El Blog de Petrusvil | Prosa Poesía

Obras Públicas y trabajo – Frédéric Bastiat (V)

Escritor Español Petrusvil

Poeta, escritor, divulgador y analista.
02/11/2022
Tiempo de lectura 2 minutos.
Obras Públicas y trabajo – Frédéric Bastiat (V)

Obras Públicas y trabajo – Frédéric Bastiat (V)

Nada es más natural que una nación, después de haberse asegurado que una empresa beneficiará a la comunidad, la haga ejecutar por medio de una evaluación general. Pero pierdo la paciencia, lo confieso, cuando escucho adelantar esta metedura de pata económica en apoyo de semejante proyecto. «Además, será un medio de crear trabajo para los trabajadores». (Obras Públicas y trabajo – Frédéric Bastiat (V))

El Estado abre un camino, construye un palacio, endereza una calle, corta un canal; y así da trabajo a ciertos obreros. Esto es lo que se ve: pero priva de trabajo a otros obreros, y esto es lo que no se ve.

Se inicia el camino. Mil obreros vienen todas las mañanas, salen todas las tardes y cobran su salario: esto es cierto. Si no se hubiera decretado el camino, si no se hubieran votado las provisiones, esta buena gente no hubiera tenido allí trabajo ni salario; esto también es cierto.

¿Pero esto es todo? ¿La operación, en su conjunto, no contiene algo más? En el momento en que M. Dupin pronuncia las palabras enfáticas: «La Asamblea ha adoptado», descienden milagrosamente los millones en un rayo de luna a las arcas de MM. Fould y Bineau? Para que la evolución sea completa, como se dice, ¿no debe el Estado organizar tanto los ingresos como los gastos? ¿No debe poner a trabajar a sus recaudadores y contribuyentes, a los primeros a recolectar ya los segundos a pagar?

Estudie la cuestión, ahora, en sus dos elementos. Mientras señala el destino que le da el Estado a los millones votados, no deje de señalar también el destino que el contribuyente hubiera dado, pero que ahora no puede dar, a los mismos. Entonces comprenderá que una empresa pública es una moneda de dos caras. Sobre uno está grabado un trabajador en el trabajo, con este artificio, lo que se ve; por el otro está un obrero sin trabajo, con el aparato, lo que no se ve.

El sofisma que esta obra pretende refutar, es tanto más peligroso cuando se aplica a las obras públicas. Cuanto que sirve para justificar las más desenfrenadas empresas y extravagancias. Cuando un ferrocarril o un puente son de utilidad real, es suficiente mencionar esta utilidad. Pero si no existe, ¿qué hacen? Se recurre a esta mistificación: «Hay que encontrar trabajo para los obreros».

En consecuencia, se dan órdenes de hacer y deshacer los desagües del Champ-de-Mars. Se dice que el gran Napoleón pensó que estaba haciendo un trabajo muy filantrópico al hacer que se hicieran zanjas y luego se rellenaran. Dijo, por lo tanto, «¿Qué significa el resultado? Todo lo que queremos es ver la riqueza esparcirse entre las clases trabajadoras».

Pero vayamos a la raíz del asunto. Somos engañados por el dinero. Exigir la cooperación de todos los ciudadanos en una obra común, en forma de dinero, es en realidad exigir una concurrencia en especie. Porque cada uno procura, por su propio trabajo, la suma a la que está sujeto a impuestos. Ahora bien, si se convocara a todos los ciudadanos y se les obligara a ejecutar, en conjunto, una obra útil para todos, esto se comprendería fácilmente; su recompensa se encontraría en los resultados del trabajo mismo.

Obras Públicas y trabajo – Frédéric Bastiat (V)

Pero después de haberlos convocado, si los obligas a hacer caminos por los que nadie pasará, palacios en los que nadie habitará, y esto con el pretexto de encontrarles trabajo, sería absurdo. Y tendrían derecho a hacerlo. argumentan: «Con este trabajo no tenemos nada que hacer; preferimos trabajar por cuenta propia».

Un procedimiento que consiste en hacer que los ciudadanos cooperen en dar dinero pero no trabajo, no altera en modo alguno los resultados generales. Lo único es que la pérdida afectaría a todas las partes. Por lo primero, aquellos a quienes el Estado emplea, escapan a su parte de la pérdida, añadiéndola a la que ya han sufrido sus conciudadanos.

Hay un artículo en nuestra constitución que dice: – «La sociedad favorece y estimula el desarrollo del trabajo – por el establecimiento de obras públicas, por el Estado, los departamentos y las parroquias, como medio de empleo de las personas necesitadas de trabajar.»

Como medida temporal, en cualquier emergencia, durante un invierno duro, esta interferencia con los contribuyentes puede tener su utilidad. Actúa de la misma manera que los valores. No añade nada ni al trabajo ni al salario, pero toma el trabajo y el salario de los tiempos ordinarios para dárselos, con pérdida, es cierto, a los tiempos de dificultad.

Como medida permanente, general, sistemática, no es más que una ruinosa mistificación, una imposibilidad, que muestra un poco de trabajo excitado que se ve, y espera mucho trabajo impedido que no se ve.

Obras Públicas y trabajo – Frédéric Bastiat (V)

FiN

Debe el Estado apoyar las artes – Frédéric Bastiat (IV)

Random Post ➤