Hollerich ha rechazado públicamente las enseñanzas básicas de la Iglesia sobre la sexualidad, con el argumento de que que contradicen la ciencia moderna. En tiempos normales esto hubiera significado que su continuación como Relator fuera inapropiada, incluso imposible.

Los sínodos tienen que elegir si son servidores y defensores de la tradición apostólica sobre la fe y la moral. O si su discernimiento les obliga a afirmar su soberanía sobre la enseñanza católica. Deben decidir si las enseñanzas básicas sobre cosas como el sacerdocio y la moralidad se pueden estacionar en un limbo pluralista donde algunos optan por redefinir los pecados hacia abajo y la mayoría acepta diferir respetuosamente.

Fuera del sínodo, la disciplina se está relajando, especialmente en el norte de Europa, donde algunos obispos no han sido reprendidos,. Incluso después de afirmar el derecho de un obispo a disentir;. Un pluralismo de facto ya existe más ampliamente en algunas parroquias y órdenes religiosas en cosas como bendecir la actividad homosexual.

El Sínodo sobre la sinodalidad es una «pesadilla tóxica» – Cardenal Pell

No marginar a los obispos

Los obispos diocesanos son los sucesores de los apóstoles, el principal maestro de cada diócesis y el centro de la unidad local de su pueblo y de la unidad universal en torno al Papa, sucesor de Pedro. Desde los tiempos de san Ireneo de Lyon, el obispo es también el garante de la fidelidad continua a la enseñanza de Cristo, la tradición apostólica. Son gobernadores ya veces jueces, así como maestros y celebrantes sacramentales, y no son simplemente flores de pared o sellos de goma.

‘Ampliar la tienda’ es consciente de las fallas de los obispos, que a veces no escuchan, tienen tendencias autocráticas y pueden ser clericalistas e individualistas. Hay signos de esperanza, de liderazgo efectivo y de cooperación. Pero el documento opina que los modelos piramidales de autoridad deben ser destruidos y que la única autoridad genuina proviene del amor y el servicio. Se debe enfatizar la dignidad bautismal, no la ordenación ministerial y los estilos de gobierno deben ser menos jerárquicos y más circulares y participativos.

Los principales actores en todos los sínodos (y concilios) católicos y en todos los sínodos ortodoxos han sido los obispos. Esto debe ser afirmado y puesto en práctica en los sínodos continentales de manera gentil y cooperativa para que las iniciativas pastorales se mantengan dentro de los límites de la sana doctrina. Los obispos no están ahí simplemente para validar el debido proceso y ofrecer un ‘nihil obstat’ a lo que han observado.

Ninguno de los participantes del sínodo, laicos, religiosos, sacerdotes u obispos, están bien atendidos [conformes] por la decisión del sínodo de que no se permite votar y no se pueden proponer propuestas. [Sino que se pretende] transmitir únicamente los puntos de vista del comité organizador [directamente] al Santo Padre para que haga lo que decida es un abuso de la sinodalidad, una marginación de los obispos, que no está justificado por las Escrituras o la tradición. No es el debido proceso y es susceptible de manipulación.

El Sínodo sobre la sinodalidad es una «pesadilla tóxica» – Cardenal Pell

La Iglesia debe liberarse de esta pesadilla tóxica: Este documento de trabajo necesita cambios radicales.

Por un margen enorme, en todas partes, los católicos no respaldan los hallazgos del presente sínodo. Tampoco hay mucho entusiasmo en los niveles superiores de la Iglesia. Las reuniones continuas de este tipo profundizan las divisiones y unos pocos conocedores pueden explotar la confusión y la buena voluntad. Los exanglicanos entre nosotros tienen razón al identificar la confusión cada vez mayor, el ataque a la moral tradicional y la inserción en el diálogo de la jerga neomarxista sobre la exclusión, la alienación, la identidad, la marginación, los sin voz, LGBTQ, así como el desplazamiento de nociones cristianas como el perdón, el pecado, el sacrificio, la curación, la redención. ¿Por qué el silencio sobre el más allá de la recompensa o el castigo, sobre las cuatro últimas cosas; la muerte y el juicio, el cielo y el infierno?

Hasta ahora, el camino sinodal ha descuidado, incluso degradado, lo Trascendente. Ha encubierto la centralidad de Cristo con llamamientos al Espíritu Santo y fomentó el resentimiento, especialmente entre los participantes.

Los documentos de trabajo no forman parte del magisterio. Son una base para la discusión; para ser juzgados por todo el pueblo de Dios y especialmente por los obispos con y bajo el Papa. Este documento de trabajo necesita cambios radicales. Los obispos deben darse cuenta de que hay trabajo que hacer, en nombre de Dios, más temprano que tarde.

(FiN) El Sínodo sobre la sinodalidad es una «pesadilla tóxica» – Cardenal Pell

FiN

SOURCE: The Catholic Church must free itself from this ‘toxic nightmare’

El corazón mezquino del Papa de cartón piedra

Random Post ➤