El Blog de Petrusvil | Prosa Poesía

Ángela Merkel ha sido un bluf

Escritor Español Petrusvil

Poeta, escritor, divulgador y analista.
19/10/2022
Tiempo de lectura 7 minutos.
Ángela Merkel ha sido un bluf

Tabla de contenidos

Nunca fue una gran líder y ha dejado Alemania debilitada. En el apogeo de Angela Merkel, la canciller alemana fue aclamada como la líder del mundo libre: la máxima defensora del orden liberal y la salvadora de Europa en una era de populismos y de revanchismos nacionalistas. Pero, lo cierto, es que cuando Merkel sale del escenario, después de 16 años comandando la nación más grande y próspera de Europa, las valoraciones han sido mucho más moderadas. Las hagiografías de sus años en el poder son pocas y distantes entre sí. ¿Se desmonorará el mito de Merkel? (Ángela Merkel ha sido un bluf)

———–

El ‘mito’ de Angela Merkel es que ha aportado madurez y estabilidad a Alemania ya Europa. Sus defensores llamarían pragmatismo a su falta de principios rectores. Pero en realidad es oportunismo. Ella ha perseguido las encuestas de opinión y ha cambiado de rumbo en consecuencia. Y en muchas ocasiones, Merkel ha cedido al pánico absoluto, como lo ilustra mejor la política de desnuclearización. El vacío de Merkel no es una virtud. Su falta de principios, su falta de agenda, ha dejado a Alemania sin preparación para muchos de los grandes desafíos del siglo XXI.

Ángela Merkel ha sido un bluf

Una política oportunista

No hay duda de que Merkel es una política formidable. Su reinado de 16 años la convierte en uno de los cancilleres alemanes con más años de servicio, junto con Otto von Bismarck y Helmut Kohl. Pero si bien el poder de permanencia de Merkel, su dominio, su talento supremo para la autoconservación pueden haberle servido bien a ella, deja a su partido, su país y Europa en un estado debilitado.

Merkel ha sido, ante todo, una oportunista. Es una política que se ha movido con los tiempos, que hábilmente ha superado a sus rivales dentro y fuera de su partido. Ella es una “cambiaformas” política: Cambiaba sus principios políticos como las serpientes cambian su piel. En cuanto a la economía, Merkel comenzó su cancillería manteniendo un estricto control del gasto durante la mayor parte de su tiempo en el cargo. Sin embargo, deja el cargo después de haber autorizado uno de los gastos más generosos del mundo cuando advino la Covid. En cuestiones culturales, a veces fue una conservadora social, oponiéndose al matrimonio homosexual, y otras veces hiperliberal, abriendo las fronteras de Alemania a un millón de refugiados. Merkel no tiene ideología más allá de lo que funciona para Merkel en cada situación.

Y esto ha hecho imposible que los políticos alemanes salgan de su sombra. Ha logrado dominar la escena política alemana hasta tal punto que incluso las primeras elecciones posteriores a Merkel en Alemania el fin de semana se vieron ensombrecidas por su presencia ..  Esto ha tenido un costo enorme para su partido, la CDU. Está atormentado por las luchas internas y la incertidumbre sobre en qué dirección debería ir. Alemania ha tenido un canciller de la CDU durante 57 de los 72 años de la república federal. Pero Merkel ha dejado al partido como una cáscara vacía. Incluso los socialdemócratas rivales, el SPD, no pueden liberarse del molde de Merkel. 

Pero para un político que tantos quieren imitar, y cuyo legado mantienen sin querer romperlo, el tiempo de Merkel en el cargo no ha hecho maravillas para el país al que sirvió.

Ángela Merkel ha sido un bluf

Ha dejado la boyante economía alemana con muy mala salud

El viraje hacia lo social nada más ganar sus primeras elecciones

Basta con mirar la mala salud de la economía alemana. Como ha argumentado Wolfgang Streeck en Spiked , las condiciones económicas que heredó Merkel fueron increíblemente favorables. Su predecesor, Gerhard Schröder del SPD, había llevado a Alemania al euro y ya había exprimido los salarios de los trabajadores alemanes (con la connivencia de los sindicatos). Esto hizo que las exportaciones alemanas fueran más competitivas, incluso en un momento en que otros países desarrollados estaban deslocalizando sus bases de fabricación al Lejano Oriente. El SPD pagó un alto precio político por estas reformas, pero Merkel se quedó con el botín.

