El Blog de Petrusvil | Prosa Poesía

Covid – Me declaro en rebeldía

Escritor Español Petrusvil

Poeta, escritor, divulgador y analista.
05/12/2021
Tiempo de lectura 2 minutos.
¡Qué virus chino ni qué niño muerto!

¡Qué virus chino ni qué niño muerto! ¡Ya está bien! No podemos pasarnos la vida en esta perpetua encerrona diseñada por estos meapilas globalistas. De tanto cubrirse sus encorvadas espaldas, el político amasonado nos ha asustado, encerrado,;enmascarillado, vacunado y marcado como ganado al hierro candente de la “ganadería covidiana” con su pasaporte Covid,;y todo por un virusillo de tres al cuarto, poco más que una gripe un poco más gorda;que las anteriores cuya fase epidémica aguda acabó en junio de 2020.

Yo no sé Udes. pero yo que llevaba notando la asfixia de mi libertad, la castradura de mis decisiones personales desde hace años;por la política intrusiva de los nuevos chamanes de la tribu que ha cabalgado desbocada;entre el final del siglo dobleequis y el comienzo del nuevo milenio de los cojones…

Si ya fue una tortura china – esta sí y no la otra que nos han echado encima- imponerme el  casco en la moto y el cinturón en el coche por aquello de salvar mi vida para, finalmente, imponer un carnet por puntos a modo de evaluación permanente vigilada por radar. Detesto a estos garrulos bienintencionados por hacerme fumar al relente,;beber con una moderación abstémica, comer con frugalidad de ermitaño y, ahora, nos instigan,;a ayunar de carne por la huella de carbono y a comer su comidas ayerbadas y sus insectos; y todo para cuidarme de mis supuestas barbaridades.

Covid – Me declaro en rebeldía

¡Qué absurdidad es esta! Si ya me cuido yo pero a mi manera, a mi libre modo no al que me quieren imponer los nuevos simios fascistados;que se disfrazan de totalitarios benefactores de lo público y lo privado pretendiendo regular mi vida entera. Mi vida, la única que me ha sido dada;y que ninguna otra más tendré constreñida por una endiosada mafia de pérfidos sátrapas de alcantarilla infecta.¡Cómo que no va a ser mía y solo mía, la única vida de la que dispondré!

Si sobre mí fue cayendo todo el peso del culpabilizante discurso por ser hombre, blanco, heterosexual, ambicioso y macho; lsi critican mi poco amaneramiento, mi escasa pusilanimidad, mi negación solemne a ser “aliade” de las hombrunas feminoides que acosan mi hombría para hacerla suya; si me tildan de contaminador y racista decimonónico, …

Si orgulloso de lo que hago niego poner mi rodilla en tierra por cosas que no hice, lsi en pedir perdón no pongo cuita porque sólo ante mi Dios me arrodillo y se lo pido y se lo pediré cuando me llame a su vera. Yo desta razia continuada, penalizadora y culpabilizante presto me desembarazo. Sereno me rio de tamaño e inquisitorial juicio ajeno. Y en aceptar mi ser como lo que es, y no por lo que otros me acusan, ni por lo que ellos quieren que sea. Me yergo orgulloso sobre mis obras biengestadas en el uso honesto de mi libertad.

Covid – Me declaro en rebeldía

Si, finalmente, en someterme continúan su empeño, les advierto: ¡Fracasarán! Ni me vacuno ni me rindo a la imposición de su pasaporte nazi-covidiano. Para Udes. digo, que la tortura final del terrorismo de Estado que advino totalitario en la primavera del dosmilveinte;con ser inicialmente consentida por el miedo que atrozmente indujeron,;ha mutado en mí en una sana y recia rebeldía, en un deseo irrefrenable de desmontar de la silla a estos “caciques pandémicos”;y en un liberador no creerme ya nada, nada de nada.

Pues habiendo todos sacrificado nuestros derechos por la salud común, la oligarquía lo han aprovechado para convertir esa generosidad del pueblo para con una situación excepcional en la llave de su poder omnímodo y esclavizante, demostrando dolo y alevosía para quedarse con lo noblemente entregado, apropiárselo indefinidamente y no devolvérnoslo con la misma voluntariedad y bonhomía con la que les fue entregado.

Jamás se me hubiera ocurrido que el pandemonium llegara por mor desta “clase política buenizante” ida que se solaza en su histérica insidia nacificante y sus arteros planes bolchevizadores que nos van imponiendo entre olas y reolas, entre vacunas y refuerzos vacunales, entre pases pernocta covidianos y bozales perrunos con los que nos sacan al aire a pasear por ghettos de arena podrida de ideologías defecadas, cual canes que necesitaran desahogar sus esfínteres mentales y su vejiga repleta de neurosis obsesivas y miedos cervales, para luego volver a encerrarnos hasta la próxima aireación programada.

Desde ahora y aquí os digo ¡idos a la mierda, hijoseputa, malas sangres! Que mientras el cuerpo me aguante y la pluma sostenga mi denuncia certera, no cejaré en la guerra que os declaro desde hoy mesmo, y que desde este papel digitalizado airearé, proclamando mi condena a tanta inquina esclavizante … y alzaré mi potente voz clamando por mi libertad cercenada. ¿Quién se me une?

Covid – Me declaro en rebeldía

FiN

Pasaporte Covid: Microchip implantado

Random Post ➤