Tiempo estimado de lectura: 2 minutos

Petrorías / Artículos

Cuando un derecho humano se escribe en un papel y se aprueba en el ámbito político se convierte en una ‘concesión’ otorgada por ellos, y deja de serlo de facto.

Queda regulado, constreñido, sujeto a lo escrito y a todo lo que el regulador, siempre limitado y mediocre en la comprensión de lo humano, imagine sobre su verdadera naturaleza.
Y lo peor no es la usurpación de nuestros derechos, ya grave de por sí en lo que a nuestra libertad atañe,  lo mas grave y escandaloso, si cabe mas miseria moral aún, es el «invento de derechos». Nuevas hornadas de artificiales concesiones, de derechos imaginarios sodomizan la voluntad de los individuos, atrapadas sus mentes en el goce de una nueva lujuria de merecimientos no ganados, ansían la felicidad esteril del que no se obliga.
Sufrir, luchar, esforzarse, sentir dolor, amar a sabiendas de la renuncia que a uno mismo conlleva,  entender que mis elecciones son mi responsabilidad y asumir sus consecuencias, ser infeliz y superarlo, llorar, sentirse impotente y renovar los ímpetus, buscar con ahínco la excelencia, gozar del trabajo bien hecho,  es decir,  amarlo …. todo esto ya no es humano, ya no se estila porque nuestros derechos están escritos, inventados, modificados a conveniencia de un nuevo constructo, una sutil obra de deconstrucción sobre las ruinas del hombre que con mayúsculas pregonaba su grandeza, ese que éramos y estamos dejando de ser sometidos a una lenta pero,  acaso,  definitiva alienación.
Acaso el más absurdo de estos derechos de nuevo cuño laicista: El derecho a la felicidad, es el mas peligroso y dañino de todos.  Antaño, muchas veces el hombre se perdió, olvidó su verdadera naturaleza, pero siempre supo reencontrarse. No tendrá felicidad ahora que se ha perdido, por ley, de sí mismo. Sí, tendrá una felicidad falsa, virtual,  autoengañada… una nueva «religión»  sin esperanza.
 Y es que para ser feliz hace falta muy poco, y no es que me lo concedan sino asumir la condición humana,  vivirla dignamente y lanzarse a la vida con amor.

By @Vilpetrus

error: Content is protected !!