El Blog de Petrusvil | Prosa Poesía

Cómo caen los imperios

Escritor Español Petrusvil

Poeta, escritor, divulgador y analista.
09/11/2021
Tiempo de lectura 5 minutos.
Cómo caen los imperios

Tabla de contenidos

Las historias suelen ser escritas por académicos. Como es natural, tienden a centrarse en los principales acontecimientos: las guerras y las luchas entre los dirigentes y sus adversarios (tanto externos como internos). Aunque se trata de historias interesantes, los académicos, por su propia naturaleza, suelen pasar por alto las causas subyacentes de la decadencia de un imperio. ( Cómo caen los imperios )

La experiencia ha demostrado que, incluso bajo las mejores formas de gobierno, aquellos a los que se les ha confiado el poder el poder, con el tiempo y mediante lentas operaciones, lo han pervertido en tiranía.
-Thomas Jefferson

Hoy en día, como en cualquier época, la mayoría de la gente está interesada principalmente en las «noticias» -la información diaria sobre los líderes políticos del mundo y sus luchas por obtener, mantener y ampliar su poder. Cuando se escriba la historia de la época que estamos atravesando, ésta reflejará en gran medida, un refrito de las noticias. Como los medios de comunicación de la época tienden a pasar por alto el hecho de que los acontecimientos actuales no son más que síntomas de una decadencia general, los historiadores tienden a centrarse en los grandes acontecimientos, más que en las «operaciones lentas» que se han producido e las que han sido las causas subyacentes.

CCómo caen los imperios

Cómo se acaban los imperios

El imperio Persa

Cuando, de niño, me «educaron» sobre la decadencia y caída del Imperio Persa, me enteré de la de Alejandro Magno, pero nunca se me dijo que, en su decadencia, los impuestos persas se volvieron más pesados y más opresivos, lo que llevó a la depresión económica y a las revueltas, que, a su vez, condujeron a impuestos aún más pesados y a una mayor represión. Cada vez más, los reyes atesoraban oro y plata, manteniéndolos fuera de circulación de la comunidad. Esto obstaculizó el mercado, ya que la circulación monetaria era insuficiente para llevar a cabo los negocios.

Para cuando llegó Alejandro y sin desmerecer sus épicas victorias, Persia, debilitada por la guerra y las luchas económicas internas, era una cáscara de imperio y era relativamente fácil de derrotar.

Cómo caen los imperios

La dinastía Tang

En aquel entonces, también aprendí que la dinastía Tang terminó como resultado del aumento de poder entre los eunucos, las batallas con los separatistas fanzhen y, finalmente, las revueltas de los campesinos. Es cierto, pero no me enseñaron no me enseñaron que la guerra basada en la expansión de la dinastía exigió el aumento de los impuestos, lo que llevó a las revueltas.

La guerra continua requirió el aumento de la extorsión monetaria y de tierras por parte de los eunucos, resultando en una abrupta disminución de la producción de alimentos y más impuestos. Finalmente, a medida que el deterioro económico y la opresión de la ciudadanía empeoraron, los ciudadanos abandonaron la zona por completo en busca de más promesas en otros lugares. ¿Hay un patrón aquí? Echemos un vistazo más detallado a otro imperio.

CóCómo caen los imperios

El imperio español

En 1556, Felipe II de España heredó la que se consideraba la nación más rica de Europa, sin problemas económicos aparentes. Sin embargo, en 1598, España estaba en bancarrota. ¿Cómo fue posible?

A España le iba bien, pero pretendía convertirse en una gran potencia. Para lograr esto, Felipe II necesitaba más impuestos. A partir de 1561, se regularizó el impuesto de servicio existente, y en 1590 se añadieron el impuesto de Cruzada, el de Excusado y el impuesto de los Millones se añadió en 1590.

En un periodo de 39 años (entre 1559 y 1598) los impuestos aumentaron un 430%. Aunque la élite de la época de la época estaba exenta de impuestos (la élite de hoy no está oficialmente exenta), el ciudadano medio. El ciudadano medio fue gravado hasta el punto de que tanto la expansión comercial como la compra pública disminuyeron drásticamente.

Los salarios no siguieron el ritmo de la inflación resultante. El precio de los bienes subió un 400%, provocando una precios y una revolución fiscal. Aunque España disfrutó de una avalancha de oro y plata de las Américas en este momento, el aumento de la riqueza fue directamente a los esfuerzos de guerra de Felipe II. Sin embargo, las 100.000 tropas pronto no pudieron devolver suficiente botín a Felipe para pagar sus incursiones en el extranjero. Amén de que, como es bien sabido por los monetaristas, la aparición de oro en abundancia sin un crecimiento económico acorde con él también crea hiperinflación que recarga aun más el gasto de los contribuyentes.

