El Blog de Petrusvil | Prosa Poesía

No se atreve mi amor

Petrusvil, escritor español.

11 de marzo de 2021

Antes de empezar, vaya este cuento contado a la manera de Petrusvil, la fábula de Esopo contada a la inversa:  ¿Por qué será que lo veo al revés y la hormiga se olvidó de la cigarra? Piensen en ello. Mientras la afanosa hormiga se pertrechaba su amiga, la cigarra, cantaba para animarla. En el frio invierno de repente la añora, de la ausencia de su amiga se percata. No supo devolverle su amor con sus sobras y, triste, llora sola en la abundancia. A mis queridas hormigas ¡gracias por cuidarme! De su cigarra, Petrusvil. Haced ¡Click!♥ ¡Click!♥ ¡Click!♥

Tiempo de lectura 2 minutos
No se atreve mi amor

Primera letanía

No se atreve, mi amor , no se atreve
a ser escorzo de pincel
ni loma blanca de nieve.

Y yo le digo, a mi amor, y yo le digo:
Que conmigo invente
retratos vivos
Asombro de la gente
poder vernos, juntos,
en nuestros hijos.     


Segunda letanía

No se atreve, mi amor, no se atreve.
a ser cabriola de miel
ni calor de vientre.

Y yo le digo, a mi amor, y yo le digo:
Tienes amor en ciernes.
Madre del vino
que crear quiere
candelas de catavino
que sin cata se mueren.    


Tercera letanía

No se atreve, mi amor, no se atreve
a ser sino de simiente
ni calostro caliente.

Y yo le digo, a mi amor, y yo le digo:
Que nade en la corriente
fresca del río
que el manantial es breve
y cuando se ha ido
revivirlo no puedes.


Cuarta letanía

No se atreve, mi amor, no se atreve
a ser taurino lance
ni pasodoble al aire.

Y yo le digo, a mi amor, y yo le digo:
Serás murmullo doliente.
Desgarrado grito
del fenecido duende.
Serás recuerdo agrio
de lo que pudo ser.      


No se atreve mi amor

Quinta letanía

No se atreve , mi amor, no se atreve.
a ser sol de oriente
ni caracola de poniente.

Y yo le digo, a mi amor, y yo le digo:
Que el tiempo aun tiene
manecillas y ritmo.
Aun la mar tiene fuelle.
Aun Cupido no se ha ido
a buscar otros vergeles.    

No se atreve mi amor

Barcelona,  5 de febrero de 1999

Nota del autor:

Aquí la poesía toma forma de una canción narrada, como un susurro suplicante del enamorado ante un amor indeciso. Una letanía que se repite en busca de una esperanza, la del tiempo que no está aun cumplido y un final feliz.

Tiene una estructura libre que se repite a lo largo del poema construida con mezcla de versos de distinta métrica, en rima asonante y consonante.

FiN

El viento vitalNo se atreve mi amor

Escritor español Petrusvil

Japalpilpa

Pedro Antonio Villegas Santos

Pedro Antonio Villegas Santos

@vilpetrus

Últimas entradas:

La épica batalla por Tenochtitlán – Hernán Cortés III

La épica batalla por Tenochtitlán – Hernán Cortés III

La excepcional batalla por la conquista de las ciudades de Tenochtitlán y Tlatelolco no tiene parangón ni semejanza alguna con nada de lo que sucediera en infinidad de batallas. En esta no existían frentes, posiciones claves ni objetivos definidos que ganar. Era una...

La vida secuestrada III: La cultura

La vida secuestrada III: La cultura

La cultura es el ancho cauce que desecha nuestros miedos, asegura nuestras vidas e impide nuestro desborde. La vida secuestrada III: La cultura. Viene esta entrada de La vida secuestrada  I: El deambuleo y  II: La trampa lábil que recomiendo leer antes...

El difícil arte de crear de la nada – Benedetto Croce

El difícil arte de crear de la nada – Benedetto Croce

Benedetto Croce (Italia, Pescasseroli; 25 de febrero de 1866- Italia, Nápoles; 20 de noviembre de 1952) fue un escritor, filósofo, historiador y político italiano. Figura destacada del liberalismo. Es autor muy vinculado a la cultura hispánica. (El difícil arte de...

El arte más puro – Federico García Lorca

El arte más puro – Federico García Lorca

Federico García Lorca (Fuente Vaqueros, Granada, 5 de junio de 1898 - camino de Víznar a Alfacar, Granada, 18 de agosto de 1936) . Poeta, dramaturgo y prosista español. Adscrito a la generación del 27, fue el poeta de mayor influencia y popularidad de la literatura...

El genuflexo felón tarambana

El genuflexo felón tarambana

Por sus actos le conoceréis no por la palabra que gasta. La testa vence como buey de carga, sumiso al yugo de los que sostienen la ambición que le castra,;esa por la que suspira su narcisona fachada. (El genuflexo felón tarambana) Semejante sátrapa se vende como carne...

error: Content is protected !!