El Blog de Petrusvil | Prosa Poesía

Breverías pa mi Montse

22/02/2024

Escritor Español Petrusvil

Poeta, escritor, divulgador y analista.
Tiempo de lectura 3 minutos
Breverías pa mi Montse
Montse el 17 de octubre de 2017 en Barcelona

Tabla de contenidos

Breverías pa mi Montse

Con Dios llegó España…

Querida Montse:

Con Dios llegó España a su más gallarda grandeza/
fuertemente unida en su generosa bienquerencia/
y sin Dios, ya diminuta, la madre España se desjaeza,/
por esos viles enzarzados en sus cainescas pendencias./

Cuando vienes tú

Querida Montse:

Esta tarde vi llover, vi gente con fe
y allí estabas tú
Esta tarde vi brillar luces en azul
y allí estabas tú
Querida te vi llegar, y a Dios te oí rezar
allí estabas tú
Yo si sé cuanto me quieres
me acompañas por España
Solo sé que tu querer, me hace renacer
cuando vienes tú

Mi vida con Montse no ha tenido dos días iguales

Mi vida con Montse no ha tenido dos días iguales, cada día era una sorpresa, una aventura, tenía una vitalidad arrolladora. Tan sólo había que dejarse llevar por ella y yo, que era igual de libre que ella, dejé de hacer lo que me daba la gana y asumí que haría lo que le diera la gana a ella. No estoy arrepentido, he sido muy feliz. La echo mucho de menos. Ahora tendré que volver a hacer lo que me daba la gana pero he perdido práctica.

«Todo lo que amas probablemente se perderá, pero al final el amor volverá de otra manera».

Kafka

Yo llevo la cruz por tí

Queridos hermanos en la fe: Pasado un tiempo desde que mi Montse se fue (más de dos meses) he leído algo que me ha permitido percatarme de algo trascendental, que hace que me alegre de que se haya ido ella primero: ¡Qué no ha tenido que vivir la agonía vital de perderme a mí en vida! Eso me lo reservaba Dios a mí. Y  en el amor que sentía por ella me alegro de que no haya tenido que vivir el duelo de mi ausencia. Y yo gustoso acepto esta cruz porque Montse no ha tenido que cargarla, ya la llevo yo por ella.

Me conformaré

Querida Montse:

Tengo mucho que viajar y muchos a los que ver/
También mucho que escribir que es mi sereno placer/
Con eso tengo bastante, que no es poco pretender/
Si está de Dios darme tiempo, lo aprovecharé/
Y si no lo estuviera, también, me conformaré/
Con lo mucho o lo poco que me dé/

Lo único seguro y cierto

Querida Montse:

Lo único seguro y cierto es/
que no sabemos los porqués,/
así que, en vez de ese triste sino/
sin esperanza y de final cetrino,/
elijamos anidar las altas cimas de la fe/
que Dios erige en nuestro camino./
Y tú ya lo sabes, yo aun no lo sé/

Siempre dicen que son intereses

Querida Montse:

Siempre dicen que son intereses/
cuando lo que te mueve es la fe./
Es intento pueril de deshacer/
lo que en tu alma se mueve/
Qué sólo de Dios es el interés/
y eso no tiene doblez/
pues solo cristiano es el ser./
Y es Dios quién, al ser, mece./

Prójimo, esa palabra olvidada

Querida Montse:

Prójimo, esa palabra olvidada
Ese ser humano que no existe
Ese igual que por ego desatendiste
el único que puede salvar tu alma

Ese espejo de lo que eres te dice
Lo que Dios espera que tú hagas:
Entrega sin reservas ni matices
Es la única llave del alma
para llegar al más allá.

Siquiera lo olvidas, te perdiste

Yo no me perdí
porque tú exististe
y me entregué a tí
que de mi amor supiste
que fue mi alma para tí
y ahora que te fuiste
y me quedo solo, aquí,
sin tu querer estoy triste.
y temo a mi alma sin fin.

Mi alteza

Querida Montse:

Busca la abeja tu néctar/
como buscará el oso tu miel/
Busca el pintor tu belleza/
como busca el sol tu rubiez/
Y yo busco mirarte, mi alteza,/
mirarte una y otra, y otra vez/
generosa y virginal naturaleza/
el gozo regalado a mi vejez./
Y espero que tú lo veas/
doquiera que estés/

Lo que a tí te gustaba

Ahora me gusta lo que a tí te gustaba/
y yo te mantengo en el recuerdo./
Recordando lo que te deleitaba/
me mantengo vivo y cuerdo /
Tus gustos están conmigo, ya ves/
y así te tengo aunque ya no estés./

Breverías pa mi Montse

(FiN) Breverías pa mi Montse

Soledad acompañada