En un último esfuerzo por sacar a flote el condenado imperio, Felipe II emitió bonos del gobierno, que proporcionaron dinero inmediato pero crearon una tremenda deuda que, presumiblemente, tendría que ser devuelta algún día. (La deuda llegó a ser 8,8 veces el PIB).

España se declaró en bancarrota. El comercio se desplaza a otros países. El ejército, que luchaba en tres frentes se quedó sin cobrar, y las aspiraciones militares se derrumbaron. Es importante señalar que, incluso cuando el imperio se estaba derrumbando, Felipe II no suspendió la guerra. El no retiró la tributación. Al igual que los líderes anteriores y posteriores, aumentó obstinadamente su autocracia mientras el imperio se deslizaba hacia el colapso.

Evidentemente hubo otros motivos pero en este artículo estamos analizando la caída de imperios desde el punto una visión economicista.

Cómo caen los imperios

Imperios actuales

Una vez más, los acontecimientos anteriores no se enseñan a los escolares como de importancia clave en la decadencia de los imperios, a pesar de que son notablemente consistentes con la decadencia de otros imperios y lo que lo que estamos viendo hoy en día. Los mismos eventos ocurren, cayendo como fichas de dominó, más o menos en orden, en cualquier imperio, en cualquier época:

  1. El alcance de los líderes del gobierno habitualmente excede su alcance.
  2. La expansión dramática (generalmente a través de la guerra) se lleva a cabo sin un plan claro sobre cómo de cómo se va a financiar esa expansión.
  3. Se grava en exceso a la población a medida que se van pagando las facturas de la expansión, sin tener en cuenta si la población puede permitirse el aumento de los impuestos.
  4. La fuerte fiscalidad hace que disminuya la inversión del sector privado y la economía empieza a
    a decaer.
  5. Los costes de los bienes aumentan, sin que los salarios sigan el ritmo.
  6. Los ingresos fiscales disminuyen a medida que la economía se reduce (debido a la excesiva imposición). Se aumentan los impuestos para completar los ingresos públicos.
  7. A pesar de todo lo anterior, los gobernantes acaparan personalmente todo lo que pueden, limitando aún más limitando aún más la circulación de la riqueza en la comunidad empresarial.
  8. Los gobiernos emiten bonos y piden préstamos para continuar con la expansión, sin un plan de reembolso.
  9. Se instituye un dramático control autoritario para asegurar que el público siga cumpliendo
    con las demandas, incluso si esas demandas no pueden ser satisfechas por el público.
  10. Se produce un colapso económico y social, a menudo marcado por los disturbios y las revueltas, el colapso de la economía y la salida de aquellos que son productivos.
  11. En este período final, el imperio se vuelve contra sí mismo, tratando a su pueblo como el enemigo.

CCómo caen los imperios

Y los líderes de turno nunca aprenden

La revisión anterior sugiere que si nuestros libros de texto hicieran hincapié en las causas subyacentes del colapso del imperio en lugar de los nombres de famosos generales y las fechas de famosas batallas, podríamos estar mejor mejor educados y menos propensos a repetir los mismos errores.

Por desgracia, esto es poco probable. Lo más probable es que los futuros líderes estén tan poco interesados en aprender de la historia como los líderes del pasado. Crearán imperios y luego los destruirán. Incluso las historias más informativas sobre el declive de los imperios, como The Decline and Fall of the Roman de Edward Gibbon, no serán de interés para los líderes de los imperios. Ellos creerán que que están por encima de la historia y que ellos, únicamente, tendrán éxito.

Si hay algún valor en aprender de lo anterior, es la comprensión de que los líderes no serán no serán disuadidos de sus aspiraciones. Seguirán avanzando, tanto en sentido literal como figurado, a pesar de las objeciones y revueltas de los ciudadanos.

Una vez que un imperio ha llegado a la octava fase, nunca da marcha atrás. Es un «imperio muerto que camina» y sólo espera el doloroso desarrollo de las tres últimas etapas. En ese momento, es extremadamente temerario, imprudente, quedarse y «esperar» con la esperanza de que el declive se invierta de alguna manera. En ese momento, lo más sensato sería seguir el ejemplo de los chinos, los romanos y otros, que que optaron por marcharse tranquilamente en busca de pastos más verdes.

(FiN) Cómo caen los imperios

FiN

Source: HOW EMPIRES END By Jeff Thomas

¿Está próximo el fin del dólar como moneda reserva?

Random Post ➤