Entonces, ¿qué ideas trajo Merkel a la mesa? No muchas. Cuando se postuló por primera vez para las elecciones en 2005, se presentó como una thatcherista de línea dura. Quería un impuesto único, recortes de asistencia social, desregulación del mercado laboral. Se opuso al modelo económico alemán, en particular, contra la ‘asociación social’ que reúne al estado, el sector privado y los sindicatos, proponiendo un estilo de capitalismo más anglosajón. 

Pero después de ganar las elecciones por un estrecho margen, por el que tuvo que formar una coalición con los socialdemócratas, abandonó sus planes iniciales. Descubrió que en realidad siempre había amado la política de “colaboración social” y se encontró, felizmente, conque sus predecesores ya habían hecho el trabajo pesado en lo que respecta a las reformas del mercado laboral.

Ángela Merkel ha sido un bluf

La economía alemana ya daba síntomas de recesión en 2019

Durante gran parte del tiempo de Merkel como canciller, la economía alemana parecía estar en buena forma. Resistió la crisis financiera de 2008 mucho mejor que el resto de Occidente. Alemania se convirtió en sinónimo de éxito económico, eficiencia y resiliencia.

Sin embargo, hacia el final del mandato de Merkel, las debilidades subyacentes de Alemania comenzaron a salir a la superficie. Incluso antes de que la pandemia cerrara el mundo, Alemania estaba al borde de la recesión . Creció solo un 0,6 por ciento en 2019.

 Su base industrial tan celebrada ha ido disminuyendo su porcentaje del PIB. Incluso la todopoderosa industria industria del automóvil alemana ya no se siente tan segura: el 42 por ciento de los trabajadores automotrices alemanes ahora dicen que temen por su futuro. El ‘milagro del empleo’ que supervisó Merkel fue un espejismo . Sí, más personas encontraron trabajo, pero principalmente en trabajos de servicios mal pagados y de baja productividad.

Ángela Merkel ha sido un bluf

No invirtió adecuadamente en infraestructuras

Bajo el régimen tacaño de Merkel, el estado alemán no ha logrado invertir adecuadamente en infraestructura, y muchos de sus proyectos de construcción más importantes se han visto afectados por retrasos, sobrecostes y corrupción. 

El aeropuerto más nuevo de Berlín, Berlín Brandeburgo , es el paradigma de los problemas de infraestructura de Alemania. La construcción tardó nueve años más de lo planeado y no cumplió con siete de las fechas de apertura programadas.

Aún peor ha sido la falta de actualización de la infraestructura digital de Alemania: Alemania tiene algunas de las velocidades de Internet más lentas del mundo desarrollado y la peor cobertura 4G de Europa. Cuatro de cada 10 empresas siguen utilizando máquinas de fax . La Alemania de Merkel no es un modelo de ‘eficiencia’.

Ángela Merkel ha sido un bluf

Su nefasta política energética

Un área en la que se comprometió a hacer una reforma importante fue en la producción de energía. Alemania ha tenido durante mucho tiempo la reputación de ser «verde» y de tomarse en serio el cambio climático. En 2010, el gobierno inició la Energiewende– la ‘transición energética’ hacia fuentes bajas en carbono como la eólica y la solar. Pero una falla importante en el plan fue que también incluía el desmantelamiento de las plantas de energía nuclear de Alemania, a pesar de que la generación de energía nuclear es neutral en carbono. 

El gobierno había planeado utilizar la energía nuclear como una «tecnología puente», manteniendo las plantas en funcionamiento hasta el punto en que las energías renovables pudieran proporcionar el 100% de la energía. Pero el pánico se desató tras el colapso de la planta nuclear de Fukushima Daiichi en Japón. De repente, la energía nuclear fue declarada insegura y se convirtió en una prioridad eliminarla de la combinación energética de Alemania. En realidad, la crisis de Fukushima fue provocada por un tsunami. No tenía nada que ver con la seguridad nuclear . Sin embargo, la última planta nuclear de Alemania cerrará el próximo año.

Confiar en las energías renovables siempre fue una fantasía. Los parques eólicos y los paneles solares son caros, poco fiables, ocupan una gran parte del paisaje y tienen negativos efectos medioambientales. Muchos de los proyectos de construcción se han topado con una feroz oposición local. Además, cuando el viento no sopla o el sol no brilla, hay que traer otras fuentes de energía.

 Ahora que la energía nuclear está fuera de escena, y con la crisis gasística provocada por la guerra ucraniorusa, Alemania tiene que recurrir a fuentes de energía mucho más contaminantes como el carbón. El resultado final es que las políticas verdes de Merkel han dejado a Alemania con las emisiones de carbono per cápita más altas de Europa, y algunos de sus precios de electricidad más altos.

Ángela Merkel ha sido un bluf

Sus temerarias políticas de inmigración

El movimiento más radical de Merkel en el cargo fue su decisión de abrir las fronteras de Alemania a los refugiados sirios en 2015. Podría decirse que este fue el momento en que la canciller sin carisma se convirtió en la favorita de los comentaristas liberales globales. Fue aclamada por su humanitarismo. Mientras otros países querían levantar el puente levadizo, para evitar la invasión migratoria, Merkel declaró, de manera un tanto discreta, ‘Nos las arreglaremos’ pero nunca articuló un plan sobre cómo hacerlo. Ella también tomó la decisión por encima de las cabezas de los votantes alemanes, quienes – como en otras decisiones de la Canciller- realmente nunca tuvieron voz en el asunto.

En los meses y años transcurridos desde la crisis de los refugiados, aunque parece haber eludido siempre la atención de los medios, Merkel volvió a cambiar de piel ocupándose de endurecer las fronteras una vez más. El gobierno alemán aumentó las deportaciones y firmó nuevos acuerdos de repatriación con países como Afganistán. Lo más controvertido es que Merkel encabezó un acuerdo de migración de la UE con Turquía, pagando al gobierno turco 6.000 millones de euros para albergar a millones de inmigrantes ilegales.

Ángela Merkel ha sido un bluf

Sus destructivas políticas europeas

Mientras Merkel se las arreglaba a nivel nacional, en el escenario europeo desempeñó un papel verdaderamente destructivo. Sí, ayudó a ‘salvar’ el euro después de la crisis de la deuda. ¿Pero a qué precio? Alemania -junto a la ‘Troika’ del FMI, la UE y el BCE- insistió en que la única salida a la crisis era la austeridad brutal, castigando al transgresor. El empleo en el sector público se redujo en un 30%. En el peor momento de la crisis, Grecia perdió más de una cuarta parte de todo su PIB. El desempleo aumentó en 16 puntos porcentuales y el desempleo juvenil alcanzó un máximo de alrededor del 56 por ciento. Italia recibió el segundo mayor golpe después de Grecia. El PIB de ninguno de los dos países se ha recuperado nunca hasta el nivel anterior a la crisis. Se salvó el euro, pero no Europa.

Sin embargo, hacia el final del mandato de Merkel, esta estricta rectitud fiscal quedó en el olvido, al menos en Alemania. En respuesta a la pandemia, comprensiblemente, el gobierno de Merkel abrió los grifos del gasto para satisfacer las demandas de un shock económico sin precedentes. Hasta ahora, Alemania ha gastado más de 1 billón de euros para mantener la economía a flote durante la crisis de Covid, casi el doble que Gran Bretaña. El ‘modelo alemán’ de reglas fiscales, que se consideró tan necesario para hacer frente a la crisis del euro, se archivó rápidamente cuando una gran crisis económica golpeó a Alemania. Austeridad para ti, pero no para mí.

Ángela Merkel ha sido un bluf

Conclusión

El ‘mito’ de Angela Merkel es que ha aportado madurez y estabilidad a Alemania y a Europa. Sus defensores llamarían pragmatismo a su falta de principios rectores. Pero en realidad es oportunismo. Ella ha perseguido las encuestas de opinión y ha cambiado de rumbo en consecuencia. Y en muchas ocasiones, Merkel ha cedido al pánico absoluto, como lo ilustra mejor la política de desnuclearización.

El vacío de Merkel no es una virtud. Su falta de principios, su falta de agenda, ha dejado a Alemania sin preparación para muchos de los grandes desafíos del siglo XXI.

(FiN) Ángela Merkel ha sido un bluf

FiN

Para que nunca olviden lo que es un político

Random Post ➤